Behringer persigue de nuevo la clonación de Jupiter-8 -pero una vez más, sólo esparce humo en las redes

Behringer persigue de nuevo la clonación de Jupiter-8 -pero una vez más, sólo esparce humo en las redes

El polisinte clásico más grande (y popular) de Roland vuelve al punto de mira de Behringer… Pero, ¿habría tanta demanda en el mercado para un clónico directo y no-barato de Jupiter 8?

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

La última maniobra de márketing-humo desde Behringer nos presenta sus ansias por capturar la atención de propios y extraños, con poco más que simples fotos. Y es que en un mercado donde la electrónica y la tecnología de verdad mueven cualesquiera de nuestras expectativas, uno podría pensar que hacen falta más que tres imágenes para agilizar las mentes de la gente.

Si pretendes dejar constancia de tu ansias por recrear un clásico con la importancia de JP-8, unas simples palabras de propósito servirán por un tiempo. Y eso es lo que hicieron desde Behringer hace muchos meses, cuando ya apuntaban hacia ahí como meta en su intención por recrear una gran cantidad de sintetizadores analógicos añejos. Pero cuando has prometido una diversidad de diseños, enseñando incluso prototipos aparentemente funcionales y vídeos, y éstos no acaban de llegar, parece lógico que tu credibilidad acabe por los suelos.

Es por eso que tres placas no interconectadas y ni siquiera aparentemente funcionales de un hipotético prototipo de Jupiter 8 clonado, no parecen ahora más que una impresión verde de un sueño que todavía es negro. Y que, además, yo creo que incluso podría acabar en pesadilla para la marca de las copias, en lugar de terminar siendo una plácida entrega en los brazos de Morfeo…

Digamos que, en primer lugar, no todo es humo en Behringer, y sí parecen tener algunos hechos. Después de todo, esas placas son reales y exhiben chips, la mayoría de los cuales son de diseño y fabricación propietarios.

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

A partir de los desarrollos anunciados desde las líneas de Coolaudio, la filial fabricante de ‘semiconductores de arquitectura mixta’ para Behringer, Future Music se hizo eco de los circuitos híbridos V3397 («un sintetizador analógico en un chip«), y V662A, un clónico del antiguo chip BA662A; este último implementa un amplificador controlado por voltaje en forma de circuito integrado que fue empleado de forma masiva en los diseños de VCA, así como filtros, osciladores, y sistemas de muestreo y retención (Sample and Hold), habituales en muchos sintetizadores analógicos populares de los años 80.

Behringer dio un salto de gigante en su ambición por clonar más sintes analógicos de Roland cuando desarrolló su integrado V662A
Behringer dio un salto de gigante en su ambición por clonar más sintes analógicos de Roland cuando desarrolló su integrado V662A

Y no es por casualidad que aquel desarrollo de V662A cobra relevancia ahora tras los indicios del potencial JP-8 clonado: De hecho, el chip original BA662A y sus variantes B y BA6110 de polaridad invertida reposan en el interior de máquinas aduladas, como es el caso de Juno-60, JX-3P, la gama MKS (30, 50 y 80), el modular System-100, así como los inmensos Jupiter 8 y Jupiter 4.

A pesar de que la simple lectura de esos nombres dorados del pasado ya ocasiona reverencias casi de protocolo, hay que tener en cuenta dos detalles estratégicos importantes que parecen decisivos ante un proyecto de clonación de esta envergadura (porque de funcionalidades adicionales originales, pues vaya, en fin).

En primer lugar, hay muchas increíbles propuestas de gran sonido y enorme funcionalidad bajo el paraguas de esa enorme marca «Jupiter 8». Está por un lado toda la facción virtual que tan bien hicieron Arturia con sus V-plugins, primero, y la propia Roland Cloud con su modelo de suscripción, después.

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES
Las versiones plugin VST y AU de los sintetizadores Jupiter 8 y Juno 106 (ambas con tecnología ACB) están disponibles en Roland Cloud
Las versiones plugin VST y AU de los sintetizadores Jupiter 8 y Juno 106 (ambas con tecnología ACB) están disponibles en Roland Cloud

Y es que el manejo de émulos de JP-8 en cualquiera de esas vertientes implementadas por software (softsintes), es una delicia repleta de muchas ventajas, que nada tiene que ver con ocupar espacio o invertir mucho dinero, además. Porque sí, hablamos de dinero, incluso en el paradigma de ‘economía Behringer’, que siempre trata de acercarse al cliente por el ahorro y no por la suma de funcionalidades, o por un estigma de calidad en todos sus frentes.

Ése parece ser un segundo detalle notable, ya que la cantidad de componentes necesaria para implementar un sistema tan complejo como Jupiter 8 resulta ser tan grande, que el precio final de la hipotética máquina puesta en el mercado, distaría sobremanera de las etiquetas ya vistas o anunciadas en los pequeños sintetizadores de sobremesa que estuvieron aireando en 2021 y 2022. Y bien, sólo este detalle podría echar atrás las ambiciones de muchos que hoy escriben comentarios entusiastas en las redes, pero en absoluto piensan ahora en precios de cuatro cifras.

El estado JP-8 actual: JUPITER-X y el pequeño JUPITER-Xm
El estado JP-8 actual: JUPITER-X y el pequeño JUPITER-Xm

Sin ir muy lejos, es de suponer que la propia iniciadora del polisinte-fenómeno de los años 80, la propia Roland, habrá manejado en múltiples ocasiones un análisis pormenorizado de cifras y costes involucrados en torno a Jupiter 8, para decantarse al final por una solución versátil y que está demostrando con creces su valor como instrumento. Y es que la tecnología de emulación ACB (Analog Circuit Behavior), a bordo de máquinas actuales como Jupiter-X o Juno-X, ofrece un balance espectacular entre funcionalidades, factor clásico, calidad sonora, opciones de diseño, y miras hacia el futuro con un enfoque vanguardista.

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

Trata de igualar eso, Behringer, porque jugar en esa liga de innovación requiere hacer mucho más que copiar diseños, fabricar chips (también copiados), o difundir humo, el cual luego se lo lleva el viento, y lo hace mucho antes que las palabras.