Sencillos consejos para colaboraciones en la nube y hacer discos de forma remota…

En iZotope, no sólo crean productos para músicos, prácticamente todos los que allí trabajan son músicos. Cada Viernes durante las reuniones de trabajo, tienen la oportunidad de compartir futuros eventos, desde pequeñas actuaciones en un humilde bar, a preparaciones de un tour de dos semanas como cabezas de cartel.

Últimamente, uno de sus principales desarrolladores, Brian McLaughlin, ha estado trabajando en su nuevo EP de Indie-Rock Garage junto a su grupo The Rare Occasions. Lo interesante del desarrollo del nuevo EP –Futureproof, que vio la luz este pasado 5 de Agosto, es que ha sido grabado a distancia de costa a costa. Dos miembros de la banda están en Los Angeles, otro en Brooklyn, y Brian está en Boston. Antes de empezar con la gira de presentación de su CD, los chicos de iZotope se sentaron con Brian y debatieron sobre cómo iba a escribir, grabar y mezclar a distancia, y cómo el trabajo de esa manera influiría en el sonido del disco.

Colaboración en la nube de costa a costa

Curiosamente, desde un principio basaron su colaboración en las herramientas y servicios gratuitos en la nube, como Facebook y Google Drive, para compartir ideas y archivos de audio. Cuando formaron la banda en 2012, sus miembros estaban separados entre el Berklee College Of Music y la Tufts University, ambos lugares en la zona de Boston. Pero incluso viviendo a varios kilómetros unos de otros, ya estaban recopilando ideas online. «Tenemos un hilo enorme en Facebook donde intercambiamos ideas, riffs, detalles sobre los conciertos y negocios…», nos cuenta McLaughlin.

A medida que la banda crecía en distancia, también lo hacía en popularidad. En 2014, después de ganar como Canción Del Año en la competición John Lennon Songwriting, fueron invitados a la convención del NAMM en Anaheim, California. Este, y otros grandes conciertos, requerían una colaboración a lo largo del país, más creativa. Los miembros cogían vuelos para los conciertos, y aprovechaban para alquilar locales de ensayo mientras se encontraban juntos en un lugar concreto.

«En nuestros EPs y singles anteriores, nos autoproducíamos todo». Cuando todos los miembros de la banda estaban en Boston, y podían ensayar y hacer conciertos con regularidad, «teníamos las canciones bastante acabadas antes de entrar en el estudio, así que sólo había que mezclar baterías y añadir algunas pistas que teníamos pensadas». A partir de ahí, el resto del trabajo de premezcla, doblado de pistas, y adición de nuevos arreglos, lo hacían en casa. «Colgaba mezclas en nuestro hilo de Facebook y la gente decía: ‘cambia esto, retoca aquello’. Lo hacía y después volvía a subirlo». Así hasta que conseguían el sonido que perseguían.

Creando Futureproof a distancia

Para el nuevo EP, han traído a Steve Sacco para la producción y la mezcla. Han transcurrido dos años desde su último EP, y desde entonces, han recopilado ideas, ganchos, riffs que han puesto en práctica al reunirse. «Todo se ha vuelto más experimental debido a la colaboración a distancia, hemos tenido más tiempo para darle vueltas a las nuevas ideas».

Compartieron pistas estéreo de referencia en Google Drive, cortando las partes desde su propio DAW y equipo; después subían de nuevo archivos individuales en alta calidad a Google Drive. Sacco recogía todo el material y lo metía en la sesión máster. «Esto evitaba a la banda tener que manejar miles de pistas a la vez; sólo Steve tenía que lidiar con ello. Y tan sólo teníamos que asegurarnos de que todo el mundo empezaba sus pistas en el mismo punto de inicio, y exportaba las pistas de esa manera. Así, al importarlas a la sesión máster, todas encajaban a la perfección».

El baterista Luke Imbusch preparó sus pistas entre HAUS Music en Los Angeles y The Record Company en Boston. Para la sesión en Los Angeles, la batería se aplicó con una referencia estéreo de una maqueta de la canción. «Podíamos ver a Luke grabando tomas de batería a través de Google Hangouts y responderle al momento; cosas como ‘tienes que acentuar la guitarra con un golpe de caja en este compás’. Probamos a hacer una jam session por Google Hangouts mientras escribíamos cuando no estábamos reunidos. No funcionó a tiempo real, pero podías intercambiar ideas y riffs casi tan rápido como haciéndolo cara a cara».

Una vez añadidas las pistas de batería a la sesión máster, el resto de capas fueron insertadas por otros miembros de la banda, para crear nuevas versiones estéreo de referencia y grabar pistas adicionales sobre esa base. El bajista afincado en Brooklyn, Jeremy Cohen, grabó sus ideas directamente en su ordenador con una caja de inyección. Los acabados finales fueron grabados en los estudios iZotope de Cambridge, donde podía añadir micrófonos al ampli y mezclarlo con la entrada de la caja DI. El guitarrista principal, Peter Stone, grabó sus pistas en su apartamento de Los Angeles, utilizando tan sólo un ampli y un micrófono. McLaughlin -que canta y toca la guitarra- también grabó la mayoría de material en los estudios iZotope. Imbusch (quien también es un activo compositor para Cine y Televisión), también escribió y grabó las partes de cuerdas para el disco.

A medida que las pistas avanzaban, la mezcla comenzó a tomar forma. «Quisimos mantener los efectos y la reverb aparte para no hacer un uso excesivo de la CPU, pero trabajábamos con material que ya tenía sus procesamientos, así que no había mucho que hacer en el momento de la mezcla.’ Nectar 2 les vino genial en el momento de trabajar con los efectos vocales. «Los presets eran un buen punto de partida. Si queríamos un filtro de megáfono, tan sólo teníamos que aplicar el preset adecuado y trabajarlo a nuestro gusto. Teniendo toda la cadena de efectos ahí, no requería mucho tiempo tener todo a punto y probar nuevas ideas».

Puedes escuchar a Nectar 2 en acción sobre la voz principal de Bug Eyes.

Lee sobre The Rare Occasions en su web y escucha su EP Futureproof en Bandcamp

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES