El sampling es un arte -y cualquier recomendación que vaya más allá de las aplicaciones técnicas, no es otra cosa que un consejo personal y muchas veces, subjetivo.

Incluso así, nunca está de más leer sobre las formas y técnicas sobre sampling que otros creadores aplican en sus estudios, ya que siempre es impredecible lo que su combinación con tus métodos acabará por generar en tu propio trabajo de producción.

Así las cosas, te recopilamos una lista rápida con diez trucos de sampling creativo…

Diez trucos creativos para tus técnicas de sampling

1 Sé productivo con tus loops
En vez de buscar breaks, intenta programar tus propios bucles para luego trocear y reorganizar sus secciones.

2 Saca petróleo de tus sintes
Dobla o incluso triplica los patches de sinte individuales para crear solistas más gruesos.

3 Tratamiento individualizado para tus rebanadas de batería
Cuando trabajes con secciones de una batería troceada intenta aplicar distintos efectos o filtros a cada una. Invertir alguna de ellas también suele funcionar.

4 La imperfección es bella
No te empecines en buscar puntos de corte exactos para trocear o reorganizar un loop. Un poco de suciedad y de ruido digital siempre añade carácter al sonido.

5 Controla tus graves
Vigila las bajas frecuencias de los subgraves profundos, pues pierden definición y emborronan la mezcla con facilidad.

6 Cada ruta tiene su magia
Por muy poca calidad que tenga, toda ruta de una señal posee un sonido. Procesa ese sonido con lo primero que encuentres, nunca sabes lo que saldrá de ahí.

7 Feedback precioso
La realimentación de una mesa analógica puede generar múltiples sonidos. Conectando un ritmo al bucle de realimentación se genera un “contra-ritmo”, que tratado con pedales de efectos da lugar a resultados muy sabrosos.

8 ¡Todo vale como fuente!
Crea baterías con cualquier cosa que puedas golpear: cajas de cartón, placas metálicas, tu cabeza… Procesa esos sonidos con imaginación y obtendrás golpes muy originales.

9 El minimalismo es productivo
Limita tus fuentes de sonidos. Demasiadas opciones pueden atascar tu creatividad. Explota una fuente al máximo y podrás experimentar mucho más con sus matices.

10 Platos, nunca son suficientes
Graba todos los platos que tengas a mano. Inviértelos, afínalos, estíralos, “vocodea” con ellos y producirás tonos increíbles que tardarías siglos en programar.

Si alguno de estos trucos te sirve para algo, no dejes de contarnos tu experiencia o pegar abajo tus resultados (puedes pegar reproductores de Soundcloud, YouTube y otros sitios de contenidos). También nos gustaría conocer algunos de tus métodos. ¡Así que compártelos con nosotros!