Nos han puesto un jefecillo en nuestra Redacción-estudio que nos está sacando de los nervios. Tiene respuestas para cualquier asunto de ingeniería de audio, y siempre acierta. Pero sus formas… En fin, no podemos acusarle de mobbing porque su razón es aplastante. Pero qué demonios, ¡no hay quien lo aguante! Cualquier parecido con una popular teleserie es pura coincidencia…

Que no se mueva nadie, porque acabo de llegar. Si te piensas que tu estudio puede ser una fábrica de ideas, lo llevas muy claro. Primero empieza por ordenarlo, por poner en orden tu vida, y luego hablamos. ¿Que no te gustan mis formas? ¡Pues te jodes! Confórmate con leer mis ideas, porque arreglarán tu existencia, la personal y la relacionada con la música. Vale, te crees que soy un émulo de Risto OT con su chavalería deforme que piensa llegar a algún sitio de la industria. Ya, pues te digo que me paso a ese Risto por el forro… de mi chaqueta hecha con piel de testículos de grulla. Venga, ya me vas conociendo, así que disfruta con estos consejos técnicos antes de que mueras aplastado por la grandeza de tu fracaso ante el mástering

El proceso de mástering se aplica a las mezclas de dos canales (olvídate ahora de las mezclas surround). Y es muy importante diferenciar claramente entre los procesos de masterización y mezcla. Una vez que alcances la fase de mástering de un tema, daré por supuesto que tu mezcla estará próxima al sonido que persigues. ¡Y vete apuntando por ahí que el mástering no pretende cambiar el sonido de forma radical, sino mejorarlo!

Normalmente, la masterización incluye una pequeña serie de procesos que se aplican sobre los temas. No obstante, si tus mezclas son homogéneas, el curro del mástering se reducirá de forma notable. Pero no te pases: no limites o sobrecomprimas tus mezclas antes del mástering. Si no dejas suficiente headroom (espacio dinámico para picos) en tu mezcla, entonces se reducirán mucho las posibilidades del mástering. Cuando mezcles, sólo has de centrarte en lograr el sonido que desees para tu tema. Deja al menos unos 3dB FS de headroom durante toda la mezcla.

Yo comienzo analizando los picos transitorios en la forma de onda, y aplico reducción manual del nivel. Debes escuchar con cuidado para asegurarte de no causar ningún daño con cada edición. Esta técnica te permitirá elevar el nivel general de tu tema antes del proceso de masterización, sin limitar, lo que siempre te conducirá a unos niveles optimizados. Lo siguiente es eliminar cualquier ruido o imperfección del audio. Lo ideal es quitar todo esto durante la fase de mezclado, y como controlas la mezcla, es mejor volver a ella para estas tareas.

No hay reglas universales sobre los efectos necesarios para el mástering, ni tampoco sobre su orden. En general, la cadena de efectos incluye EQ, compresor –normalmente multibanda– y un limitador, a menudo con un dithering posterior, cuando el soporte final es CD-Audio. Entre los efectos adicionales puede haber realce de la imagen estéreo (stereo imaging) y enfatizadores armónicos –preferiblemente, con ajustes multibanda para limitar el efecto sólo a bandas específicas de frecuencia–.

Una vez que estés satisfecho con todos los temas (si es que alguna vez consigues eso, piltrafilla), y los hayas escuchado detenidamente para asegurarte que entre ellos no hay cambios notables de nivel ni características aurales desagradables, entonces podrás tostar un CD de test. Con él en tu mano –suelta otras cosas para cogerlo–, es mejor realizar las pruebas de escucha en diversos equipos de reproducción, para asegurar la compatibilidad. También es una buena idea hacer las pruebas de audición uno o dos días después del mástering inicial, para tener una perspectiva más objetiva y los oídos descansados. Acuérdate antes de lavarte los oídos, pedazo de cerdo…

Como me ha gustado que aguantes tanto ante mi tóxica presencia, otro día te contaré algunas cosas interesantes sobre la masterización con secuenciadores. Hasta entonces, intenta vivir sin hacerte mucho daño…

Esto lo ponemos porque este pedazo de borde amenazó con demandarnos: Aunque Dr. in da House sólo viene para estropearnos el día, lo cierto es que de mástering quirúrgico sabe un rato. A ver si le atropella un Smart (cuando haya acabado esta nueva serie…).

 ¿Tienes algo que decir?

3 Respuestas

  1. Lara Sánchez Mansalva

    Vaya vida más triste que lleva este hombre. Pero lo bueno son los consejos, pues a mí me ayudan. Gracias por ellos, aunque no me considero la primera persona a la que te refieres. ¿Tienes problemas de estómago, in da house? Cuídate, hombre.

  2. jincatelo

    HOla que tal . He leido el artículo , el escritor está «sobrao» pero la pena es que no me he enterado de casi nada. Hay un problema en todo este rollo del mastering y es que la mayoria de la gente que compone musica no tiene mucha idea de qué hay que hacer EN LA PRÁCTICA. Este artículo habla de headroom y toda esa serie de tecnicismos pero casi ningún Españolito (y digo españolito porque mucha información de mastering está más en inglés que en Español) sabe como aplicarlos. Bueno a mi me gustaría sugerir algo si no les importa :¿ para cuándo un número extra en computer music de MASTERING para auténticos novatos explicando todos esos conceptos y tecnicismos y guias prácticas tan buenas como las que soleis hacer en esos números extras? Un abrazo eee!

  3. Anónimo

    no esta tan mal faltarian algunas cosas como vocablo tecnico y sus definiciones…. 🙂 aaaaaaaaa me olvidaba…porfavor si el que hace la columna es el de la foto porfavor pongan otro no favorece al comentario 😀

Hacer Comentario

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES