Añade pegada e interés a tus melodías… ¿Cómo? Mejora tus drops EDM y hazlos más potentes

Siempre que escucho temas como los de Tiësto, Armin Van Buuren, Ummet Ozcan, Don Diablo… me estremezco y seguramente pienso de una forma similar a la tuya… ¿Cómo demonios lo hacen? ¿Cómo sacan sonidos tan potentes?

No te voy a mentir: ellos cuentan con hardware que probablemente ni tú ni yo tengamos nunca. Ahora bien, esto no representa ninguna limitación para diseñar esos potentes drops EDM que escuchas, y aunque quizá ahora aún no te lo creas, es posible lograrlos usando sólo equipo digital. La explicación es que, gracias a procesadores e instrumentos plugin que potencian mucho el sonido, disponemos de algunas formas de lograr una buena mezcla que potencie nuestros drops EDM y de otros géneros y estilos, porque nuestras explicaciones no se casan con ninguno en particular.

Antes de continuar, dejemos algo claro: esta breve guía no cubre aspectos melódicos o musicales, sino más bien recomendaciones básicas en cuanto a técnicas de producción. También te proporcionamos enlaces hacia contenidos relacionados de mayor amplitud sobre asuntos concretos. ¡Manos a la obra!

1. Trabaja por capas: esculpe y moldea como un escultor espectral

Las capas dan forma a un concepto que funciona en casi todas las aplicaciones, y no me refiero sólo al software de música y audio, sino incluso a los paquetes de diseño gráfico, edición de vídeo y postproducción, como Adobe Photoshop, Premiere Pro y After Effects. Siguiendo con el paradigma de Photoshop, por ejemplo, nos permite el trabajo por capas para tener un control ampliado de la situación y corregir o retocar una imagen; así las cosas, es posible añadir una capa de texto, una capa con otra imagen o incluso una capa con un efecto, obteniendo y viendo en cada momento los resultados a tiempo real y sin que las capas se fusionen, pues siempre es posible moverlas, cambiar su orden, copiarlas, ocultarlas…

Todo esto se puede hacer también con el sonido, y es ahí donde entra el uso de las capas. Al igual que en Photoshop trabajamos con las imágenes, en el ámbito musical podrás unir varios sonidos o plugins en tu DAW, de tal forma que suene un fondo, una capa de cuerdas y un sonido de sintetizador, y a su vez podrás silenciar cualquier instrumento, duplicarlo, moverlo o eliminarlo siempre que quieras. Por analogía, el concepto creativo entre los mundos digitales del diseño gráfico y la creación musical es realmente semejante.

Puedes añadir efectos a cualquier capa y retocarla aún más -es aquí donde destaca la experiencia y audacia de todo productor…

Las capas están a la orden del día en los temas musicales actuales, por lo tanto un drop que escuches con un sintetizador potente, casi siempre se habrá logrado mediante varios sonidos apilados que suenan integrados como si fuesen un solo elemento. De esa manera, un preset de solista (o lead) creado con el sintetizador Lennar Digital Sylenth1 puede cobrar vida si se le añade otros sonidos que posean lo que el primero no tiene; si has creado un solista en agudos, por ejemplo, lo que le falta a ese lead será “algo grave y algo medio”, y aquí es donde entra el trabajo mediante capas.

En ese caso, tendrás tres sonidos sumados que forman un patch más enriquecido para tus drops EDM, pues digamos que ahora ocuparía las frecuencias más importantes y estaría llenando el espectro. Por analogía a cuando hablamos sobre Photoshop, puedes añadir efectos a cualquier capa y retocarla aún más -es aquí donde destaca la experiencia y audacia de todo productor.

Lectura relacionada: sintes por capas, trucos creativos

2. Un sonido más limpio es más agradable al oído

Para dejar un sonido muy limpio, puedes separar por completo las capas y dejarlas en su mínima expresión: es decir, la capa aguda podrás ecualizarla y dejarla sólo en esos agudos definitorios, y lo mismo con las demás capas, manteniendo sus frecuencias más importantes y barriendo las que no necesites. De esta forma, estarás esculpiendo tu propio sonido, haciendo que suene limpio y cada vez más lleno y atractivo.

Ya que estamos esculpiendo el sonido podrías probar a realzar algunas frecuencias mediante EQ, aunque si no quieres pasarte, puedes probar a hacer lo contrario -si quieres que suene más la componente aguda, por ejemplo, recorta o atenúa las frecuencias de medios para que así las agudas se beneficien de una mayor presencia.

3. Trabaja con todas las capas que necesites en tus drops EDM

No sólo se trata de poner tres capas y esperar un gran sonido. Si así lo logras, genial, pero no será la solución en la mayoría de casos, pues casi siempre se requieren muchos más sonidos. Un buen patch con un balance idóneo de frecuencias graves, medias y agudas, sonará más completo cuando se complemente con subgraves, además de otras frecuencias accesorias. El objetivo es la riqueza en frecuencias para encontrar una mayor contundencia.

Subgraves: fundamentos y consejos de producción musical

4. Crea tus propios presets para alcanzar más potencia sonora

Si te dedicas a crear tus propios sonidos desde un mismo sintetizador plugin, quizá te encuentres con algunas ventajas: para empezar, estarás creando y escuchando todo en cualquier momento, y si en una determinada situación necesitas un sonido rico en medios, agudos o graves, podrás generarlo moviendo tus controles y amoldándote al fin requerido.

El diseño personal de sonidos incluye la modificación de presets para lograr resultados que se aproximen a tus ideas o necesidades

Al tratarse de sonidos de diseño personal, puedes darles forma desde cero y así conseguirás una mejor unión o empaste entre ellos. Como tú eres su creador, sólo tú los manejas según desees -esta es la gran ventaja del diseño personal de sonidos, el cual no sólo cubre las situaciones de crear patches desde su base, sino también el empleo de presets para proceder a modificarlos hasta conseguir sonidos que se aproximen a tus ideas o necesidades.

Lectura relacionada: modifica presets de Massive hasta la perfección

5. Usa unos monitores decentes

La obtención de un buen sonido a base de potentes drops resulta muy complicada si no dispones de una referencia fidedigna en cuanto a escucha y monitorización -sólo por esta causa, mucha gente se decepciona cuando transporta sus mezclas a otros sistemas, y éstas acaban sonando de una forma diferente, atribuyendo al final su fracaso a que no disponen de ciertos equipos “mágicos”. Estas situaciones, casi siempre radican en una monitorización incorrecta, bien por no disponer de unos monitores de calidad, no conocer los que uno tiene, o incluso debido a calibración, ubicaciones o empleos incorrectos de los mismos.

Monitores de estudio: configúralos y aprovecha sus posibilidades

 

Sigue todos estos consejos, cuéntanos qué tal te ha ido y si logras potenciar tus sonidos.