Creer es crear: te proponemos que creas en ti, y descubrirás tu potencial en el plano del sonido y la música…

Creer en uno mismo y sentir son dos factores muy importantes a la hora de construir canciones: tú eres la fuente y albergas un gran potencial en tu interior -pero si crees que no lo tienes, es muy probable que no puedas llegar a tu máximo, porque en tal caso, todos esos pensamientos negativos te estarían limitando, y tú lo sabes.

Seguro que, más de una vez y dos, te habrás encontrado en situaciones en las que no sabes cómo avanzar, y eso se debe en gran medida a un bloqueo creativo mental; o quizá sólo pretendes empezar a crear algo que tienes en la cabeza desde hace días, pero no sabes ni cómo comenzar. Es posible que te sientas identificado con todas las ideas y situaciones anteriores, pero amigo, no estás solo: esto nos ocurre a la gran mayoría de productores, una y otra vez, día tras día…

Buscando: quien no busca, no halla

Esto es lo mejor que puedes hacer: buscar es la forma de prepararte para encontrar aquello que quieres desde un principio. Y no sólo eso, sino que cuando buscas, estarás en condiciones de encontrar muchas otras cosas: algunas serán inferiores a lo que persigues, mientras que otras cosas serán de igual o mayor valor. Echamos mano del viejo dicho «El que no busca, no encuentra», pero pregúntate… ¿Qué buscas realmente? Eso es lo único que debes tener muy presente.

BuscandoPiensa en un sonido en particular y, si ves que no logras crearlo o hallarlo, céntrate en algo que se parezca a lo que tenías pensado. Habrá veces que no sepamos cómo focalizar sobre lo que queremos, pero en tales situaciones es positivo tener en cuenta un detalle mágico: cuando hayas encontrado «algo» que se parezca a lo que persigues -aunque sólo se un poco-, ya tendrás mucho camino ganado. La razón es que sobre ese «algo», podrás progresar hacia un parecido creciente respecto a la idea mental que tuviste en un principio.

Imagina que persigues la creación de sonidos o líneas de cuerda orquestal lo más realistas posibles, por ejemplo: la clave es unir detalles definitorios. Pongamos que en tu mente suenan «apagados»… Ahí tendrías un atributo para buscar en tu librería de sonidos o realizar un procesamiento puntual con un plugin. Piensa en los detalles, analízalos por separado y céntrate en su simulación.

¿Es algo áspero? ¿Suave, quizá? ¿Suena a aire? ¿Tiembla?

Hacerte preguntas es la forma de prepararte para encontrar respuestas: pronto te darás cuenta de que justo lo que tenías en mente, va apareciendo poco a poco de una forma u otra. Puedes plasmar tus propios pensamientos, como bien saben los creadores musicales y diseñadores de sonido que llevan años en la tarea: como todo en la vida, requiere un gran esfuerzo al principio. El paso del tiempo, sin embargo, conlleva el desarrollo de la práctica y la obtención de resultados cada vez mejores.

La limitación es, simplemente, un muro que lograrás romper con el paso del tiempo para alcanzar a ver la fuente de luz que tiene detrás…

 Cómo atomizar un pensamiento sonoro 

Te voy a detallar la forma que yo empleo para imitar o plasmar efectos, crear melodías, diseñar colchones o cualquier otro sonido: consiste en hacerte una idea mental del conjunto final para atomizarlo, dividirlo en partes como si fuera un puzzle que pretendemos desmontar. Después, cuando imagines todas esas piezas que componen aquella idea inicial que formaste, céntrate en una sola pieza, la que tú elijas…

¿No pillas la propuesta? Hagamos un pequeño esquema para comprender mejor el método…

Pensamiento y objetivo: Un corazón latiendo

Atomización del pensamiento:

¿A qué suena un corazón?

Un corazón suena como un bombo

¿Cómo suena?

Un corazón suena como apagado

¿Tiene algo especial que no se perciba a simple vista?

El corazón está dentro del cuerpo y suena profundo

Ahora une todos los pensamientos y saca algunas conclusiones…

Si un corazón recuerda al sonido de un bombo, créalo, o busca un bombo en tu librería de sonidos

Si el corazón que tienes en mente suena apagado, retócalo usando el corte de un filtro para «oscurecer» su sonido

Al estar dentro el corazón suena profundo: eso quizá implique la aplicación de compresión o una reverb bien ajustada y cortada en agudos que te dé ese matiz

Al final habrás logrado más de lo que nunca imaginaste ni sabías que podías lograr, y la combinación de todos los elementos dará forma al pensamiento principal que tuviste.

Es obvio que hablamos de algo sencillo en comparación con los pensamientos que quizá puedas tener -pero son pensamientos, no obstante, y los puedes fragmentar como desees para usarlos a tu favor. No te limites y conformes con lo primero que tengas, porque la realidad última es que siempre puedes hacerlo mucho mejor.

Por último, déjanos decirte que la limitación es, simplemente, un muro que lograrás romper con el paso del tiempo para alcanzar a ver la fuente de luz que tiene detrás.

Lectura relacionada: 20 trucos contra el bloqueo creativo

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES