Otro ejemplo de aplicación de la serie Yamaha DME

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

El animado local Crazy Pianos es único. Ofrece un espectáculo nocturno en el que dos pianistas interpretan las peticiones del público, que van desde la música clásica hasta el Rock and Roll…

EL ESPECTÁCULO PUEDE ser desenfadado, pero la labor del sistema de sonido del Crazy Pianos es, sin duda, muy seria. Un sistema Yamaha DME24N y una consola DM1000 son la base de un sistema muy flexible, diseñado para ofrecer a la clientela del club el mejor sonido posible. El diseñador del sistema fue Jeroen ten Brinke de Audio Design International y la instalación la realizó More Stage Services.

Bjorn, director del Crazy Pianos, es muy exigente con la calidad del sonido y la modernización del sistema de audio del local, que ya tenía ocho años, tenía que hacerse según las especificaciones más avanzadas.

“Cuando Crazy Pianos instaló el primer sistema, hace ocho años, no sabían el éxito que iba a tener el bar. Por eso alquilaron el equipo”, explica Jeroen. “Pero al convertirse en un local tremendamente popular, el propietario decidió comprar un sistema. Teniendo en cuenta el éxito del Crazy Pianos, tenía que ser de gran calidad.”

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

Jeroen eligió una consola digital Yamaha DM1000, controlada con un sistema de mezclas digital DME24N y altavoces con selección automática de alimentación serie JBL VP a través de una red CobraNet a 1,33 mS/ 96kHz.
Utiliza una controladora en el escenario para elegir entre los ocho niveles (o estados) preprogramados en el DME24N y la DM1000 y que definen todo el sistema, en función de la hora y de la clientela de cada momento. Durante el día, el sistema está en el nivel ocho, que reproduce música de fondo grabada desde un reproductor MP3. Por la noche, cuando actúan los pianistas, se puede cambiar el sistema a otros seis niveles, dependiendo de la gente que haya en el club. Por ejemplo, el nivel uno es para el principio de la noche, cuando probablemente haya algunos clientes cenando y no sea necesario amplificar mucho el piano y las voces. Con los niveles del dos al seis se aumenta la amplificación a medida que aumenta el público, hasta aproximadamente 105dB cuando el local está abarrotado.

“El DME es la base del sistema y nos permite hacer cambios complejos con mucha facilidad”, afirma Jeroen. “Por ejemplo, en el nivel uno todos los altavoces del local tienen la misma amplificación. Pero a medida que aumentan los niveles, la amplificación aumenta más en los altavoces de la pista de baile que en las otras zonas del club.”
Continúa: “También utilizamos muchos efectos en el DME para reforzar la atmósfera, especialmente la compresión multi-banda, los retardos y la reverberación. Hay micrófonos de ambiente en el club que, a medida que aumentan los niveles, se alimentan con la misma mezcla que se envía a los altavoces de la terraza fuera del club. Esto significa que los clientes de la terraza disfrutan totalmente del ambiente del interior y no solo de una mezcla estándar de música y voces. Hace que los que están fuera se sientan más como parte del local”.

El nivel último (séptimo) se utiliza cuando se alquila el Crazy Pianos para actos de empresas. Al abrir los micrófonos de voces para los discursos y las presentaciones se anulan todas las reverberaciones y los monitores, y también se silencian los micrófonos de ambiente y los de la batería para que el presentador no tenga que luchar con el eco o la vibración de los tambores, etc. También abre líneas a un reproductor de MiniDisc, DVD y CD en el bastidor, para su uso en presentaciones. Con este sencillo control MIDI, todo el sistema se cambia desde el escenario, pero también dispone de una gran pantalla que facilita ver su estado para la dirección del Crazy Pianos”, dice Jeroen.
“Aquí es donde la Yamaha DME24N es útil de verdad. Sin ella no sería posible hacer estas conmutaciones tan complejas y los cambios de nivel desde una interfaz de usuario tan intuitiva. Es pequeña, fácil de utilizar y funciona a una velocidad de muestreo de 96kHz, que fue lo que pedimos. Es la única máquina que podía hacer lo que queríamos.”

El sistema también está configurado específicamente para no haga falta disponer de ningún ingeniero de sonido en plantilla. “A Bjorn no le gustaba la idea de tener un ingeniero en plantilla,” afirma Jeroen sonriendo. “En su opinión, si tienes uno necesitarás dos por las muchas horas de trabajo. Y uno se tendrá que ir de vacaciones o se pondrá enfermo en algún momento, por lo que tendrás que tener tres. Y así sucesivamente.

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

“Uno hará las mezclas mejor que el otro y habrá discusiones. Bjorn creía que si no suena bien sin que haya nadie haciendo las mezclas, tienen que ser los músicos los que no suenen bien.”

Por tanto, el propio sistema está guardado bajo llave y lo único que el personal puede ver y tocar es la controladora MIDI y la pantalla. No obstante, Jeroen puede controlar el sistema desde cualquier lugar del mundo, con una conexión de Internet que le permita disponer de un PC conectado a Studio Manager, al software de la DME y a la red Hi-Q.

“Puedo supervisar y, si es necesario, controlar todo el sistema con audio secuencial desde el bus PFL (escucha pre-fader)”, afirma. “¡También puedo contestar a los que están en el club! Es muy útil cuando hay algún pequeño problema.”

MENSAJES DE NUESTROS PATROCINADORES

“En el club están contentos”, termina diciendo. “Bjorn es muy exigente cuando se trata del sonido y dice que suena perfectamente. Todos están muy contentos con él y la reacción ha sido totalmente positiva.”