Con su tamaño compacto y atractivas promesas de prestaciones interesantes para la creación de sonidos desgarradores, Waldorf Rocket apunta directamente hacia los compradores de monosintes analógicos de bajo coste.

Esta tendencia fue iniciada por Korg en 2010 con su modelo Monotron, y alcanzó una fuerte consolidación con otros grandes exponentes, como Korg Monotribe, Arturia MiniBrute y otros dos Monotrones renovados (Duo y Delay). Con la llegada de la gama Volca y el nuevo MicroBrute –de Korg y Arturia, respectivamente–, es evidente que los fabricantes están manteniendo un agitado nicho de mercado.

La insigne marca alemana Waldorf no podía faltar a esta gran cita, dado su más que demostrado “saber hacer” e historial sintético, que incluye otros minisintes de éxito. Y es que Rocket se las ingenia a su manera para condensar esos ingredientes en una pequeña unidad que resulta tan atractiva como poderosa en términos de creación sonora. Analicemos las razones por las que este “cohete” consigue llegar muy lejos…

Waldorf Rocket combina la sencillez de un panel claro y de pocos controles con el gran atractivo de un poderoso sonidoIrrupción analógica con alma digital
La propuesta de Waldorf incluye un solo oscilador, muy versátil, eso sí, que atraviesa un filtro de circuitería analógica. Este esquema híbrido de generación digital más filtrado analógico es una marca de identidad propia de la casa, explotado con creces en modelos anteriores como Wave y Q+. La flexibilidad del oscilador de Rocket denota su naturaleza digital, con sus modos chord, unison de ocho voces y sincro hardware.

El sinte, embutido en una reducida caja de sobremesa con frontal metálico, acepta mensajes MIDI vía USB o desde su puerto MIDI In. Aunque es capaz de alimentarse desde el bus USB, también incluye una fuente de alimentación para uso autónomo, de empleo obligado si quieres usar su conectividad MIDI In/ Out. Una salida y una entrada de filtrado, ambas sobre jacks mono de 1/4”, más una salida de auriculares completan su dotación de conexiones.

Sus dimensiones no son las de un equipo de bolsillo, pero con sólo 18,5cm de lado por 6,5cm de grosor y 900 gramos de peso, Rocket es una maquinita que puedes llevarte de viaje sin problemas junto a tu ordenador portátil para disponer de toda una diversidad de tonos analógicos en cualquier lugar.

Su calidad de construcción y solidez son dos detalles que llamaron nuestra atención en cuanto lo sacamos del embalaje. Los diez knobs cilíndricos tienen un tamaño generoso y nos resultan mucho más confortables que la variedad cónica con tacto de goma que Waldorf incluía en otros sintes de la pasada década. Por su parte, los conmutadores y selectores también denotan robustez; en general, la sensación de “máquina tanque” está muy conseguida.

También sorprende lo rápido que te pones a sacar sonidos de la unidad: conecta un cable USB a tu PC/ Mac –o un cable MIDI–, el jack mono de salida de Rocket… ¡y estarás listo para ser catapultado al espacio!

Sección de oscilador digital de Waldorf Rocket Dadme tres knobs y moveré el mundo
Recuerda que Waldorf sólo ha puesto un oscilador en su cohete. Pero… ¡menudo oscilador! Es difícil imaginarse que debajo de tres knobs y un selector de ondas cuadrada/ diente de sierra, se esconda tal potencial espectral. De nuevo, la meta es primar la facilidad de uso, aunque sin una merma evidente en las prestaciones. Los potenciómetros ‘Wave’ y ‘Tune’ te proporcionan un amplio abanico de sonidos, que se nutre de los modos ‘unison/ detune’, ‘chord’ y ‘hard sync’ ya comentados. En sólo cinco minutos y usando sólo nuestra pasión y ansia por experimentar, obtuvimos algunos tonos grandiosos desde Rocket.

Sección de filtro analógico de Waldorf RocketUbicado justo debajo de la sección de oscilador, encontramos un filtro analógico multimodo (paso-bajo, -banda, -alto) con el característico sonido de Waldorf, tan enorme como caluroso. El filtro dispone de los esperados knobs para frecuencia de corte y resonancia, más un nivelador de la profundidad de modulación desde el generador de envolvente, y un conmutador con tres ajustes de seguimiento del teclado.

Sección de envolvente DSR de Waldorf RocketEn cuanto al único generador de envolvente, los ingenieros han optado por un diseño de lo más sencillo: una curva DSR en la que sólo es variable el Decaimiento, mientras el Sostenido y la Relajación son dos parámetros conmutables y sin más valores definibles. En esta misma sección de la envolvente encontramos el realce ‘Boost’, que añade armónicos mediante saturación tras el filtro, y un práctico pulsador ‘Launch’ retroiluminado para disparar una nota de prueba (‘retro’ porque tiene un aspecto bellamente arcaico…).

Sección LFO-ARP de Waldorf RocketEste pulsador ‘Launch’ (¡cuyo nombre es el más apropiado para lanzar un cohete como Rocket!) dispara por defecto la nota Do3, pero es capaz de repetir la última nota recibida vía MIDI. Y si lo mantienes apretado, ordena un volcado de la configuración sonora actual para almacenarlo en un secuenciador –una forma inteligente de soportar el almacenamiento de patches sin encarecer el precio final del sinte.

Por último, la sección combinada ‘LFO/ ARP’ provee acceso a un Oscilador de Baja Frecuencia (LFO) dotado con parámetros de velocidad, nivel, forma de onda (cuadrada, triangular, sierra), y dos destinos para modulación, hacia el tono del oscilador o la frecuencia de corte del filtro. Esta misma sección se convierte en un arpegiador tras accionar el conmutador de modulación hacia una tercera posición ‘ARP’. Controlas el alcance del arpegio sobre cuatro octavas, así como su dirección, y se incluyen varios patrones preset de arpegio.

Sonido redondo en una caja cuadrada
Un tamaño reducido, un solo oscilador, un único LFO, muy pocos controles… son atributos que no parecen sugerir un instrumento de gran sonido, ni siquiera tratándose de un monosinte. Pero de alguna forma, el resultado de Rocket es superior a la suma de sus pocas secciones –muy superior, de hecho.

El único oscilador, desde su sencillez operativa, ofrece una tremenda flexibilidad y pegada. El filtro, el componente vital de esta máquina bajo nuestra opinión, es impresionante y tremendamente cálido. Y el generador de envolvente es de fácil operación, además de versátil dentro de su limitado alcance.

El sonido emitido por el oscilador ya es impactante antes de atravesar el filtro. Las ondas triangular y cuadrada con modulación del ancho de pulso suenan con una gran riqueza y grosor, mientras que los modos ajustables de desafinación, ‘unison’ y ‘hard sync’ soportan un amplio rango tonal. El modo de acorde (‘chord’) nos resultó especialmente válido para crear sonidos hipnóticos además de interesantes solistas.

En cuanto al filtro, abre un enorme potencial para el modelado de los sonidos: nos pareció sumamente sencillo programar desde abominables bajos a pulsos divertidos e inspiradores para arpegiadores, además de todo tipo de percusiones sintéticas y efectos desgarradores.

El generador de envolvente es el apartado más limitado de Rocket, aunque dado su enfoque de sinte para crear sonidos de bajo, solistas y otros efectos, no resta demasiados puntos al paquete global.

Por otro lado, el control compartido de la sección ‘LFO/ ARP’ implica que, cuando estás con el arpegiador, pierdes toda posibilidad de acción sobre el LFO. Esto quiere decir que Rocket es mucho más potente en cuanto a la creación de sonidos si disparas sus arpegios vía MIDI, ya que así conservas todo el control del LFO, con las ventajas añadidas que ello te brinda en cuanto a modulación sobre el oscilador o el filtro.

Rocket Control es una app para iPad que permite controlar el sinte Waldorf Rocket en toda su plenitudNos parece muy apropiado y generoso que Waldorf esté ofreciendo gratis Rocket Control a los usuarios de este sintetizador. Se trata de una app específica para Apple iPad que permite almacenar y gestionar sonidos, disparar notas desde un teclado virtual con una extensión de diez octavas y media, y editar todos los controles del sinte en tiempo real al tiempo que ves un reflejo de su estado.

Usando esta app, el trabajo con Waldorf Rocket alcanza otra dimensión, especialmente en lo referido a guardar tus sonidos y recuperarlos al instante. Dicha aplicación para iPad está disponible como una descarga gratuita desde la Apple App Store.

Todo el mundo viaja en este cohete
Waldorf ha diseñado Rocket con ingentes dosis de inteligencia comercial. Es un instrumento asequible para cualquiera en términos de uso, dado su sencillo panel con un conjunto reducido de controles. Su tamaño, peso y precio son igualmente reducidos. Pero el logro de Waldorf es que el sonido no haya seguido esa política de reducciones: en este sentido, Rocket es muy versátil para crear súper-bajos destructores, solistas endiablados y mágicos arpegios.

De este modo, el pequeño sinte-cohete se presta a ser lanzado como primer sinte para quien empieza, como un compañero de viaje para el músico en movimiento que desee sonar en cualquier sitio, o como una pieza accesible, rápida y directa que complemente las herramientas de diseño sonoro en un estudio.

Sitio web: Información sobre Waldorf Rocket en ZentralMedia
Precio: 205€

Waldorf asegura que todos los sonidos que se escuchan en el vídeo demo superior proceden de Rocket, tras ser grabados en un secuenciador y procesados con efectos de reverb, delay, chorus y phaser.

Waldorf Rocket, en nuestra perspectiva, sonora y visual

Waldorf Rocket, sintetizador compacto monofónico con oscilador digital y filtro analógico
La propuesta sencilla, fácil y económica de Waldorf Rocket sorprenderá a usuarios de cualquier nivel, ávidos de sonidos dinámicos y poderosos para sus temas de estudio, improvisaciones de directo o creaciones en movimiento.
ORIGINALIDAD E INNOVACIÓN85%
RESULTADOS SONOROS88%
FACILIDAD DE USO92%
RELACIÓN PRESTACIONES / PRECIO90%
Destacamos
  • Sonido de impresionante pegada y flexibilidad, gracias a una combinación inteligente de oscilador digital muy versátil y un poderoso filtro analógico.
  • Tremenda facilidad de uso; y a pesar de su evidente reducción técnica, es sorprendente en el plano creativo de sus sonidos.
  • Precio muy ajustado, con una etiqueta ligeramente por encima del precio medio de un softsinte “caro”.
Señalamos
  • Si bien el generador simplificado de envolvente facilita mucho el manejo, puede ser limitado para algunos usuarios
  • El control compartido ‘LFO/ ARP’ impide el manejo combinado de ambas funcionalidades
89%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
88%
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES