Algunas opciones ahorrativas para aprovechar ordenadores que dabas por obsoletos…

Esta situación podría resultarte muy familiar: te has comprado un nuevo ordenador musical, pero aún dispones de un viejo PC o Mac (o varios) que conservan un buen procesador y una cierta cantidad de memoria RAM. Así las cosas, te gustaría utilizar tu viejo ordenador, combinado con el nuevo, para aumentar la potencia de procesamiento de tu sistema. O quizá tengas un portátil decente que usas en movilidad, que también podrías aprovechar en tu estudio junto al ordenador central de torre.

Hemos visto sistemas impresionantes y profesionales para este tipo de tareas de aceleramiento de plugins, que se conectan por cable Ethernet, como es el caso de Waves SoundGrid Server. Pero la cuestión es si sería posible lograr algo similar con un coste mínimo –aprovechando lo que ya tengamos, especialmente.

Combina ordenadores en red para magnificar tu estudio virtual

Hay varias formas de utilizar ordenadores en red para combinar la potencia de varias máquinas. Algunas dependen del software utilizado. Por ejemplo, Apple Logic Pro es capaz de utilizar ordenadores en red, siempre que la red sea rápida (sobre todo Gigabit Ethernet). Con este sistema, una máquina manejaría Logic y la otra activaría la aplicación Logic Node. Así, la máquina maestra no sufriría la carga de hacer cálculos relativos a los instrumentos y efectos, que serían ejecutados por la otra máquina. Funcionará a tiempo real, según ciertas variables como la carga de CPU o ajustes del búffer. Pero hay un problema: este sistema de Logic Node sólo funciona sobre ordenadores Mac. Por tanto, un Mac mini o similar sería una buena idea para implementar esta posibilidad.

Steinberg Cubase y Nuendo disponen de una funcionalidad similar: ‘VST System Link’. Funciona con cables digitales de audio vía S/PDIF, ADAT, TDIF o AES, siempre que cada ordenador tenga un interface de audio compatible con el sistema ASIO. Se trata de un sistema bastante flexible, que permite compartir la carga en diferentes máquinas, o utilizar una máquina para manejar los efectos que consumen más ciclos de CPU. Es multiplataforma, pero la noticia más agria es que necesitas adquirir múltiples copias de Cubase o Nuendo , así como interfaces de audio con las conexiones digitales apropiadas.

Steinberg y sus innovaciones: VST System Link lleva tiempo con nosotros

Steinberg y sus innovaciones: ‘VST System Link’ lleva tiempo con nosotros

Otras aplicaciones independientes para el estudio virtual distribuido

Están disponibles también aplicaciones no dependientes de un secuenciador que posibilitan enviar datos entre secuenciadores. Entre ellas, destaca FX Teleport, exclusiva para PC (aquí tienes su sitio oficial con descarga trial para 14 días). Sin embargo, algunos usuarios empezaron a emitir informes negativos de funcionamiento de FX Teleport a partir de Windows 7 –así que no hablemos entonces de Windows 10. Y en este mismo caso, parece que su sitio web está “fosilizado”, por decirlo con respeto.

Por otro lado, no podemos obviar la opción gratuita de Wormhole 2, que es sin duda una gran alternativa. Es multiplataforma y te permite encaminar audio entre máquinas. Es un software de código abierto, aunque su desarrollo al parecer fue detenido en 2007, por lo que quizá ya no sea una solución tan buena. Después de todo, tampoco facilitaba la transmisión de MIDI a través de una red –aunque software como MusicLab MIDIoverLAN CP o el gratuito ipMIDI, sí lo hacen. Es posible utilizar uno de estos programas junto al anteriormente citado Wormhole 2, aunque quizá sea un procedimiento algo complicado.

Obtén más rendimiento de tu microprocesador sin liarte

Una forma para sacar el máximo provecho a la potencia de tu CPU es fijar tu driver de audio a un tamaño de búfer más grande. De ese modo, tu secuenciador no será tan ágil, pero sacarás más rendimiento a la CPU antes de que colapse ante las demandas de tus proyectos musicales.

Para acceder a la configuración del driver de audio, consulta la documentación del software DAW que estés empleando. Si no andas sobrado de potencia informática en tu estudio virtual, conviene también que seas sensato con el uso de plugins; asegúrate de que todos los efectos o pistas adicionales añadidas aporten algo al proyecto de tu tema musical. Y en caso contrario, ahórrate la carga de procesamiento que imponen esos extras innecesarios. Vuelca en audio las pistas complejas para así ahorrar ciclos de CPU: la mayoría de secuenciadores tiene una función para “congelar” pistas, que permite volcarlas en audio y luego “desvolcarlas” en el caso de que desees realizar ediciones adicionales.