Sylenth1 y su sonido de tintes analógicos son fantásticos -llegó la hora de conocer sus secretos…

Es altamente probable que como productor y músico electrónico hayas escuchado cosas sobre Sylenth1 de LennarDigital -un pequeño pero fantástico sintetizador VST que aporta mucho carácter analógico a las producciones en tu DAW. En ModeAudio, no se ha hablado mucho acerca de este excelente plugin a pesar de ser uno de sus favoritos (y también nuestro). Así que esta vez, vamos a arreglar esta situación con una parada en uno de sus presets. Vamos a analizarlo y hablar de sus distintos elementos, de cómo funcionan y puedes crear tus propios sonidos.

El preset a continuación se ha extraído de Contour: una colección de 75 programaciones para Sylenth1 en las coordenadas del género Downtempo. Échale un vistazo si te gusta lo que oyes y quieres ver lo que puede ofrecer Sylenth1

También puedes descargarte este sonido preset y un par adicional de pads de la colección Contour al final de este tutorial.

Arriba puedes escuchar cómo suena el preset original de colchón, disparado desde unos acordes incluidos en el paquete. Como es patente, se trata de un sonido completo: su tono va cambiando a lo largo de algunos compases y se escucha una textura más ruidosa a lo largo del sonido básico en diente de sierra.

Fundamentos: Oscilador A1 más envolvente de amplitud

Para empezar, necesitamos una base sobre la que construir el sonido. La onda en diente de sierra (o rampa), como ves en la imagen de arriba, nos provee un espectro rico y sólido en frecuencias. Esto nos dará mucho juego en el momento de esculpir el sonido utilizando filtros y efectos. El único retoque que haremos a la onda sierra del Oscilador A1 es mover el panorama un poco a la izquierda -de este modo, si movemos otro de los cuatro osciladores hacia la derecha, conseguiremos algo de variación entre los dos canales en la salida estéreo. A la derecha puedes ver que alargamos un poco el ataque, y los parámetros ‘decay’ y ‘release’ de la envolvente de amplitud para minimizar los cambios de nivel demasiado abruptos, que contenía la configuración inicial.

Y así es como ahora suena…

Cuerpo: Oscilador A2

Ahora, vamos a reforzar nuestro sonido y enriquecer sus armónicos abriendo el dial del oscilador A2 con una onda senoidal. A medida que abrimos el dial de volumen, se va añadiendo la suavidad y cuerpo de esa onda a las notas. Hemos movido un poco a la derecha el panorama de este oscilador en contraposición al oscilador A1. El ajuste final es algo que nos encanta: desafinar sutilmente el sonido con el control ‘Fine’ en la sección ‘Pitch’ del oscilador.

Esto añade un toque de inestabilidad al espectro sonoro: las bajas frecuencias y armónicos de la onda de sierra y los armónicos provocados por la onda senoidal interfieren y provocan pequeños cambios en sus diferentes frecuencias, causando variaciones en sus respectivos volúmenes hacia la sección ‘mixer’. No utilizamos el control ‘Detune’ en ningún oscilador ya que trabajamos con una sola voz, para dar más claridad al sonido. El control ‘Detune’ cambia la cantidad de afinación entre las múltiples voces de un oscilador, que en este caso no estamos utilizando.

Tono: Filtro A más control de filtro

Ahora es el momento de suavizar los agudos de nuestro sonido provocados por los zumbidos de nuestro diente de sierra. Lo mejor para este trabajo es un filtro paso-bajo, que cortará los picos agudos. Bajamos un poco la frecuencia que ya viene por defecto, y subimos la resonancia para añadir algo de carácter. Como hemos recortado bastante del espectro de frecuencias de nuestro sonido, el volumen ha disminuido, así que subimos el control ‘Drive’ y cambiamos la pendiente del filtro a 12dB por octava para hacer nuestro efecto algo menos intenso. Al dial de resonancia en la sección de ‘Filter Control’ también vamos a darle un pequeño realce -esto afectará a ambos filtros a la vez (filtro A y B).

Profundidad: Oscilador B1 más envolvente de amplitud

Cambiamos a la sección B de Sylenth1 -llamada ‘Part B’. En el oscilador B1 bajamos una octava la forma de onda de diente de sierra que viene por defecto, y bajamos su volumen. Esto añadirá algo de profundidad y rudeza a los bajos de nuestro sonido. También realzamos un poco  ‘Fine’ para dar ese toque desafinado general. Comparado con los osciladores A1 y A2, la envolvente de la parte B tiene un ataque ligeramente más largo y una rápida caída. Así estiramos el desarrollo de nuestro sonido en el tiempo, manteniendo el resultado general más interesante.

Brillo: Oscilador B2

Después de reforzar los graves a nuestro sonido con el oscilador B1, vamos a fortalecer el rango de medios-agudos con el oscilador B2. Como puedes ver, hemos elevado unas octavas una onda senoidal. Así añadimos brillo y calidad a nuestro pad. Como no necesitamos un efecto muy exagerado, bajaremos bastante el volumen.

De nuevo con el tono: Filtro B

Volvemos otra vez, esta vez suavizamos la onda en diente de sierra del oscilador B1 con el filtro B en modo paso-bajo, y añadimos algo de resonancia y un poco de saturación con ‘Drive’ como toque final.

Desarrollo del timbre: envolvente de modulación 1

Con la envolvente de modulación 1 –‘Mod Env 1’-, controlamos la resonancia del filtro B para variar la cantidad de ésta a lo largo de las notas. Con un ataque destacable y una larga caída, este ajuste eleva y luego baja la resonancia del filtro B, lo suficiente para añadir variación extra al sonido. Como podrás escuchar abajo, se añade la resonancia justa para hacer sonar el filtro B en la frecuencia marcada. Esto proporciona un interés y complejidad mayor al sonido en términos de tonalidad y timbre.

Efectos especiales 1: distorsión

Ahora, vamos a darle un poco de aspereza al mezcla. El efecto de distorsión ‘Bitcrush’ es ideal para ello: sube el control para inyectarle una satisfactoria cantidad de suciedad al sonido.

Efectos especiales 2: phaser

Echando mano de un poco de efecto phaser provisto de un lento ajuste de LFO, añadimos una suave variación en el timbre del sonido.

Efectos especiales 3: chorus

Tan sólo un leve efecto de chorus para ayudar a difuminar un poco el espectro sonoro…

Efectos especiales 4: delay

Un poco de clásico delay también ayuda a difuminar el sonido en el tiempo…

Efectos especiales 5: compresión

Y finalmente en cuanto a los efectos, un poco de compresión para suavizar los niveles totales, lo cual es importante debido a la cantidad de interferencias de fase entre las distintas frecuencias que varían su amplitud en la salida.

Textura: LFO 1 más envolvente de modulación 2

Por último, pero no menos importante, vamos a añadir un extra de suciedad con la forma de onda de ruido del LFO 1, modulando la cantidad de efecto de distorsión y subiendo bastante el control ‘rate’ del LFO 1. Si tocas con altas cantidades de envío y ganancia del LFO 1, el resultado puede ser muy desagradable. Así que bajamos bastante ambos controles. También utilizaremos la modulación de la envolvente 2 –‘Mod Env 2’-, al objeto de que suba la ganancia del LFO 1 al empezar la nota y rápidamente baje hasta casi llegar al cero.

Como verás, hemos conseguido un sonido de colchón o pad bastante característico y original con tan sólo echar mano de unos pocos ajustes básicos en Sylenth1. Hemos incluido un par más de presets de la colección Contour en el archivo ZIP de abajo, así que continúa probando otras ideas y esculpiendo tus sonidos con Sylenth1.

*Puedes descargar los presets utilizados en este tutorial desde aquí. ¡Disfruta!

Echa un vistazo a artículos semejantes en nuestro canal de ModeAudio, o escucha lo último de su catálogo sonoro.

Este contenido se publica mediante licencia expresa. El texto original en inglés, «Programming a pad in Sylenth1«, está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES