Olvida las obviedades, pues los aparentemente sencillos fundidos albergan secretos ocultos…

Si bien la creación de los fundidos es un proceso bastante sencillo, éstos pueden suponer un gran impacto en el carácter y sentimiento de un tema. La funcionalidad para hacer fundidos admite muchos más recursos que solamente hacer clic y arrastrar una línea recta. Quizá sólo tardes un par de segundos en crear un fundido básico de entrada, pero si le dedicas más tiempo, verás que puedes construir una entrada (o salida) memorable para tu tema.

Y ahí es donde entramos nosotros: a continuación te ofrecemos diez trucos para mejorar tus fundidos…

Cruces por cero

1. ¿Alguna vez has cortado un trozo de audio y has oído ruidos en su inicio o final? Si es así, te habrá pasado porque no has cortado ese trozo en un punto de cruce por cero. Nos referimos a cualquier punto en el que la forma de onda cruza la línea de 0dB. Por suerte, los fundidos te resuelven este problema. Aplica un pequeño fundido en línea recta al inicio/ final del clip. Eso eliminará los ruidos y los potenciales problemas de clipping del salto en el sonido. Si el fundido es pequeño, apenas será discernible al oído.

Mástering

2. Aunque es una zona de fricción entre ingenieros, muchos estudios de mastering prefieren hacer sus propios fundidos y así preservar la calidad del audio al inicio y final de los temas. Por eso, si sueles enviar tu trabajo para que lo masterice un profesional, lo mejor es no usar fundidos de entrada/ salida en tu mezcla para que el ingeniero pueda hacerlo donde le parezca mejor. Si no lo sabes, pregunta al ingeniero que masterice tus temas cómo prefiere que le envíes tu trabajo y, si prefiere hacer los fundidos él mismo, asegúrate de decirle de forma exacta dónde quieres que los haga.

Menos presión

3. Si has aplicado compresión a tu tema, ten cuidado porque los fundidos de salida a veces podrán darte problemas. No los percibirás a menos que los ajustes de la compresión sean muy pesados, pero si tú trabajas así, quizá te veas sorprendido por artefactos indeseados que surgen cuando el sonido desaparece. Si te encuentras este problema, deberías automatizar la compresión para relajarla a medida que el fundido se produce.

Atajos

4. ¿Tienes varios clips de audio a los que quieres aplicar fundidos? Hacerlo de forma individual te llevará bastante tiempo, pero por fortuna hay un modo más rápido de hacerlo. Casi todos los secuenciadores pueden crear un fundido predefinido con un atajo de teclado. Suele durar unos 10ms, aunque puedes ajustar su duración a voluntad. La forma de fijar el atajo de teclado varía. En Pro Tools, por ejemplo, eliges un trozo de audio y pulsas la tecla [F] para aplicar de forma automática un fundido de entrada/ salida. Crear un atajo así te ahorrará mucho tiempo, sobre todo si sólo necesitas aplicar pequeños fundidos a múltiples archivos para alisar el sonido.

Ahora sí, ahora no

5. Una táctica que ganó adeptos en géneros como hip-hop y R&B consiste en hacer un fundido de salida al final de la canción, luego un fundido de entrada en un beat diferente durante unos segundos, y después otro fundido de salida. Eso otorga una mayor dimensión al tema, pero no bajes el volumen de la primera pista a cero antes de meter la segunda, pues crearías un espacio de sonido poco natural. Haz un fundido de salida en la primera pista hasta que esté casi en silencio, y luego un fundido de entrada en la otra.

Un final feliz

6. Quizá parezca obvio, pero vigila dónde empiezan y acaban tus fundidos. Si usas un fundido de entrada, por ejemplo, lo lógico es que esté al máximo volumen tras unos cuatro u ocho compases, en lugar de alcanzar ese nivel antes o después de ese punto. Un fundido de salida también posee una zona concreta, como puede ser el inicio de una sección de cuatro compases. Es razonable dejar un silencio de medio segundo cuando termine el fundido antes de situar el marcador de final.

Guarda para mañana

7. Cuando creas un fundido, algunos secuenciadores guardan una copia de esa parte en forma de archivo de audio en tu carpeta de sesión. Normalmente, no tienes por qué preocuparte de eso, porque esos archivos no interfieren y no causan problemas. Sin embargo, ten cuidado y no los borres de forma accidental si te da por hacer limpieza… ¡Podrías necesitarlos!

Juega con el delay

8. Combinar fundidos y efectos es un gran modo de dar carácter a tus intros y outros. Por ejemplo, prueba a crear un fundido de entrada bien largo y luego ponlo en una pista individual. Inserta un delay plugin y juega con los ajustes –asegúrate de crear un delay muy largo. No sólo crearás un efecto muy interesante en tu fundido, sino que el delay se seguirá oyendo una vez que el conjunto del tema haya entrado. Eso proporcionará una transición muy suave a la melodía.

Sube y baja

9. Una técnica usual en géneros como soul y breakbeat consiste en coger una pista y aplicar unos fundidos rápidos de entrada/ salida, creando un efecto percusivo –oye esta técnica en el tema Tea Leaf Dancers de Flying Lotus. Es muy efectivo aplicarla o a un tema entero o a elementos individuales, siempre y cuando los fundidos sean rápidos e iguales. Eso sí, ten en cuenta que para el oyente puede llegar a ser pesado.

Divide y vencerás

10. Crea un interesante fundido de entrada al inicio de un tema usando una porción de audio. Trocéala en cuatro o cinco partes de longitud parecida y colócalas en pistas individuales. Espacia los clips para que se sigan los unos a otros a intervalos regulares, y aplica a cada uno un fundido de entrada con una curva convexa. Por último, ajusta sus volúmenes para que el primer trozo sea el más suave y el último posea el volumen normal de reproducción. Habrás creado un enorme chorro de sonido, perfecto para abrir un tema.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES