A PRUEBA – Esta unidad de distorsión de alta ganancia, reservada para quienes buscan lo mejor, inauguró la gama Solo de Thermionic. Constatamos el valor de sus válvulas

La marca Thermionic Culture fue creada por los ingenieros Jon Bailes y Vic Keary en 1998, con el objetivo de prodigar las bondades de la circuitería a válvulas.

Keary tenía una larga trayectoria como productor e ingeniero, y construía su propio equipo. Diseñó Culture Vulture en un pub –en pocas horas–, y pronto se convirtió en un equipo hardware icónico. Casi una década después, y gracias a los consejos del guitarrista Ricky Sharo, The Solo Vulture comenzó a ser urdido.

De cara al guitarrista-productor, The Solo Vulture supone una adquisición más rentable, ya que con seguridad lo usará muchísimo en el estudio…

The Solo Vulture viene en un rack negro 2U de seis pulgadas de profundidad, que aloja tres válvulas. En la parte posterior se ubica la toma de corriente, y los conectores de entrada y salida (jacks de 1/4″). El panel frontal es serio y atractivo. Los niveles de entrada y distorsión se controlan con cuatro potenciómetros old school, y cinco controles redondos gobiernan los EQs, filtros y niveles de salida. Lleva una entrada DI para instrumentos, sobre jack de 1/4″, y junto al interruptor ‘Channel Switch’ se sitúa otro jack para un footswitch.

A la derecha están el interruptor de encendido y un bello señalizados de estado –el medidor está algo más al centro. Esta asimetría tiene un aspecto genial, el equipo se presenta robusto y listo para la carretera. Teniendo en cuenta la entrada de instrumento y la conmutación de canales, es evidente que The Solo Vulture tiene también a los directos en mente.

El momento de la válvula Thermionic

La máquina distorsiona su sonido usando válvulas. A diferencia de otros tipos de distorsión, la que es a válvulas puede ir desde una calidez sutil que incrementa el cuerpo y aporta «vida y color», a destruir por completo lo que toca. Este tipo de efecto es muy útil en el estudio, y empleado con sabiduría puede lograr que una mezcla salte de los altavoces.

Hay canales ‘Clean’ y ‘Dirty’ –con sus respectivos controles de nivel–, y es posible cambiar entre ellos con el footswitch o el interruptor frontal. The Solo Vulture acepta instrumentos (entrada frontal), o entradas balanceadas y no balanceadas (entradas traseras). El selector de nivel de entrada tiene una ganancia de 5-25dB, por lo que podrás introducir en él prácticamente lo que se te ocurra.

Thermionic Culture The Solo Vulture, distorsión a válvulas

El canal ‘Clean’ es el limpio, y ‘Dirty’ es donde ocurre la acción. ‘Drive’ sube hasta 11, igual que ‘Bias’, que gobierna el voltaje de la válvula para crear todo tipo de destrucciones de señal -algunas muy extremas.

‘Drive’ y ‘Bias’ son los más influyentes, pero el control ‘Distortion’, de cuatro posiciones, también es esencial para obtener lo que deseas: ‘T’ (Tríodo) añade distorsión suave de segundo armónico; ‘P’ (Pentodo) añade armónicos impares, con más garra; ‘SQ1’ tiende a lo extremo, es capaz de comprimir y machacar por completo, y ‘SQ’ es una especie de súper-distorsión que casi añade una octava adicional al sonido.

Hay tres controles de ecualización: ‘Presence’ ofrece dos niveles de realce en los medios-agudos; ‘Mid Lift’ permite cinco posiciones de realce de ‘Q’ alto, en torno a 1kHz; y ‘LPF’ es un paso-bajo con tres posiciones, para eliminar el caos en graves que se puede producir… todo tiene un perfecto sentido pero…

¿y cómo suena The Solo Vulture?

Lo primero que hicimos fue enchufar una Telecaster en la entrada frontal, y conectamos la salida ‘low level’ de Solo Vulture a un AC30. Ok, el canal ‘Clean’ es limpio. Al pasar al «sucio», en pocos segundos habíamos colocado ‘Drive’ en 8, ‘Distortion’ en ‘P’ y ‘Bias’ en torno a 0.2mA. Sin tocar filtros ni EQ, el sonido del ampli era seriamente bueno. Teníamos un sonido con mucho más cuerpo y fuerza del que nunca habíamos oído.

Obtuvimos un grado de satisfacción similar cuando usamos The Solo Vulture delante de un ampli Kemper Profiling. El único perfil que teníamos de un ampli Wallace Redhead sonaba mucho mejor, de manera instantánea. «Vulturizar» ritmos y bajos es igual de divertido –The Solo Vulture se integrará muy bien con el resto de equipo de tu estudio.

Su precio parece bastante en comparación con la variedad de pedales que hace un trabajo similar… Pero fíjate que escribimos «trabajo similar»

Sueños distorsionados

Lo sutil se le da muy bien. The Solo Vulture nos parece genial para añadir profundidad y fuerza a voces, de hecho, no hay nada que pase por esta unidad que acabe sonando peor. Quizá sobre-distorsionado, ¡pero eso será culpa tuya!

La opción de combinar el sonido limpio también es genial. Keary probó un control ‘blend’ junto al interruptor de canal, pero al final decidió que era mejor que el usuario decidiese por sí mismo.

Para la mayoría de guitarristas, esta es una compra lujosa. Pese a que The Solo Vulture suena increíble, cuesta 1.464 euros (ahora en oferta por 1.246 euros), y eso parece bastante en comparación con la variedad de pedales que hace un trabajo similar… Pero fíjate que escribimos «trabajo similar». De cara al guitarrista-productor, The Solo Vulture supone una adquisición más rentable, ya que con seguridad lo usará muchísimo en el estudio. De hecho, hay que tener cuidado, ¡resulta muy adictivo!

Precio: 1.464 euros (oferta promocional, 1.246 euros)

Más información: Sitio web de Funky Junk (español) | Thermionic Culture (inglés)

¿Bias? ¿Miliamperios?

El medidor de Solo Vulture no te presenta los niveles de entrada o salida. Keary es un adicto declarado a las válvulas, y es por ello que este medidor de la vieja escuela está calibrado en miliamperios, y mide la corriente que atraviesa la válvula 6AS6 (la responsable de la distorsión).

La mayoría de usuarios no distingue la diferencia entre una válvula tríodo y pentodo (más allá de que una tiene tres de «algo», y la otra cinco). Pero lo que seguro distinguirá es el sonido, y el hecho de que es electricidad de verdad lo que le da sabor y color a la señal.

Cuando entras en el mundo Thermionic Culture, asumes el «espíritu Keary», que cree que la válvula no sólo tiene un sonido delicioso, sino que también aporta amplitud en general.

Thermionic Culture The Solo Vulture, unidad de distorsión a válvulas
Un canal, cuatro sabores, The Solo Vulture ofrece distorsión a válvulas de primera calidad para los más exigentes. Una adquisición muy deseable para quienes aprecian lo que las válvulas pueden hacer en buenas manos...
Originalidad e innovación89%
Resultados sonoros92%
Facilidad de uso92%
Relación prestaciones / precio86%
Destacamos
  • Distorsión variable de válvula, con filtrado
  • Rack 2U para carretera y estudio, de construcción sólida
  • La capacidad de cambiar de canal lo hace ideal para guitarristas
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votes)
95%

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES