Sabor retro, valor funcional y belleza operativa envuelven el soberbio regalo de SuperflyDSP

La entidad no comercial SuperflyDSP hace su presentación en sociedad con estos cuatro efectos plugin en modalidad freeware. Y aunque puedes ver que ahondan en cuatro procesamientos tradicionales, su «cuidadoso diseño» y facilidad operativa les hacen hoy merecedores de toda tu atención.

Como puntos de gran atractivo a su favor, destacamos la compatibilidad multiplataforma con Windows, macOS y Linux, o su ofrecimiento estándar como VST3 de 32 y 64bit más AudioUnit. Eso implica un altísimo grado para que puedas usarlos con casi cualquier DAW de este mundo, sin importar sobre qué ordenador lo ejecutes.

No dejes de considerar su descarga e instalación, porque la operación de SuperflyDSP puede sorprenderte; además, no está nada mal disponer de esos efectos de modulación y tono unificados bajo una misma familia, y todos compartiendo un panel gráfico similar.

FlyingPhaser: Un phaser de estilo analógico

Este FlyingPhaser crea un efecto de filtrado de barrido suave y sutil. Modelado a partir de un filtro de tiempo variable de última generación, «este procesador nos proporciona un sonido analógico», aseguran sus creadores.

A modo de nota histórica sobre el phasing, recordemos que el primer efecto de este tipo fue lanzado en 1971. Y muy a menudo, el phaser es confundido con el flanger, que no es el mismo procesamiento. Como sugerencia nos dicen desde SuperflyDSP que para ajustar los controles deslizantes de FlyingPhaser, presionemos la tecla [Ctrl].

FlyingChorus: Toques de coro en sincro

Utilizado en exceso en los años 80, aunque de vuelta ahora con cierta tendencia, el procesamiento de chorus es un recurso habitual entre teclistas y guitarristas. La señal modulada suele mezclarse en cierta medida con el instrumento ‘seco’ original (su señal) para origina el efecto a voluntad.

En el caso del versátil, sencillo y bello SuperflyDSP FlyingChorus, tenemos además la opción de sincro al valor de BPM del anfitrión (un DAW casi siempre).

Stereo FlyingTremolo: Modulaciones multionda

Este trémolo en estéreo es capaz de generar modulaciones, también de inspiración analógica. Dicho efecto de ensanchamiento estéreo es conseguido al desplazar la forma de onda sometida a la vibración de tono. En este caso puedes cambiar la forma de onda para alterar la modulación, a elegir entre ondas triangular, en diente de sierra y cuadrada. La forma cuadrada, por ejemplo, es particularmente eficaz sobre pianos eléctricos –aunque tu experimentación te mostrará otros usos curiosos.

SuperflyDSP Stereo FlyingTremolo

Recordemos que el efecto de trémolo fue uno de los primeros procesamientos eléctricos sobre el audio. A principios de los años 50 del siglo pasado, muchas compañías comenzaron a incorporar este efecto en sus amplis de guitarra. También es habitual en amplificadores de teclados eléctricos, como Rhodes y Wurlitzer.

Automatic Flying-Wahwah: Retorno a los ’70

Un clásico de los músicos con pantalones de campana… También modelado sobre un filtro analógico de tiempo variable, este Flying-Wahwah te brinda un dulce sonido funky libre de aliasing. Y al igual que el resto de sus hermanos gratuitos de SuperflyDSP, tienes una fuente de modulación para la envolvente ADSR activada de forma automática: Eso implica que sólo has de ajustar el nivel de activación y luego tocar o reproducir. Por descontado, puedes echar mano opcionalmente de las dos formas de onda de modulación.

El famoso pedal wahwah fue creado en los años 60, sobre un principio de modelado de frecuencia, de modo que obtienes un sonido que imita a los formantes de la voz. Aparece con esmero en temas de Funk y P-Funk, acompañando a guitarras sobre todo, aunque las licencias de uso están en tus manos –así, tampoco resulta extraño escucharlo en el procesamiento de bajo o pianos eléctricos. El himno de los pedales wah quizá sería Theme From Shaft de Isaac Hayes (1971), la canción principal de la BSO para la película Las Noches Rojas De Harlem.

Detalles en común para todos los plugins de SuperflyDSP

  • Los cuatro plugins son automatizables al completo desde tu DAW
  • Soportan almacenamiento estándar de presets VST3
  • Relación señal-a-ruido superior a 120dB
  • Valores de aliasing por debajo de 120dB
  • Libres de artefactos y glitches
  • No emplean sobremuestreo ni downsampling
  • Bajo consumo de recursos CPU
  • Paneles gráficos intuitivos (serán redimensionables en próximas actualizaciones)
  • Compatibilidad con Windows, macOS y Linux
  • Soporte estándar VST3 (32 y 64bit), más AudioUnit y Linux x64
  • Las versiones x32 para Linux están en desarrollo

La instalación en Windows requiere que extraigas los contenidos del archivo ZIP sobre tu carpeta VST (la ruta por defecto es ‘C:Program FilesCommon FilesVST3’). Ten en cuenta que en el caso de Windows 7/8 quizá tengas que instalar la ‘Universal Runtime Library’ disponible en la propia actualización de Windows.

En el caso de Linux, sólo tienes que extraer los contenidos del archivo ZIP sobre tu carpeta VST, aunque la ruta apropiada dependerá de la distribución que estés usando. Si no supieses tu ruta, puedes averiguarla mirando en las preferencias de tu DAW.

¿Qué te parece este fabuloso regalo en forma de cuatro geniales procesadores? Escribe más abajo tus comentarios…

¡Descarga estos plugins!

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES