La técnica de la reducción de bits (bitcrushing) te solucionará más de una papeleta, en especial si andas escaso de ideas. Se trata de mermar con premeditación la calidad de tus samples de modo que suenen distorsionados e interesantes. ¡Procede con cuidado o rasgarás los conos de tus monitores!..

Hay dos variantes del efecto: aquella que se limita a añadir una componente de ruido blanco, y la que busca alcanzar una determinada altura tonal (en otras palabras, que resulte “tocable”).
Mirwais Amidzhai –uno de los niños mimados de Madonna– apostó por la degradación sonora en Definitive Beat (de su álbum Production). El tema se basa casi por completo en un loop rítmico. La fiesta se anima a medida que algunas partes se retiran para dar paso a un groove robótico, más granuloso que ese jabón que fabricaba tu abuela. ¿El truco? Bitcrushing, cómo no.
En el archivo de apoyo comenzamos con un loop de batería tomado del módulo Apple Logic ‘Ultrabeat’. Los siguientes fragmentos han sido obtenidos usando el bitcrusher del conjunto de efectos Yellow Tools Freedom, primero con una profundidad de 12bit, y luego con 6bit y 2bit. Logramos que se convierta en un sonido de altura tonal manipulable. Con este nuevo timbre puedes interpretar una línea solista o melódica en general.

Descarga el archivo de apoyo.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES