David Ahlund ripea durante la pasada feria NAMM con dos instrumentos que podríamos calificar de «básicos». Una vez más, el conocimiento de las máquinas, junto a la pasión de exprimir la vida interior que permanece dentro de cualquier instrumento, son los dos ingredientes que hacen grande a una interpretación sencilla. Algo de virtuosismo se encarga del resto…

Venga, deja tus comentarios sobre lo que acabas de ver.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES