Jupiter-4 fue el sinte que inauguró la legendaria serie Jupiter. Pero, mientras que particularmente el 6 y el monstruoso 8 alcanzaron el estrellato del techno, Jupiter-4 nunca logró ese prestigioso reconocimiento…

ESPECIFICACIONES
Osciladores Uno por voz, más un suboscilador
Polifonía Cuatro voces
Memorias Diez estúpidos presets y otras ocho programables
Arpegiador Arriba, abajo, arriba/abajo y aleatorio
MIDI ¡Oh!, nada en 1978
Salidas Línea estéreo, auriculares (con tres niveles), tres conectores para pedales (expresión, sostenido y VCF), disparo del arpegiador


JUPITER-4 FUE EL sintetizador que inauguró la legendaria serie Jupiter. Pero, mientras que particularmente el 6 y el monstruoso 8 han alcanzado el estrellato del techno, Jupiter-4 nunca ha logrado ese prestigioso reconocimiento. Lanzado en 1978 al precio de unos 2.200 euros, causó gran conmoción por tratarse de uno de los primeros sintes polifónicos de precio asequible. Pero recapacita, 2.200 euros de 1978… desde luego, todo ha cambiado mucho. Fue considerado como una unidad provista del último grito tecnológico y se expuso en miles de escaparates alrededor del mundo entero. Como su nombre indica, posee cuatro voces de polifonía y un teclado de cuatro octavas embutido en el clásico mueble de madera.

Allá por 1978, el diseño de Roland era muy diferente del que exhibe hoy. Aquel buque insignia tenía detalles de órgano casero, con sus perfiles de madera y los pulsadores en plástico de colores para acceder al arpegiador y a los presets. Antes de pulsar uno de éstos, casi crees que te va a salir un ritmo de bossa-nova. Lo que obtienes son auténticos escombros sonoros en forma de un piano poco convincente, una voz solista, un saxo y The Force… (porque Star Wars era entonces una novedad cinematográfica). El diseño es nefasto ya que los botones están colocados de una forma ideal para ser apretados con las piernas si te colocas muy cerca.

Otro elemento fuera de control es el knob de tono, también colocado debajo del teclado y que por mucho que lo intentemos, de ninguna manera puede ser controlado con la pierna.

Mala exhibición para un genio
Atrocidades estilísticas de esta categoría causaron una infravaloración general de JP-4… sin duda, todo un error. Debajo de esa capa de mala exhibición se esconde un sintetizador con cierta versatilidad y una enorme diversión.

Aunque sólo está dotado de un oscilador por voz, el suboscilador y chorus te ayudan a levantar el ánimo, y si decides que no es bueno como sinte polifónico, puedes considerarlo como un potente monosinte provisto de cuatro osciladores para una única voz. Fantástico. Añade una pizca de portamento y pronto JP-4 patinará y gorgogeará de la manera más satisfaciente. Además, como al seleccionar una velocidad muy alta para el LFO se produce de repente una distorsión extraña, ésta puede ser empleada para conseguir efectos muy originales.

Es posible introducir más o menos expresión por medio de la rueda de pitchbend, la cual puede ser asignada al VCO, al VCF o al VCA, o incluso a todos y al mismo tiempo, si así lo deseas. También tiene un fantástico arpegiador que se puede retener para experimentar la última sensación analógica sin manos.

Jupiter-4 fue sobrepasado en aproximadamente cuatro nanosegundos a medida que fueron presentados los sintes de finales de los 70. Pero la sensación sonora de Roland es algo que también está presente en esta antigualla y que se mantiene incluso en los sintes más nuevos y extendidos.

(Publicado originalmente en FM1 – Enero de 1997)


EXPEDIENTE RETRO: ROLAND JUPITER-4

Precio y disponibilidad
Las ofertas de Jupiter-4 no abundan, pero con un poco de suerte y una búsqueda diligente por los anuncios de segunda mano, encontrarás uno en un estado impredecible. Debes saber que un fallo común es la inoperatividad del VCA, así que desecha cualquiera que no responda a los cambios que hagas sobre los deslizadores del ADSR. Obviamente, es una máquina muy antigua y puedes encontrar alguno en un estado lamentable. Paga entre 300 (barato) y 450 euros (caro) por uno. Algunos aficionados y coleccionistas de sintes retro pueden inflar este precio. Es el sintetizador que se presta a ser vendido en un Cash Converters por 30 euros, pero olvida esta esperanza remota.

Maestros del pasado
Entre los incondicionales fans que se benefician del sonido divertido del antiguo Jupiter-4 se encuentran Heaven 17, Thomas Dolby, Meat Beat Manifesto, Phil Oakey y Globo.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES