Nuestra apasionante historia de la música electrónica continúa a medida que dejamos atrás la complejidad interpretativa del Theremin y llegamos al intento de popularizar y hacer más versátil aquel sonido con Ondes-Martenot. Aunque el auténtico éxito de masas se llamó Hammond

El pintoresco Ondes-Martenot -inventado en 1928 por el francés Maurice Martenot– era bastante parecido al mágico Theremin (lee su historia en nuestra anterior entrega), en cuanto a que utilizaba los mismos circuitos básicos para generar el sonido y emitía ruidos parecidos.

De todos modos, la extraña apariencia barroca de Ondes-Martenot -una especie de clavicordio con altavoces- contradecía el hecho de que era muy fácil tocarlo. Maurice Martenot quiso dotar a su instrumento de una expresividad musical similar a la del chello, del cual era un intérprete consumado.

Ondes-Martenot: el poder del anillo

Además del teclado «estilo piano», Ondes-Martenot también incorporaba un controlador de correa con un anillo que servía para imitar los glissandos tonales de Theremin, permitiendo a la vez melodías de gran precisión. Las posibilidades sonoras del instrumento original fueron ampliadas con el tiempo, al añadirle controles de timbre y altavoces conmutables.

Por ejemplo, el modelo de 1975 incluía cuatro altavoces que, por medio de muelles, placas y cuerdas, obtenían diferentes sonidos. Esas unidades imprimían timbres característicos que también podían modificarse con los controles incorporados al teclado desde su primer modelo. Todo ello contribuyó a que Ondes-Martenot fuera un instrumento mucho más versátil que Theremin, limitado a un solo sonido.

En cualquier caso, no pienses que el sonido se genera con sólo pulsar las teclas o mover el anillo. Para ello además hay que pulsar una tecla de intensidad con la mano izquierda, situada en un cajoncillo; y según se hunda más o menos dicha tecla (fabricada en cristal) se controla la dinámica o volumen, obteniendo además articulaciones rápidas o de staccato y lentas o legato, según la duración de la presión ejercida.

Partes de Ondes-Martenot

Partes de Ondes-Martenot: «Le Ruban» (a la izquierda) es el controlador de anillo, mientras que «Le Tiroir» es el cajoncillo que aloja varios controles, entre ellos la tecla «Touche d’intensité». No se ven los diversos altavoces «Diffuseurs», hasta cuatro en el modelo de 1975

Mientras que Theremin se escucha principalmente en la música pop y en obras sinfónicas de componente esotérico, el Ondes-Martenot sigue considerándose un instrumento orquestal, y así apareció en las bandas sonoras de las películas Los Diez Mandamientos y Lawrence De Arabia, por ejemplo

Otras famosas representaciones de Ondes-Martenot se incluyen en los temas The National Anthem y Where I End And You Begin de Radiohead, en momentos del álbum As Time Goes By de Bryan Ferry, en el corte Touch de Random Access Memories (Daft Punk) y en trabajos de Oliver Messiaen, Edgar Varèse, Pierre Boulez y Yann Tiersen, entre otros artistas.

Laurens Hammond: donante de órganos

Aunque tanto Theremin como Ondes-Martenot alcanzaron cierta popularidad en círculos orquestales, ninguno de los nuevos instrumentos electrónicos tuvo gran repercusión en la música popular. Todo eso cambió en 1935 cuando el americano Laurens Hammond construyó el primer órgano Hammond.

El órgano Hammond se ideó originalmente como una alternativa electrónica al típico órgano de tubos de iglesia, una idea que varios diseñadores estaban persiguiendo desde tiempo atrás. Cuatro años antes del lanzamiento del órgano Hammond, los franceses Armand Givelet y Eloy Coupleux habían diseñado con éxito el primer órgano electrónico, utilizando parte de la misma tecnología que más tarde utilizaría el Hammond. Sin embargo, los órganos Givelet-Coupleaux sólo triunfaron en Francia, mientras que el órgano Hammond alcanzó fama mundial.

Laurens Hammond

Laurens Hammond con su invento determinante: el órgano Hammond

El órgano Hammond empleaba la misma síntesis aditiva básica que su inmenso predecesor, el Telharmonium de Thaddeus Cahill, y cada nota disparaba una onda senoidal fundamental y unos cuantos armónicos. Los volúmenes relativos de los armónicos superiores se configuraban con los innovadores tiradores del Hammond, un sencillo conjunto de «deslizadores» de volumen que controlaban el sonido del órgano.

Según transcurrieron los años, el órgano Hammond fue actualizado para incluir nuevas funciones, como la percusión (un corto «pitido» al comienzo de cada nota), el vibrato y otra invención de Hammond: la reverberación a muelles o spring reverb.

Prometemos continuar con muchas más entradas de1.000 Años de Música Electrónica; mientras tanto, te dejamos con el acceso al resto de entregas ya publicadas de la serie.

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES