Una buena mezcla puede salvar un tema “normalito” y llegar a convertirlo en una obra maestra. Te mostramos cómo elevar tu sonido al siguiente nivel dominando el mezclador virtual que incorpora tu secuenciador…

TE PROPONEMOS UN experimento: fíjate en los instrumentos de tu estudio virtual y decide cuál tiene mayor influencia en tu música. ¿Es ese ROMpler de varios gigabytes? ¿O quizá el «rebanador» de loops? ¿Lo echarías a suertes entre esos dos sintes analógicos virtuales clásicos, o es tu sampler virtual?

Uno de los «instrumentos» que seguramente has pasado por alto es el mezclador virtual. A este útil dispositivo no se le suele dar la importancia que tiene; no solamente es fundamental para abordar cualquier proyecto , sino que quizá sea la herramienta más impactante y creativa que tienes a tu disposición.

El mezclador y el arte de la mezcla sirven para transformar las partes individuales en un tema terminado, ordenando, centralizando y dando cohesión a los diferentes fragmentos. La mezcla es la canción. Coge las mismas 16 pistas de audio, utiliza el mezclador para realizar una combinación distinta y tendrás una canción totalmente nueva –ésta es precisamente la idea básica que se esconde tras los remixes.

Si la mezcla es lo que define a una canción, entonces es fácil deducir que el mezclador es uno de los instrumentos más importantes que tienes a tu alcance. Su dominio es algo que puedes lograr siempre que tengas motivación, estudies los principios de la mezcla, le dediques tiempo y práctica, y lo más importante, desarrolles tus oídos –sin duda la herramienta más importante que tienes en el estudio. cm

Descarga el reportaje original en formato Adobe PDF

1.597KB

Publicado originalmente en Computer Music 72

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

Hacer Comentario

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES