La masterización es un arte contextual, y no entiende de fórmulas mágicas e intercambiables…

Mientras que las limitaciones físicos de los antiguos medios de reproducción ya no son la primera razón para el mastering de audio, la forma de pensar de un ingeniero de mastering sigue siendo la misma: añadir los toques finales a una grabación para que funcione bien en nuestro mundo, encontrando un balance entre margen dinámico, contenido en frecuencia e imagen estéreo.

Las labores de un ingeniero de mastering aseguran que una grabación sonará bien en una amplia variedad de sistemas de reproducción, soportando la codificación de un formato con pérdidas (MP3 o similares), y encajando en el contexto de un álbum.

Podría ser de gran ayuda que el artista provea un tema de referencia con un mastering objetivo, pues su ejemplo apuntará hacia la finalidad perseguida…

Pero es muy importante para un ingeniero el conocimiento exacto de las finalidades del artista. Algunos artistas quieren que sus producciones suenen brillantes, otros desean conseguir un amplio margen dinámico que contribuya al desarrollo de su música, y luego están quienes buscan una grabación competitiva en términos de loudness.

Podría ser de gran ayuda que el artista provea un tema de referencia con un mastering objetivo, pues su ejemplo apuntará hacia la finalidad perseguida, al tiempo que podrá ser empleado en comparaciones A/B durante el proceso de masterización.

TRUCO PRO
La funcionalidad ‘Matching EQ’ de iZotope Ozone es capaz de analizar un tema de referencia, extraer los ajustes de ecualización y aplicarlos sobre otra pieza musical, con la intención de conseguir una respuesta en frecuencia y un sonido similares. En la imagen superior de esta guía, iZotope Ozone 6 aplica una curva de EQ tomada de un tema rock sobre una canción en proceso de mastering.

Mastering  variable según el contexto musical

Si bien hay un mundo de “buenas prácticas” en cuanto al mastering de audio, los diferentes géneros musicales se benefician de la aplicación de una variedad de técnicas de masterización. Una producción dance quizá sólo contenga sonidos de sintetizadores y cajas de ritmo, pero una pieza de rock llevará guitarras, bajo, batería y voces… Tal diversidad de instrumentación se acopla después con técnicas de composición y arreglos que contrastan y que pretenden impactar en la audiencia de formas únicas. Así las cosas, el ingeniero de mastering necesita abordar los diferentes masters con una sensibilidad diferencial.

En un tema hip hop energético con un inmenso y retumbante bajo, la energía ha de ser mantenida y la pegada en graves debe ser la guía: todo ello requiere dosis de compresión multibanda sabiamente aplicadas. En la imagen que viene ahora, la banda de graves está siendo comprimida de una forma severa (2.7:1) para después realzarla en ganancia (2.0dB), con la intención de preservar su energía al tiempo que se mantienen unos niveles razonables.

Por otro lado, en los términos de una grabación de música clásica -donde el margen dinámico es la sangre vital del género- será necesaria una compresión muy sutil, si es que acaso hace falta alguna. En la siguiente imagen tenemos un ratio de compresión muy comedido (1.1:1) que es aplicado para reducir levemente la dinámica.

En el caso de un tema de rock duro que incluya una gran cantidad de guitarras con distorsión, la profundidad es la clave. La sensación de espacio es importante no sólo para crear un lugar de representación sonora, sino también para soportar la agresividad procedente de las guitarras.

Para contribuir al refuerzo de la sensación de profundidad, un ingeniero de mastering podría echar mano de la ecualización Mid/ Side, y realzar levemente la presencia lateral en agudos. Ello contribuiría a incrementar la sensación espacial sin alterar los sonidos centrados más importantes, como la pista de voces (fíjate en la próxima imagen que ilustra dicho procesamiento).

Cada género musical posee sus propios atributos instrumental, composicional y de arreglos, y todo ello demanda una sensibilidad diferente en el momento del mastering. Un análisis pormenorizado de los ajustes preset específicos para géneros que se ofrecen en iZotope Ozone bien pudiera ser una forma interesante de aprender acerca de las diferentes técnicas de mastering, al tiempo que se escuchan los resultados. Cada tema musical es único -y algunas canciones requerirán más ajustes mientras que otras se saldarán con pocos.


Prueba la suite Ozone y explora las formas en que la compresión multibanda y la ecualización Mid/ Side pueden ayudarte a conseguir un sonido profesional y pulimentado.