El desarrollador StillWell Audio ha presentado dos nuevos plug-ins que amplían la paleta de recursos de procesamiento de su catálogo. El primero es The Rocket, un compresor con una extraordinaria rapidez de respuesta, que según StillWell, «responde a leves variaciones dinámicas en cuestión de microsegundos, lo que lo convierte en varias miles de veces más rápido que la mayoría de compresores comunes».
Además, luce un aspecto muy cuidado, y presenta un parámetro con el que equilibrar el «ímpetu» de The Rocket (que añade mordiente y calidez a su caráter), así como los ajustes de ataque, relajamiento, umbral, compensación, filtro paso-altas y mezcla con la señal original para un toque de compresión paralela. Sus ratios se han fijado en 1:4, 1:8, 1:12, y 1:20, y cuenta con entrada sidechain.

El segundo es TinMan, programado por Schwa –¡sí, el de los plugs rusos!. Y se trata de un filtro auto-resonante con detección polifónica de tono y disparo individual de envolventes de ataque/ decaimiento. Si te has quedado igual, te diremos que su algoritmo es capaz de analizar e identificar hasta cuatro fundamentales presentes en un fragmento de audio, y asignar un resonador –o filtro resonante– a dichas fundamentales, con la posibilidad de ajustar el ataque y decaimiento de cada resonador. ¿Suena extraño? Bueno… júzgalo tu mismo:

Si alguno de ellos te interesa, ya están ambos disponibles en la web de StillWell Audio.
Y tendrás que pagar un precio de 41 euros (licencia comercial para cualquier secuenciador) o 21 euros (licencia personal sólo para Reaper) por The Rocket, y 43 euros (licencia comercial para cualquier secuenciador) o 21 euros (licencia personal sólo para Reaper) por TinMan.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES