Native Instruments nos ofrece el segundo vídeo de su encuentro con Jarre, repasando sus formas de creación musical con el muestreo, los efectos y la finalidad última de su música -divertirse al tiempo que la hace…

Desde Berlín, nuestros amigos de Native Instruments nos ofrecen el vídeo restante de su acción especial con el creador pionero, experto en sintetizadores y productor francés Jean-Michel Jarre. El nuevo vídeo retoma su conversación donde acababa el anterior documento, con un Jarre sincero que repasaba momentos estelares de su historia musical, y al hacerlo, la propia historia de la música electrónica.

Ahora, coincidiendo con el inminente lanzamiento de Electronica Part 2, el álbum que continua su proyecto de colaboraciones, Jean-Michel Jarre nos conduce por la evolución de las tecnologías del sampling y el delay a lo largo de cuatro décadas.

Los orígenes del sampling

En su juventud, arrancando en los primeros años 70 del siglo XX, Jarre empezó a experimentar con grabadores analógicos de cinta -la tecnología más avanzada en aquel momento para grabar sonido, manipularlo y reproducirlo. Jarre explica cómo el sampler Fairlight CMI inspiró el sonido de su álbum pionero Zoolook, para el que cortó samples vocales y los arregló a modo de sustento sónico.

Jarre se refiere a Kontakt como otro gran avance en la tecnología del muestro. Nos explica que el popular instrumento virtual de Native Instruments no sólo es un sampler, sino una plataforma donde puedes crear nuevos instrumentos. También destaca la importancia de los sonidos personales de sampling, e insiste en que “incluso cuando técnicamente sea peor, tendrá ese toque personal que no se puede sustituir”.

Delay, la magia de la repetición como efecto básico

El gurú francés de los teclados diserta en profundidad sobre los efectos delay, identificando de hecho a los delays y a las cámaras de eco como su “segundo instrumento”, y haciendo recaer sobre esas texturas la mitad del peso sonoro de su álbum clásico Oxygène. Nos comenta sus equipos predilectos en cuanto a delay, “dos grabadores Revox para crear retardos con cinta analógica”. Jarre también explica que nunca fue capaz de resucitar con plugins la claridad y el espacio de aquellos efectos analógicos, hasta que escuchó Replika, y reemplazó algunos de los plugins que había estado usando en las mezclas finales de su nuevo proyecto con este efecto software de Native Instruments.

El popular instrumento virtual Kontakt de Native Instruments “no es sólo un sampler, sino también la plataforma donde puedes crear nuevos instrumentos…” – JM Jarre

Al final del vídeo, Jarre comparte su experiencia labrada a lo largo de los años: comenta que las soluciones y la inspiración fresca que consigue con los productos de Native Instruments, le hacen sentir “como un niño ante un montón de juguetes nuevos”, y cómo el desafío de dominar estas nuevas herramientas hace que su creación musical siga siendo una diversión.

Puedes ver este vídeo especial sobre la imagen de apertura, o continuar leyendo nuestra transcripción completa con todas las declaraciones de Jean-Michel Jarre.

De los grabadores de la música concreta hasta el muestreo, Fairlight, Synclavier y Kontakt

“Mi primer instrumento fue una grabadora de cinta con un micrófono. Recuerdo que cuando tenía, no sé, unos 13 ó 14 años, usaba un antiguo grabador de cinta Grundig que mi abuelo me regaló, o quizá era un Telefunken. Grababa cualquier cosa que tocáramos, y después lo ponía al revés o ralentizado. Luego entré en el Groupe de Recherches Musicales, un centro de investigación musical que dirigía Pierre Schaeffer“.

“Pierre se convirtió en mi mentor. En realidad, Pierre es nuestro padre, es como el abuelo de toda la música electrónica. Abordaba la música con un concepto revolucionario, una idea sencilla: que la música no sólo está formada por notas o armonías, sino por sonidos. Es donde entré en contacto por primera vez con la música electroacústica, con lo que se convertiría en mi vida como músico”.

Pierre Schaeffer (Groupe de Recherches Musicales - GRM-INA)

Pierre Schaeffer (Groupe de Recherches Musicales – GRM-INA)

“Realmente, mi primer acercamiento fue lo que más tarde se llamó sampling. En aquella época, lo llamábamos musique concrète. Esto significa que se hace música con sonidos concretos, orgánicos y naturales. Por entonces, todos soñábamos con una máquina que facilitase el proceso de grabar y después crear tus samplesY un día apareció Fairlight. Fue como ver por primera vez en tu vida un avión o un coche. Porque, de repente, en lugar de pasar horas haciendo tus samples en cinta, podías grabar a tu perro y tocar sus ladridos en cinco octavas -aquello lo cambió todo”.

“Este instrumento me dio la idea, el concepto de mi álbum Zoolook, para el que quería hacer un álbum vocal pero sin cantantes. La idea era ir por todo el Mundo y grabar –samplear- varias voces y a distintos cantantes, y procesar esos sonidos para que fuesen parte de la orquestación y el propio arreglo. Obviamente, eso es algo que solo podía conseguir utilizando Fairlight”.

“Cuando hoy veo a Fairlight, lo miro con mucho cariño y amor. Imaginad que cuando querías grabar y samplear algo, 0.8 segundos era el máximo, ¡y a 8bit! Hicimos muchísimo con este instrumento. Y luego esa especie de vibratos que venían de la máquina, generaban algo fantástico que claramente no podías idear sin los límites del instrumento. Y entonces, el concepto antiguo del sampling se convirtió de golpe en la forma moderna de hacer música. Y dio lugar a un vocabulario para el futuro“.

“Hay dos extremos en la historia del sampling. Para resumirlo de una forma muy básica, Fairlight fue uno de ellos y Native Instruments Kontakt fue el otro…” Jean-Michel Jarre

“La otra máquina de sampling, que era aún más sofisticada, llegó un poco más tarde. Era Synclavier. En aquella época era como Mac contra PC. Estaba la tribu de Fairlight y también la tribu de Synclavier -dos tribus distintas. Yo elegí Fairlight”.

“La verdad, la siguiente fase del sampling después de Fairlight posiblemente fue Emulator. Porque Emulator -había tres modelos- funcionaba a 12bit y te permitía samplear sonidos más largos. Y cambió mucho. Todavía era algo muy crudo. Y después, en muy poco tiempo, empezaron a aparecer otros tipos de samplers, cómo no, hasta que llegó Akai S1000 y arrasó prácticamente con todo”.

“Aún uso Fairlight o Emulator porque tienen un sonido muy único. Es como una guitarra, la verdad. Es como si coges una Les Paul de principios de los 60. Tendrá un sonido especial que no posee la mejor Les Paul de hoy, como ya sabemos, y saben bien los guitarristas. Lo mismo ocurre con los instrumentos de muestreo. Porque al ser de 8 ó 12bit, haces las cosas de un modo distinto. No hay duda de que tiene un sonido distinto”.

“Hay dos extremos en la historia del sampling. Para resumirlo de una forma muy básica, Fairlight fue uno de ellos y Kontakt fue el otro. Ha supuesto un gran cambio, una gran innovación en la música. Kontakt no es solo un sampler, también es la plataforma donde puedes crear nuevos instrumentos. Así que no es sólo para músicos, también para desarrolladores. Y esa es la belleza de Kontakt“.

Native Instruments Kontakt

“Yo soy de Lyon, donde hay una gran tradición de cocina. Me planteo las técnicas de sampling como la cocina. Es lo mismo. La música electrónica es como cocinar. En lugar de usar especias, verduras y demás, usas frecuencias y texturas -y las combinas“.

“Y la verdad es que un instrumento como Kontakt es un concepto… Es como un horno para cocinar sonido. Es alucinante, genial. Crear tus propios samples es muy refrescante. Pasado un rato, te da pereza y crees que tienes un sonido genial de platillo, un sonido genial de esto o lo otro. Y usas los preajustes incluidos, coges los sonidos de la librería –pero eso nunca puede sustituir a tu propio sonido. Jamás. Aunque técnicamente sea peor, tendrá ese toque personal que no se puede sustituir. Mi consejo sería que hagas tus propios samples siempre que puedas“.

El éxito de Jarre recae sobre un sencillo efecto de repetición

“Ahora me toca hablar sobre delays. Mi primer instrumento fue el grabador de cinta. Quizá el segundo fue una cámara de ecos o delays. Y para mí, el delay insuperable -siempre acabo usándolo- venía de dos Revox, haciendo delays con cinta analógica”.

Este sonido probablemente suponga el 50% de mi álbum Oxygène, porque el 50% se hizo con delays. Me obsesiona el sonido de los delays, he pasado años intentando encontrar uno digital y uno en plugin que me satisfagan. Pero no lo encontraba. Los delays digitales eran demasiado automáticos y mecánicos. Hasta que di con uno, llamado Replika“.

“Cuando buscas texturas y quieres lograr la riqueza y los armónicos reales al crear un delay, y quieres que ese sonido con delay, que ese evento posea el contenido armónico perfecto. Es muy difícil hacerlo digitalmente, usando plugins. Y ahora, incluso en los temas ya terminados del álbum, antes de hacer la mezcla final, cambié por Replika varios plugins de otros fabricantes que estaba usando“.

Delay plugin gratis Replika, el regalo navideño de Native Instruments

“De repente, conseguí más claridad y también más espacio. Porque yo realmente uso los delays para crear espacio, no necesariamente para crear los efectos rítmicos. Así que no dejaba de volver al Revox y al proceso analógico, a la cinta, porque era lo único que me aportaba esta especie de amplitud. Para mí era como resaltar el efecto estéreo. Todo esto lo encontré en Replika“.

“El trabajo con plugins te facilita mucho reordenar las cosas y cambiarlas, cambiar la cadena de efectos. Y también la cadena de parámetros dentro del propio plugin. Los plugins también te permiten hacer cosas extremas”.

“Lo peor en cualquier forma de arte es acabar preso de tus hábitos, volver al estudio y hacer lo mismo. Native Instruments siempre me ofrece distintas soluciones y me anima a desafiarme. Es emocionante. Me siento como un niño ante un montón de juguetes nuevos. Salvo que, cuando creces, los juguetes son un poco más serios -pero nunca debe dejar de ser divertido”.

El Viaje De Jean-Michel Jarre, Native Instruments (español)

Electronica 1: The Time Machine, el álbum

Jean-Michel Jarre, aventuras entre sampling, delay y cómo divertirse creando música