Grabación digital, niveles y headroom

La llegada del audio digital marcó un punto de inflexión en la industria audiovisual. Desde los estudios hasta los espectáculos en directo, la grabación digital revolucionó todo el sector y facilitó la tarea a profesionales y aficionados -refresquemos hoy los conceptos sobre niveles…

Grabación digital, niveles y headroom

Con sólo echar un poco la vista atrás y pensar en la cantidad de hardware, soportes de grabación y su consecuente manipulación, traslado, etc, te das cuenta de la sustancial mejora del cambio. Si bien es cierto que el eterno y nostálgico dilema de que “lo analógico suena mejor” estará presente en nuestras conversaciones, tampoco vamos a negar la comodidad y posibilidades que nos ofrece el audio digital.

Pero dejando de lado este interesante debate que puede dar para futuros artículos, entremos ahora en un tema algo delicado y muchas veces tomado a la ligera. Hablamos de los niveles del audio digital y cómo afectan a nuestras grabaciones…

Nivel nominal en equipos

Vamos a empezar con el nivel nominal al que suelen trabajar los equipos. Para los entendidos en el tema del audio -y aunque no seas un erudito te lo explicaremos-, el nivel nominal de los equipos profesionales se sitúa en +4dBu, mientras que el de los equipos domésticos (no profesionales) opera sobre -10dBV. Todo esto implica que el nivel nominal de los equipos profesionales –su punto óptimo de trabajo– es mucho mayor, aunque cada nivel estará fijado por el fabricante. Este nivel más alto permite trabajar con margen suficiente antes de llegar al punto de distorsión, y es un nivel que se sitúa muy por encima del ruido de fondo que puede provocar la propia circuitería del equipo.

El nivel habitual de +4dBu (1,228V) es el que encontramos en muchos equipos profesionales -aunque éste puede variar según cada fabricante y suelen especificarlo en su manual. Al trabajar con mesas analógicas, veremos que el punto cero del medidor corresponde al nivel nominal de la mesa (que serán esos +4dBu asignados). Todo el rango o techo dinámico del que disponemos antes de llegar a distorsionar se conoce como headroom, y habitualmente se sitúa entre los 10 y 25 dBu, por supuesto dependiendo el fabricante, claro está.

Esto se traduce directamente en que un sistema analógico nos permitirá trabajar con señales de entre +10 y +25dBu sin alcanzar los valores donde aparece la distorsión de señal. Echa un vistazo a este ejemplo…

Especificaciones técnicas de una mesa Behringer X32

Especificaciones técnicas de una mesa Behringer X32

Según las anteriores especificaciones, el nivel de salida nominal está en +4dBu, y nos indican que su nivel máximo se sitúa en +21dBu… ¿Qué significa esto? Pues que hasta alcanzar el punto de distorsión disponemos de un margen (techo dinámico o headroom) de +17dBu. El cálculo es fácil, réstale al máximo de +21dBu los +4dBu de salida nominal y obtendrás el headroom de ese equipo en cuestión.

Pasando al audio digital

En el momento que convertimos nuestra señal al mundo digital (conversión A/D), ésta pasa de medirse en dBu a ser calculada en dBFS (conocido como deciBelios a Fondo de Escala o Full Scale). Aquí los valores son absolutos, el nivel máximo es cero. Si sobrepasamos el cero en digital, estamos distorsionando la señal, y qué decir sobre lo horrible que suena la distorsión digital…

Trasladando el ejemplo anterior de la mesa Behringer X32 al mundo digital y sabiendo que su nivel máximo es +21dBu, resulta que los 0dBFS corresponderán a esos +21 dBu y que los +4dBu de nivel nominal serán -17dBFS -nuestro rango de headroom.

Grabación digital y malos hábitos

Con la llegada de la grabación digital, ha proliferado otra manera de trabajar y, al mismo tiempo, se están instaurando prácticas no muy aconsejables en las sesiones de grabación. Durante la grabación analógica se busca el mayor nivel de captura debido al limitado rango dinámico de la cinta y el mayor ruido de fondo de ésta. Pero hoy, no tiene sentido forzar una sesión de grabación hasta esos extremos.

Muchas grabaciones profesionales actuales se hacen a una resolución digital de 24bit, y esto implica que el rango dinámico es de unos 144dB (a razón de unos 6dB por cada bit de resolución). Con este margen tan amplio, lo recomendable sin duda es trabajar con picos de grabación entre -20 y -12dBFS – y nos referimos sólo a los picos. Aún con estos niveles, dispondremos de un rango dinámico de 124dBFS -un margen más que suficiente para cualquier material sonoro.

El trabajo con dichos niveles de grabación asegura que todos los futuros procesos (EQ, compresión, etc) sean mucho más óptimos y eficaces. Los plugins tienen sus propios niveles nominales y, si les entregamos una señal muy alta, posiblemente nos devuelvan un sonido saturado o cerca de estarlo, además de no rendir en su cometido como debieran.

Con los equipos hardware ocurrirá lo mismo, un nivel muy alto acabará generando distorsión en su salida. No habrá mayor problema si lo que buscas es un sonido extremo con distorsión premeditada, pero si eso está lejos de tus intenciones, no tendrá ningún sentido la grabación a unos niveles tan elevados.

Sabemos que la actual loudness war o guerra del volumen trae de cabeza a muchos productores, pero que suene más alto no significa que suene mejor. Relaja tus niveles, disfruta del headroom y las posibilidades de mezcla que ofrecen unos niveles adecuados. Tus proyectos y tus plugins lo agradecerán, así como tus oídos, que a fin de cuentas son tu mayor y más preciada herramienta de trabajo.

 Extensión formativa con CPA 

Si te interesa la grabación de audio, quizá te guste conocer lo que te ofrece el Curso de Postproducción de Sonido de CPA Online. Su formación te permitirá desarrollar tu carrera profesional en sonorización de proyectos audiovisuales, estudios de grabación y sus procesos de edición, mezcla y postproducción de audio. Obtendrás la capacitación para sonorizar profesionalmente spots de televisión, videoclips, cuñas de radio, montajes audiovisuales, cortometrajes, películas y otros trabajos.

Más info: Curso de Postproducción de Sonido de CPA Online

 


Este contenido se publica bajo licencia expresa de la empresa de sonido e iluminación Producciones El Sótano. Su autor, Jorge Sastrón, es Profesor en la escuela CPA Online.