“¡Me refiero al tratamiento acústico, no al aislamiento sonoro! Se trata de conseguir un entorno de trabajo que reproduzca el sonido de la manera más neutra posible”.

Florian Meindl, el creador musical, productor y DJ afincado en Berlín, y dueño de FLASH Recordings, tiene algo que contarte sobre técnicas de acondicionamiento acústico… “Me gustaría comentar algunas cuestiones relativas a la acústica de los estudios y al tratamiento de las salas, porque casi nadie se toma estos asuntos en serio, al menos en el mundo de la música electrónica. Muchos productores que trabajan en estudios de proyectos se escudan en conceptos erróneos o en simples excusas”.

“Sólo importa el resultado musical y cómo te sientas en el estudio. La mejor solución, bajo mi punto de vista, sería una sala optimizada acústicamente, con una respuesta de reverberación corta por todo el espectro que me permita juzgar la cantidad de reverb que voy a añadir a una producción, a ajustar la duración perfecta de un bombo, etc. Además, ese espacio propiciará un campo estéreo mucho más preciso”. 

“Si estás acostumbrado al sonido de las salas reverberantes, necesitarás algo de imaginación durante las primeras semanas que trabajes en un estudio seco y optimizado, porque nuestro cerebro tiene muy asimilada la reverb natural. Poco a poco, serás más consciente de que estás en un entorno seco y neutro, así que serás capaz de imaginar cómo suena un bombo breve en un club o en una gran rave”.

“¿Por qué debes tratar acústicamente tu sala? Te contaré lo que opino acerca de algunos falsos mitos muy extendidos:”

‘Si los clubes no tienen un sonido perfecto, habría que hacer música para clubes en circunstancias similares’.
“Eso es cierto en muchos casos, pero ten en cuenta que un club también puede sonar de maravilla si tiene algún tratamiento acústico –sobre todo, cuando está lleno de público, cuyas ropas y figuras redondeadas actúan como absorbentes y difusores naturales. De hecho, que un club suene mal no implica que tengas que producir música en una sala que también suene mal. Desde luego, conviene que tengas la opción de imaginar cómo sonaría tu tema en un club con una acústica deficiente, pero cuando haces música necesitas una ruta limpia y neutra desde la fuente de sonido hacia los oídos”.

‘La inversión en tratamiento acústico debería ser muy inferior al coste de los equipos de un estudio’.
“Ni mucho menos. Antes de adquirir un interface de audio de 5.000 euros o cualquier otro equipo muy caro, deberías aplicar primero un buen tratamiento acústico. Si tu sala suena de pena y las frecuencias de 60Hz suenan el doble de fuertes que las de 70Hz, ¿cómo vas a notar la diferencia entre los mejores equipos y los más baratos?”

‘Si te acostumbras al sonido deficiente de una sala y lo conoces por completo, serás capaz de tomar las decisiones de mezcla adecuadas’.
“El sonido reflejado tiene un comportamiento demasiado complejo para que llegues a acostumbrarte al mismo de una forma aceptable. Debes tener en cuenta todo: no sólo la respuesta irregular en frecuencia, sino también los ecos agitados y una reverberación más larga en bajas que en altas frecuencias. Además, serás incapaz de ajustar la cantidad correcta de una reverb virtual en tu secuenciador si las altas frecuencias que refleja tu sala ya suenan más altas que el propio plugin“.

“A un nivel técnico, ¿a qué me refiero con una sala seca y neutra? Cuando estoy dentro del punto de escucha ideal (sweet spot), quiero recibir la mayor cantidad posible de sonido directo de los altavoces y sólo un poco procedente de las paredes y otros objetos. Resulta casi imposible conseguir una sala 100% seca, y además provocaría una sensación muy poco natural. Se utilizan para probar altavoces y otras tareas científicas, pero nosotros hacemos otra cosa. La gente no suele sentirse bien en una ‘sala muerta’ como ésa, porque escucha incluso cómo fluye su propia sangre”.

“Si has colocado los altavoces en la posición adecuada, tendrás que mitigar tres problemas básicos…”.

Flutter
“Si tu sala tiene paredes paralelas planas, bastante separadas entre sí, notarás un extraño tipo de delay denominado flutter-echo, o ‘eco agitado’, similar a un plugin de delay con un tiempo de retardo muy corto y una larga realimentación. Sólo suele manifestarse a frecuencias medias y altas”.

Ondas estacionarias
“Este fenómeno es propio de salas que tienen paredes paralelas sólidas y frecuencias graves problemáticas. Como consecuencia, la respuesta en graves está desequilibrada en el espectro de frecuencias. En función de la distancia que haya entre las paredes, la sala rebotará ciertas frecuencias con más amplitud que otras”.

“Por lo tanto, tendrás más problemas para decidir cuántos graves necesita tu mezcla y además sufrirás una reverberación no deseada en bajas frecuencias, de modo que serás incapaz de elegir la duración perfecta para tu bombo”.

Demasiado tiempo de reverb por todo el espectro
“Antes de abordar este problema, conviene explicar cómo viaja el sonido desde los altavoces hasta tus oídos… Cuando la membrana presuriza las primeras partículas de aire, emite una onda sonora dirigida directamente hacia tus oídos, que denominamos ‘sonido directo’. Las demás ondas se distribuirán por las paredes, el suelo, el techo y objetos de la sala, donde rebotarán en forma del ‘sonido reflejado’ que llega a tus oídos”.

“Si pulsas ‘Mute’ en tu controlador de monitores, silenciarás los altavoces y el sonido directo desaparecerá casi de inmediato, pero los sonidos reflejados todavía seguirán su tránsito por la sala y llegarán a tus oídos algún tiempo después, uno tras otro, hasta que la energía de las ondas sonoras disminuya tanto que resulte inaudible –tarda en torno a un segundo en una sala de tamaño intermedio sin tratamiento acústico”.

“Aquí tienes varias sugerencias para resolver esos tres problemas…”

Absorbentes de medios-agudos
“Estos elementos acústicos están disponibles en una gran variedad de formas y materiales, aunque los más habituales están hechos de espuma acústica o de una estructura entrelazada combinada con microfibra”.

“La absorción reduce la velocidad de las partículas de aire en movimiento. Imagina una onda sonora presurizada a un lado del material y aire en movimiento al otro, separados por una distancia equivalente a la mitad de la longitud de onda”.

“Como las partículas de aire son incapaces de moverse más cuando se topan con una superficie sólida, hay que presurizarlas. Los absorbentes sólo ralentizan el aire en movimiento y, por lo tanto, también reducen su presión. Los absorbentes de las paredes laterales de mi estudio tienen una forma trapezoidal que les permite absorber desde las frecuencias medias inferiores hasta las altas frecuencias”.

Trampas de graves
“Hay dos tipos básicos de trampas de graves. Los ‘resonadores de Helmholtz’ son grandes cajas con agujeros que cancelan frecuencias concretas. Las otras trampas están hechas de espuma y amortiguan los graves no deseados dentro de un cierto espectro de frecuencias”.

“Yo combino los dos tipos. Cuanto más grande sea una trampa de graves, será capaz de absorber frecuencias más bajas”.

Difusores
“Los estudios utilizan difusores porque un exceso de absorción provocaría un sonido muy seco. Además, el sonido difuso suena mucho más natural que las reflexiones procedentes de una pared plana. Los difusores suelen combinarse con absorbentes o, más a menudo, se colocan detrás del productor –y del punto de escucha ideal”.

“Yo tengo un ‘difusor de residuo cuadrático’ de madera, situado unos dos metros detrás de mi punto de escucha ideal. Lo hice yo mismo –es precioso y enorme; en total, está formado por 384 piezas… ¡y pesa unos 80kg!”.

“Después de hacer los deberes, sólo tendrás que situarte en el punto de escucha ideal. Recuerda, no hace falta que tu sala suene perfecta por todas partes, sólo buscamos el punto de escucha ideal más neutro posible”.


¿QUIERES LEER MÁS CONSEJOS? Accede a nuestro archivo repositorio de trucos de producción…

Sobre El Autor

Avatar de José Antonio Álvarez

Periodista especializado en tecnología, ingeniero y productor, José Antonio Álvarez fundó FutureMusic y Computer Music España en 1997 y 1998, respectivamente, junto a la plataforma online que incluye esta web, la red SONICspace y otras extensiones editoriales.

 LA OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES... 

Escribe tus comentarios