La gran corriente del New Age tiene a la irlandesa como su indiscutible madrina -ante el inminente lanzamiento de su octavo álbum, te contamos diez hechos curiosos sobre la música de Enya…

Más allá del rock y el pop, el hecho de vivir en una ‘aldea global’ y la asimilación de los sintetizadores, samplers y nuevas ideas de producción en los años setenta y ochenta, propulsaron una reinvención de géneros musicales pre-existentes y nuevas definiciones que sustentaran su crítica. Uno de esos fenómenos globales fue el llamado New Age, que encontró y sigue teniendo a Enya como adalid y motor espiritual.

Ahora que parece muy próximo el lanzamiento de su octavo álbum de estudio, creemos que es el momento perfecto para repasar diez aspectos muy interesantes que conciernen a la música de Enya y la tecnología escondida tras sus etéreos y hechizantes mundos electrónicos.

1 → No hay mal que por bien no venga…

Enya debutó en la música como teclista de Clannad, la formación integrada por sus hermanos y tíos, por sugerencia de Nicky Ryan, que ya veía algo en ella. Ryan era mánager e ingeniero de sonido del grupo desde 1975. Sin embargo, la visión musical de Nicky Ryan sobre Clannad acabó siendo demasiado transgresora frente al gusto por las raíces celtas de Ciarán, hermano mayor de Enya y líder del grupo.

Por esa desavenencia y otras, Nicky Ryan se desvinculó de Clannad en 1982, e invitó a Enya -que apenas llevaba dos años con ellos- a que le acompañase en una nueva aventura musical que había diseñado a la medida de los talentos que él adivinaba en su persona.

La historia acabó bien porque -adivínalo- Enya aceptó el reto, a pesar de implicar para ella una desvinculación casi total con su familia a partir de aquél momento. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Nicky Ryan es un factor tan importante del sonido Enya como nuestra propia protagonista.

Una de las poquísimas imágenes disponibles de Enya con Nicky Ryan

Una de las poquísimas imágenes disponibles de Enya con Nicky Ryan

2 → ¿Etiqueta New Age o sonido único?

Enya nunca se ha identificado con el término New Age. Según su opinión, fue una denominación para una música que no se supo etiquetar de otro modo. Por una parte, esa música se inspiró en las raíces celtas de su tierra y en los cantos eclesiásticos de su niñez -desde el principio, una mezcla de lo pagano y lo divino. La música clásica y sus estudios de piano, que moldearon el gran talento para la melodía y la armonía de Enya, son otro componente: cuando era niña y ya como adolescente, repetía escalas al teclado en sesiones interminables, mientras sus hermanos tocaban al aire libre.

Pero quizá lo más importante para los seguidores de FutureMusic.es, es que Enya nunca desdeñó las posibilidades de los sintetizadores, nuevos instrumentos musicales de su tiempo; su hermosa y versátil voz, genialmente grabada y mezclada en varias capas, quedó enmarcada en aquellos sonidos sintetizados, una idea que siempre había estado rondando la cabeza de Nicky Ryan. El resultado de todo esto fue que, sencillamente, nunca nadie antes había escuchado nada igual. Y así acabaron calificándolo desde fuera como New Age.

Enya, Roland Juno-60

3 → Electrónica: los sintetizadores de Enya…

Habiendo abordado ya el plano de la tecnología, te preguntarás cuáles son los principales sintetizadores que ha usado Enya en su carrera. Con toda seguridad podemos citar a Roland Juno-60 (esos arpegios rodantes de Storms In Africa), Yamaha DX7 -por sus sonidos acampanados-, E-mu Emulator II, teclados de Kurzweil, y por descontado, Roland D50 con el empleo más evidente de los familiares patches de pizzicato de Orinoco Flow.

No haría falta mencionar su propia voz -que utiliza como su mejor instrumento- y las siempre presentes líneas de piano. Enya es la única compositora, e intérprete de todos sus temas originales, así como arreglista de todos ellos, junto a Nicky Ryan.

Nos preguntamos qué repercusiones tendrá la renovación tecnológica de Aigle Music -el estudio de Nicky Ryan– en el sonido del inminente octavo álbum de Enya

4 → Comienzos difíciles

Los inicios de Enya, sin embargo, no fueron ni mucho menos fáciles, y nadie podía prever el éxito planetario que llegaría después. El banco no les concedió crédito (¡aún se estarán lamentando allí!), y Roma Ryan y Nicky tuvieron que empeñar todos sus ahorros en la construcción de un estudio de grabación en su residencia en Killiney, conocido desde entonces como Aigle Music.

La propia Enya y Roma -esposa de Ricky- colaboraron en montar el nuevo estudio y en el montaje de la consola de mezcla. Según comentó Nicky, si aquella aventura no hubiera resultado, habrían acabado en la bancarrota. Hazte una idea de las dificultades de aquellos días: al principio, Enya sólo podía grabar en los huecos que estaban libres entre las sesiones de otros músicos.

Enya literal Watermark

5 → La música es lo primero

Según diversas entrevistas, la música es lo primero en la vida de Enya. Ante esto ha sacrificado cualquier otra consideración. No ha tenido hijos ni se le ha conocido pareja -pero la irlandesa no le da más importancia. En sus propias palabras, «la decisión no fue difícil». Estaba convencida de lo que quería, y de que «tenía que dedicarse en cuerpo y alma a lo que más le gustaba para hacerlo bien».

Aunque dice tener poco tiempo para aficiones, le gustan los gatos, la Música y el Cine clásicos, pintar, viajar y… los castillos. Vive entre almenas, de hecho, en una fortaleza que renombró como Manderley, a no mucha distancia del búnker Aigle Music de Nicky Ryan, un sueño que pudo cumplir desde que conoció el éxito comercial inesperado con su trabajo.

6 → La importancia de unos buenos arreglos

La carrera de Enya siempre ha estado relacionada con la Historia, la Literatura, el Cine y la Televisión. Uno de sus primeros trabajos fue la banda sonora de The Frog Prince, aunque Enya y Ricky quedaron bastante desencantados con el resultado, ya que tuvieron poco protagonismo en los arreglos. Si bien ‘el sonido Enya’ que vendría después ya se anticipaba en uno o dos temas, quedó bastante desdibujado por unos arreglos que hoy suenan demasiado convencionales.

Enya Press The Celts CD

7 → Músicos para hacer música

Sin embargo, para la banda sonora de Los Celtas (The Celts) -la serie documental para la BBC, su siguiente encargo- tuvieron más suerte y les dejaron arreglar los temas. El resultado fue un álbum que alcanzó a Rob Dickins, Presidente de Warner Music por entonces, que se enamoró de aquel sonido y quiso ficharla al momento para su sello.

Alguien corrigió a Dickins señalando que estaba loco por fichar a alguien que sonaba tan alejado de las corrientes musicales imperantes del momento, y ahí quedó la famosa frase de Dickins: «A veces fichamos a músicos para hacer dinero, y otras para hacer música: Enya es de los segundos».

Años después, el director James Cameron quiso contar con Enya para la BSO de la oscarizada Titanic -pero Enya rechazó la invitación por problemas de agenda. Al final, el encargo recayó en James Horner, que realizó un trabajo magnífico inspirándose en material diverso, incluidos algunos temas de la etapa de Enya en Clannad.

8 → Enya, la elfa

Siguiendo con el Cine, la participación de Enya en la adaptación cinematográfica de El Señor De Los Anillos: La Comunidad Del Anillo no fue para nada casual. Los ambientes oníricos que habitan su música tienen mucho que ver con el tipo de magia que emana de la obra literaria de Tolkien, habiendo titulado incluso uno de sus temas como Lothlorien.

Enya ha declarado haber leído la obra de El Señor De Los Anillos en varias ocasiones durante su infancia. Seguro que no nos equivocamos cuando afirmamos que May It Be es uno de sus temas lentos más celebrados en todo el mundo.

Sitio web oficial de Nicky Ryan, con panorámicas de Aigle Music

Sitio web oficial de Nicky Ryan, con panorámicas de Aigle Music

9 → Remodelación tecnológica, y el impacto sobre lo que llegará

En el estudio de Aigle Music han sabido adaptarse a los nuevos tiempos -nobleza obliga. Así, para la época del lanzamiento del que hasta ahora es el último álbum de estudio de Enya, And Winter Came, Ricky Ryan declaraba que en ese momento estaban haciendo una remodelación total del estudio de grabación: habían hecho seis discos con la tecnología que tenían antes, y que cuando acabaron And Winter Came decidieron cambiar toda su tecnología antigua.

La cuestión obvia que ahora nos surge es ¿qué repercusiones tendrá esa renovación de tecnología y medios en el sonido y características del inminente octavo álbum de Enya? Parece que no tendremos que esperar mucho para comprobarlo…

«A veces fichamos a músicos para hacer dinero, y otras para hacer música: Enya es de los segundos…» – Rob Dickins | Warner

10 → El octavo álbum está cerca

El momento para saber más detalles sobre este nuevo álbum parece estar a la vuelta de la esquina. Hace pocos días, tuvo lugar un evento VIP en el que, supuestamente, Enya presentó este nuevo trabajo ante un grupo reducido de allegados. Remontándonos a 2011, Ricky Ryan lanzó unas declaraciones a la Prensa, diciendo que al menos una parte del siguiente álbum se grabaría en Abbey Road; incluso se habló de una posible primera gira mundial de Enya. En diversas entrevistas, la irlandesa siempre se ha mostrado dispuesta a ello, dejando claro que algún día podría llegar el momento adecuado.

Hasta el propio George Lucas -uno de los fans más conocidos- ofreció a Enya el apoyo técnico y visual de la factoría de sueños Industrial Light & Magic si se decidían a llevar su música a los escenarios. A día de hoy, sin embargo, todo son rumores, y por no saber, ni siquiera conocemos el nuevo álbum. En un aura de misterio, muy característica del universo de Enya, ya se puede escuchar un breve fragmento de 23 segundos desde su sitio web oficial.

La función de sonido está limitada a 100 caracteres

 ¿Tienes algo que decir?

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES