El paso de la Yamaha 40th Synth Expo nos dejó extasiados: recordamos la gama histórica de sintetizadores Yamaha DX7 cuyos tonos FM resonarán para siempre…

No todos los días tienes la oportunidad de levantarte y acudir a dos tiendas para tocar “a tu bola” dinosaurios como Yamaha DX7 y DX1, CS-80 y CS-40m. Justo eso ocurría en Junio de 2015, cuando Yamaha decidía ponernos los dientes largos trayéndonos cuatro máquinas míticas desde Frankfurt hasta Letusa (Madrid) y Torres Music (Valencia).

Y si algo bien recuerdan nuestros oídos tras esos dos mágicos eventos, es que los sintetizadores Yamaha DX7 y derivados con su síntesis basada en Modulación en Frecuencia (FM) son equipos fabulosos para recrear la mayoría de sonidos característicos de los años 80 -ya sabes, campanas, colchones brillantes, metales sintéticos, pianos Rhodes “de pega” y muchos más.

Sin embargo, y todo hay que recordarlo, los sintetizadores Yamaha DX7 también se caracterizaban por unos sistemas operativos bastante confusos y complicados en cuanto a la programación de sonidos, así que conviene que te armes de paciencia si lo que quieres es aprender a manejar alguno de aquellos modelos.

Sintetizadores FM: la hegemonía de Yamaha DX7

De una forma inequívoca, cuando pensamos en sintetizadores FM, siempre nos acordamos de la gama Yamaha DX: y cualquiera que ande en busca de aquellos tonos no se equivocará si opta por cualquiera de aquellos modelos que supusieron éxitos comerciales, algunos de ellos hoy bastante comunes en el mercado de ocasión.

Esta familia dorada incluye un montón de máquinas, desde el enorme DX1 que vimos recientemente hasta los más reducidos (en tamaño y características) DX5, DX9, DX11, DX21 y DX27, y por supuesto, la línea clásica formada por el modelo DX7 original con panel de membrana y el trío secular DX7II/S/FD. Todos ellos aún se las arreglan para sonar de maravilla, aunque como es lógico, los modelos más caros ofrecen más funciones.

DX1, junto a CS-80 (izda) y CS-40m en Yamaha 40th Synth Expo

DX1, junto a CS-80 (izda) y CS-40m en Yamaha 40th Synth Expo

Entrando en detalles, hoy no es difícil localizar teclados DX7 o el pequeñín DX100 por cantidades de entre 275 a 400 euros. Las versiones más antiguas de Yamaha DX7 implementan rugosos convertidores de 10bit que aportan una atractiva aspereza al sonido, mientras que los fantásticos patches que disparan las miniteclas de un DX100 contradicen por completo su diminuto tamaño.

En la vertiente del software, un editor dedicado como MIDI Quest 11 siempre es de una ayuda inestimable, mientras que un sinte virtual como Native Instruments FM8 es capaz de abrir y organizar patches de cualquier modelo DX -hay millones de patches DX, literalmente, en las oscuras aguas de Internet.

Tras la senda DX: modelos minoritarios y otras opciones

Echa un vistazo, además, a otros sintetizadores FM desprovistos de teclados, como TX7 (un DX7 de escritorio), TX802 (un DX7II en rack), TX816 (hasta ocho DX7s en rack) y TX81Z, una especie de DX11 en 1U rack, muy económico y que suena bastante bien, aunque de cierta dificultad a la hora de programarlo.

Nosotros seguimos disfrutando con otros modelos más modernos de Yamaha que también se basan en síntesis FM, como SY/TG77, SY99, V50, el fabuloso rack FS1R de 1998 que incluye además síntesis por formantes, y DX200, el último sintetizador FM hasta la fecha de este post que la multinacional fabricó en 2001 -si eres capaz de hallar un DX200, casi te pagaríamos la transacción (la gente se mata por ellos para quitarles su placa interna PLG-150DX).

El infravalorado Yamaha FS1R, una bestia FM con formantes

El infravalorado Yamaha FS1R, una brutalidad de FM con formantes

Si tuviéramos que elegir alguno de estos modelos, estaríamos entre Yamaha DX7, SY77/SY99 (que incluye efectos, filtros, secuenciador y opciones de síntesis AWM mediante reproducción de samples) o DX200, que combina un DX7 con filtros y múltiples controles en tiempo real. El modelo DX200 quizá sea, además, el sintetizador hardware FM más fácil de programar de todos los Yamaha DX que hemos tocado.

Desde sus míticos DX7 y derivados originales, hasta los modelos complejos que combinaron la síntesis FM con otros mundos, y pasando por todo el legado que inspiró a centenares de diseños relacionados, Yamaha escribió páginas de oro en la historia de la música electrónica. Es imposible no rememorar ese historial sin dedicarle nuestro más emocionado respeto y profunda admiración.

 Recorre la historia de los sintes Yamaha 

Cualquier incondicional de la síntesis FM y admirador de la gama Yamaha DX que tenga a mano un Apple iPad o iPhone, debería descargar la app gratuita Yamaha Synth Book. Sólo podemos calificar como apasionante su recorrido virtual a través de los instrumentos que dieron forma a los 40 años de innovación y desarrollo en sintetizadores de la compañía nipona. Hasta te llevas el sinte virtual AN2015 que suena grandioso… No se puede pedir más.

The app was not found in the store. 🙁 #wpappbox

Links: → Visit Store → Search Google