¿Aburrido de las librerías? ¿Prefieres desarrollar tu material? Aquí llegan algunas ideas…

Con cientos de proveedores de samples de alta calidad a precios asequibles, más las colecciones freeware que solemos enlazar desde esta web, sin olvidarnos de los packs que acostumbramos a regalarte, lo cierto es que no andarás corto en lo que a librerías de samples se refiere.

Pero hemos pensado que quizá te guste ser más personal, creándote tus propias colecciones; eso es, de hecho, lo que muchos creadores prefieren hacer porque existe una corriente creciente de gente que no desea basarse en el trabajo previo de otros productores. Y justo en este sentido, venimos ahora con diez consejos y trucos esenciales para la creación de tus propios samples

1. En lugar de buscar los habituales breaks de batería, intenta programar tus propios bucles. Después podrás trocearlos (o rebanarlos como se suele decir) y así reorganizar sus secciones de la forma que desees.

2. Dobla o incluso triplica los patches individuales de sintetizador para crear solistas más gruesos. Tenemos disponible un buen tutorial sobre este asunto aquí…

Cuatro trucos de producción para lograr sintes más gruesos, épicos y enormes

3. Cuando trabajes con secciones de una batería troceada (ejem, rebanada), intenta aplicar distintos efectos o filtros sobre cada una. La inversión de alguna de esas secciones también suele funcionar.

4. No te empecines en buscar puntos de corte exactos para trocear o reorganizar un loop. Un poco de suciedad y ruido digital siempre añade carácter al sonido.

5. Vigila las bajas frecuencias de los subgraves profundos, ya que suelen causar pérdidas de definición y emborronan la mezcla con facilidad.

6. Por muy poca calidad que tenga, toda ruta de señal posee un sonido propio. Procesa ese sonido con lo primero que encuentres… ¡nunca sabes lo que saldrá de ahí!

7. La realimentación de canales en una mesa analógica puede generar múltiples sonidos. Si conectas un ritmo a tu bucle de realimentación, obtendrás un «contra-ritmo», que al tratarlo con pedales o procesadores de efectos, dará lugar a resultados muy sabrosos.

8. Crea baterías con cualquier cosa que puedas golpear: Cajas de cartón, placas metálicas, tu cabeza… Procesa esos sonidos con imaginación, y así obtendrás golpes muy originales.

9. Limita el número de tus fuentes sonoras. Demasiadas opciones pueden atascar tu creatividad. Explota una fuente al máximo y podrás experimentar mucho más con sus matices.

10. Graba todos los platos que tengas a mano. Inviértelos, afínalos, estíralos, «vocodea» con ellos… Y producirás tonos increíbles que tardarías siglos en programar.

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

Hacer Comentario

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES