Hace unos 30 años, el vocoder no era más que una rareza kitsch olvidada en el tiempo. Hoy, el vocoding es casi una técnica básica de la producción electrónica…

En su modelo más básico, un vocoder ofrece dos entradas de audio independientes (una moduladora y una portadora) y las combina en una única salida, en la que las características percusiva y tonal de la moduladora se aplican sobre la señal portadora.

La mayoría de veces, la moduladora es una voz, por ejemplo un tío haciendo de C3PO, y la portadora suele ser un sonido rico en armónicos, probablemente un gran acorde de sinte. La voz del pavo actúa esencialmente como un control de filtro muy complicado para el acorde del sinte, y cuando se combinan los dos en las tripas del vocoder, suena como si el sinte hablase. Voilà, nuestro colega suena más a una metálica máquina asesina que al bobalicón que probablemente es.

Vocoder: un viaje al almacén fonográfico de la memoria

Aunque algunos de nuestros lectores más jóvenes aún piensen que nunca han escuchado un vocoder, estamos en condiciones de garantizarles que, con muchas posibilidades, habrán oído al menos uno de estos grandes éxitos; el punto mágico es que sus ojos se iluminarán cuando en realidad se den cuenta de que nadie estaba cantando de verdad. Rebusquemos en el pasado y veamos qué encontramos…

1. Herbie Hancock: Rockit

Herbie, el virtuoso del jazz, hizo sus pinitos con la tecnología moderna en su álbum Future Shock, y el punto álgido lo marcó este himno electro. El scratching es impresionante, así como los sonidos de sinte y el inmortal consejo vocodeado: “Don’t stop it: rock it”.

2. Laurie Anderson: O Superman

A saber cuántas drogas se había metido Laurie, la diva del escenario, cuando realizó esta sorprendente pieza de música misteriosa e hipnótica -la verdad es que aquello funcionó. No tenemos ni idea sobre de qué va, pero si encuentras una copia, pelea a muerte por hacerte con ella. Es una rareza que se ha convertido en una pieza de coleccionistas.

3. Snoop Doggy Dogg: What’s My Name?

El primer éxito de Snoop en las listas europeas llegó de la mano del ex miembro de NWA, Dr Dre en la producción (no, no era un auténtico doctor). No tiene nada extraordinario, cañero ni inteligente en el uso de los vocoders del estribillo, pero suena genial, maldita sea.

4. Beastie Boys: Intergalactic

Este tema no sólo cuenta con uno de los mejores vídeos de la historia, sino que además se marca un estribillo con un vocoder con (¡sí!) pitchbending. Pasa de las incontables versiones y busca el original, o el remix saltarín de los enrollados Prisioners Of Technology.

5. Johnny L: Ooh I Like It

Acción trance oscura de un hombre que estuvo de moda en el drum n’ bass. No tan pastelosa como podría sugerir su título, esta joya mezclada por Harthouse fue tristemente ignorada en favor de la cara B, The Answerphone. Johnny también empleó vocoders en S.A.M, la siniestra cara B de I’m Leavin’.

6. Adam F: Music In My Mind

Acción hardcore con caja de voz del todavía creíble Adam el tramposo, otro tímido que oculta su apellido enigmáticamente. Combina oscuras maquinaciones drum n´bass con un ligero sentimiento funk, y se las arregló para que le sacasen por las emisoras comerciales a todas horas. PD: no menciones a su famoso papá, ¡ni te atrevas!

7. Appaloosa: Travelling

Apareció en la recopilación Earth de Good Looking Records, y es un drum n’ bass ensoñador estándar hasta que llega el breakdown. Ahí es donde aparecen los redobles con efectos y queda claro que este es uno de los mejores temas con vocoder de la historia. Además, en este CD aparece el excelente Revival de Blame, que también lleva un breakdown con vocoder. Claro que sí, este disco es indispensable.

8. Daft Punk: Around The World

Hasta los que no eran fans de la música de baile llegaron al éxtasis cuando apareció esta encantadora cancioncilla de esos pícaros franceses del house, aunque probablemente se debió a que la radiofórmula mundial por fin dejó de poner Da Funk. Es casi tan bueno como para perdonarles por Music Sounds Better With You.

9. Fear Of Pop: I Paid My Money

El disco de Ben Folds en solitario, Fear Of Pop, posee un aire funk experimental imprevisible, y esta pista es una de las más raras. Hacia la mitad del tema (1:35), sale un tío hablando a través de un vocoder, primero despacio y luego más rápido. Suena cutre, pero por alguna razón, resulta completamente fantástico.

10. Mrs Woods: 1, 2, 3, 4

La señora Woods se enfrenta a la simpleza de alta energía con un conjunto sublime de voces con vocoder que proporciona un inhabitual carácter futurista al tema. Bastante bueno… para una chica.

Propuestas creativas con tu vocoder
Lo mejor de los vocoders es que, aunque llevan tiempo por ahí, siempre se han empleado igual, luego queda muchísimo por experimentar. ¿Quién dice que debes usar una voz como moduladora? Seguro que el mismo tío que dice que has de utilizar un sinte como portadora. ¿Por qué no coges la salida de un plato como moduladora y una guitarra como portadora? ¿O unos breaks como moduladora y un gorgorito como portadora? Las posibilidades son infinitas, así que ponte a ello antes de que el bestia de Cliff Richards aparezca por aquí. Y no dejes de compartir con nosotros tus ideas sobre vocoding creativo…

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES