Siendo artesanos, los sonidos de bombo suenan magistrales -Eduardo Vinuesa te guía…

Hoy no andamos cortos en opciones para la creación de bombos de una forma digital, a través del uso y la combinación de diversas herramientas pluginhardware. Aunque aún podrás encontrarte con románticos, entre quienes nos contamos, que disfrutamos en mayor medida con la creación de nuestros propios bombos partiendo desde cero.

Si compartes nuestra opinión, aquí te dejamos con este tutorial paso a paso de We Are Sound que, a lo largo de seis pautas básicas, resume un proceso creativo que a veces se torna arduo y de resultados impredecibles. Vamos a por ello, crear impactantes sonidos de bombo partiendo de la nada

Todo empieza por el uso de capas

1 Nuestra experiencia de años en el campo de la producción musical nos ha enseñado que, para crear un bombo, siempre resulta mejor un enfoque por capas. Su número dependerá del criterio y predilección de cada diseñador de sonido, aunque nosotros solemos decantarnos como mínimo por tres capas, las cuales pueden contener elementos como cuerpo, pegada y click. Este uso de capas nos facilitará en todo momento el trabajo sobre el resto de matices del bombo.

bombos_we_are_sound_1_750px

El cuerpo, engendrado en las senoides

2 Primero nos centraremos en la creación de la capa que hemos quedado en denominar cuerpo, para ello utilizaremos una onda senoidal en nuestro sintetizador. El uso de la envolvente del volumen nos permitirá controlar la forma de la cola del bombo. Esta capa nos proporcionará la longitud necesaria y apropiada para su posterior integración con el resto de elementos que componen nuestro track, especialmente el bajo. No parece aconsejable utilizar varias capas para crear el cuerpo, y si se opta por hacerlo no debemos olvidar que es muy importante que permanezcamos atentos/as a que ambas ondas se encuentren completamente alineadas en fase con el objetivo de evitar cancelaciones que terminarán afectando negativamente al cuerpo y a la cola de nuestro bombo.

bombos_we_are_sound_2_750px

Más pegada, ondas a tu disposición

3 Una vez hemos desarrollado el cuerpo es el turno de centrarnos en la pegada, para lo que nos serviremos de otra capa con una forma senoidal, aunque también se puede probar qué tipo de efecto tienen otras formas de onda como la triangular o la cuadrada. En el caso de la pegada la clave está en la envolvente de tono ya que será la que a través de una pequeña cantidad de decay nos proporcione el efecto que estamos buscando. También llevaremos a cabo una filtración de las frecuencias graves evitando de este modo que nos puedan ensuciar la capa de cuerpo trabajada anteriormente.

bombos_we_are_sound_3_750px

El carácter propio del click

4 De todos los elementos descritos hasta el momento el click es el que aportará el carácter a nuestro bombo. Para crearlo nos serviremos de muestras de audio, incluso un snare o un hat. Será el momento de llevar a cabo la mezcla de todas las partes con la que alcanzaremos el equilibrio que estamos buscando en nuestro bombo.

bombos_we_are_sound_4_750px

El procesamiento dinámico que perfila emociones e intenciones

5 Llegados a este punto ya tenemos nuestro bombo sonando de acuerdo a nuestro criterio y preferencia pero es posible que notemos que carece de volumen al final. Para solucionarlo procederemos a comprimirlo, un proceso para el que podemos utilizar una compresión con ajustes de ataque algo lento para acentuar la pegada o directamente hacerlo en la capa identificada como pegada para posteriormente realizar una compresión final con la que conseguiremos compactar y dar volumen a nuestro bombo. Sólo nos quedará entonces desarrollar la limitación, este paso es imprescindible para que nuestro bombo se aproxime al sonido de los presentes en las librerías comerciales y/o plugins utilizados para su creación. Nuestro consejo: no dudéis a la hora de aplicar compresión y limitación pues siempre mejorará el resultado final.

bombos_we_are_sound_5_750px

En busca de la personalidad final

6 Nuestro bombo ya suena de acuerdo a los más altos estándares de calidad es por tanto momento de añadirle valor sumándole cierto grado de personalidad. Este último paso lo haremos utilizando aquellas técnicas destinadas a aportar valor como puede ser un saturador de válvulas que le añada algo de color analógico, una pequeña cantidad de distorsión o algún plugin que enfatice el subgrave, por mencionar sólo algunos.

Más info | We Are Sound

Texto original de Eduardo Vinuesa
| We Are Sound ofrece todo lo que necesitas para llevar tu música al máximo nivel, incluidos servicios de producción y mástering. Lee más info en nuestro reportaje focal.