¿Quieres mejorar la intensidad percibida en tus mezclas? Seguro que sí, por tanto te enseñaremos cómo masterizar audio con tu secuenciador, ya sea éste Cubase o cualquier otro, junto a notas generales sobre el uso de plugins para mastering multibanda…

El enfoque multibanda agilizó mucho las técnicas de procesamiento analógico, pues al dividir el audio en regiones independientes de frecuencias, era posible comprimir y controlar los transitorios sin que afectasen al resto del audio cuando se volvían a mezclar las señales -y todo eso fue mucho antes de la existencia de Cubase y el resto de software DAW. El único efecto secundario era una cierta anomalía espectral, ya que las relaciones entre graves, medios y, a menudo, agudos, tendían a desequilibrarse con la dinámica de la mezcla.

A mediados de los años 90, la compañía TC Electronic lanzó sus procesadores Finalizer «todo-en-uno» para brindar un sofisticado mastering multibanda al gran público (la versión actual es Finalizer 96k). Los productores no tardaron en comprender su potencial para elevar la intensidad percibida en las mezclas hasta niveles desconocidos. Y como remate, el otrora aborrecido efecto de alteración espectral se transformó en una cualidad que hoy solemos asociar con la Radio y las producciones de calidad.

Lee más: otros contenidos sobre Mastering en SONICplug

TC Electronic Finalizer hacía su magia de mástering ofreciendo una cadena de mástering con procesadores preconfiguradosEl auténtico éxito de estas unidades de mastering «todo-en-uno» era que, al combinar tantos procesamientos, conseguían elevar drásticamente la intensidad percibida de una mezcla, y sin recurrir a una limitación excesiva.

Mastering multibanda con plugins en Cubase u otros DAW

Está disponible toda una multitud de procesadores plugin multibanda, pero cada uno emplea sus propios crossovers para dividir la mezcla y luego recombinarla en su salida. Al igual que sucedía con las unidades TC Electronic Finalizer y los primitivos sistemas de mastering que las originaron, en teoría sólo habría que dividir la mezcla por bandas una sola vez, utilizando los mejores crossovers disponibles, y después aplicar el procesamiento multibanda en una sola pasada.

Este tutorial pondrá todas esas técnicas en tus manos, enseñándote cómo masterizar audio con Steinberg Cubase y cualquier otro secuenciador o editor que soporte plugins de efectos.

Nuestro proyecto de cadena de mástering en Cubase incluye dos pistas y tres canales de procesamiento, 'Bass, 'Mid' y 'Top'

-1- Prepara tu entorno de mastering
Importa el archivo de audio que desees procesar sobre dos pistas de audio estéreo, ‘Track 1’ y ‘Track 2’: la primera pista albergará la mezcla que te dispones a masterizar, y la otra te servirá como referencia rápida de la mezcla “limpia” original. De momento, silencia ‘Track 2’ (ponla en ‘Mute’).

Prepara, además, tres canales de efectos con los nombres ‘Bass’, ‘Mid’ y ‘Top’. Selecciona ‘Track 1’ y abre la ventana Edit (‘e’). Envía la pista en pre-fade y al máximo nivel por los tres canales de efectos, y baja el fader principal de la pista a cero.

Nuestra red de cruce (crossover) divide las frecuencias en tres bandas mediante ecualizadores de fase lineal con filtros -en este caso, Voxengo CurveEQ, incluidos con Cubase 7  -2- Aísla las bandas
Necesitarás un buen plugin de ecualización de fase lineal que ofrezca filtros de atenuación –en Cubase se incluye Voxengo CurveEQ, aunque éste también está disponible por separado; Photosounder SplineEQ y Waves Linear Phase EQ son otros dos magníficos candidatos. Inserta una instancia de uno de esos ecualizadores plugin en el rack de cada uno de los tres canales de efectos de ‘Bass’, ‘Mid’ y ‘Top’.

Empezaremos por los graves. Abre la ventana del ecualizador de ‘Bass’ y selecciona un filtro paso-bajo de atenuación. Por ahora, ajusta su frecuencia a 150Hz y la pendiente de atenuación a 2.54dB/octava. Éste será tu primer crossover. Si pones ese canal en ‘Solo’ y reproduces tu pista ‘Track 1’, sólo deberías escuchar la cola de graves de tu mezcla por la salida máster.

A continuación, tu objetivo es cortar las colas de graves y agudos de tu canal de efectos ‘Mid’, lo cual implica un filtrado paso-banda que lograrás usando dos filtros. Así que ajusta otro EQ con un filtro paso-alto a 150Hz y 2.54dB/octava, más un filtro paso-bajo a 6kHz y con la misma atenuación de 2.54dB/octava.

Finalmente, tu canal de efectos ‘Top’ requiere otro EQ con un filtro paso-alto cuya frecuencia de corte esté ajustada a 6kHz y su pendiente de atenuación a 2.54dB/octava. Puedes hacer ‘Solo’ en cada canal de efectos para comprobar que estés aislando cada banda según comentamos.

Reproduce ‘Track 1’ y comprueba que todo suene limpio. Si percibes un ligero desfase, quizá los EQs de fase lineal estén introduciendo retardos, o quizá no tengas en ‘Mute’ la pista ‘Track 2’. Ahora te vendría muy bien un plug-in analizador espectral sobre el canal máster, para así depurar los puntos de cruce (crossover) cuanto sea necesario.

Compresores, ensanchadores estéreo y saturación, todos ellos procesos solventados con los plugins incorporados en Cubase-3- Añade otros procesamientos de mastering
Detrás de cada ecualizador añade un compresor plugin “transparente”, como por ejemplo Steinberg Cubase ‘Compressor’, Waves C1 o Digitalfishphones Blockfish. Conviene que ajustes estos tres compresores con ratios bajos y tiempos de ataque bastante largos, para igualar la dinámica y mejorar la pegada y definición antes de aplicar otro compresor y/o limitador más intenso. Cuando decimos “transparente” como adjetivo del compresor, nos referimos a que no debe “colorear” la señal –tan sólo comprimir.

Después de los compresores añade los procesadores de amplitud estéreo y enfatizadores –hemos elegido Steinberg ‘StereoEnhancer’ y ‘Magneto II’ (ambos gratis con el paquete de Cubase). Los plugins Waves S1 Stereo Imager y TLs Saturated Driver son otras dos buenas opciones, pero esto es algo que se queda abierto a tu imaginación.

Recuerda que si tu secuenciador no soporta Compensación automática del Delay referida a Plugins (o PDC de sus iniciales en inglés), es vital que añadas los mismos efectos sobre cada canal para compensar los desfases introducidos por la latencia de cada plugin.

Lee más sobre la Compensación automática del Delay referida a Plugins (o PDC)

Para acabar, abre el rack de efectos del canal máster, donde tendrá lugar la última etapa del procesamiento. Añade un limitador de mástering (Steinberg Cubase ‘Limiter’, por ejemplo) que te ayude a conseguir un buen nivel final, ya que es probable que tu versión comprimida, ampliada y realzada siga teniendo picos intensos. Coloca un analizador, como Voxengo SPAN, para equilibrar mejor tu mezcla.

Cómo masterizar audio – usa tu cadena multibanda

Antes de aplicar el procesamiento multibanda podrías añadir otro ecualizador plugin (y quizá un compresor global) sobre tu pista de audio ‘Track 1’. Es opcional, pero podría solucionar algunos problemas obvios, como atenuar graves innecesarios y suavizar los niveles con una compresión de ratio bajo.

Concéntrate primero en mejorar la consistencia en graves. Pon en ‘Solo’ tu canal ‘Bass’ y abre su compresor. Aquí tienes unos valores de referencia: ‘Ratio’ – 1.5:1, ‘Attack’ – 30ms, ‘Release’ – 80ms. Ahora reduce el umbral hasta que oigas un bajo lleno y agradable, pero no demasiado aplastado.

Pon en ‘Solo’ tu canal ‘Mid’ y repite los mismos pasos, pero con tiempos más cortos de ‘Attack’ (18ms) y ‘Release’ (50ms). Deja en ‘Solo’ por un momento los canales ‘Bass’ & ‘Mid’ y escucha cómo suenan. Si los graves son demasiado pesados, puedes ajustar los niveles de las pistas con los faders de canal.

Repite el mismo proceso con la cola de ‘Top’. Déjala en ‘Solo’ y prueba tiempos de ‘Attack’ y ‘Release’ más cortos en el compresor: 10ms y 35ms, respectivamente. Como siempre, la mejor manera de aprender es experimentar. Quizá necesites bajar mucho el valor de umbral (‘Threshold’) en este canal. Por ultimo, equilibra los tres canales con sus faders hasta que la mezcla suene compensada.

La típica aplicación del procesamiento de amplitud multibanda estéreo consiste en estrechar la cola de graves hasta que casi suene mono, ensanchando a la vez la cola de agudos y la gama de medios. Por otro lado, los graves suelen agradecer la saturación a válvulas, aunque ésta también puede hacer maravillas sobre la cola de agudos, aportando un efecto de realce armónico tradicional.

La vista completa de nuestra cadena de mástering con Steinberg Cubase 7 a pleno rendimiento

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES