Qué dispositivo de almacenamiento debes usar para guardar tus proyectos y samples por mucho tiempo? Quizá piensas en un disco duro portátil USB como tu primera opción, para luego caer en la cuenta de la disponibilidad de los DVDs grabables. Después de todo, son más baratos, ¿pero son también más seguros? ¿Y te arriesgarías a almacenar todos tus valiosos archivos de este modo?

Por supuesto, la comodidad que ofrecen los discos duros y su bajo precio los convierte en una opción muy atractiva para guardar tus archivos. Sin embargo, no son el soporte de almacenamiento más apropiado a largo plazo, porque suelen fallar si no los utilizas durante períodos de tiempo prolongados.

¿Cómo es posible que falle el disco si no lo utilizas? El motivo es que los discos duros tienen partes móviles muy sensibles que deben estar lubricadas, y ese lubricante suele degradarse con el paso del tiempo cuando el disco está inactivo, de modo que es bastante probable que el disco falle la primera vez que lo utilices después de un largo período de inactividad.

Por lo tanto, no almacenaríamos nuestros datos más valiosos en un disco duro por tiempos prolongados. Los discos duros portátiles sirven para hacer copias de seguridad, pues aunque falle el backup todavía conservarás intacto el archivo original. Eso sí, ¡haz copias de seguridad a menudo! Sin embargo, sólo hace falta un fallo del soporte donde guardas los datos originales para perderlos –a menos que tengas varios backups de los mismos. El uso de un solo disco duro, por mucho que lo cuides, implica un riesgo demasiado alto.

Los soportes ópticos, como los DVD-R, también presentan problemas de durabilidad. Todavía no se conoce su vida útil real, pues no llevan disponibles el tiempo suficiente para saberlo. En general, la fiabilidad de los datos a largo plazo depende de la calidad del soporte original y del modo en que se almacenan antes y después de la grabación.

Algunos usuarios han sufrido errores de datos grabados en discos que tienen muy pocos años, pero los discos ópticos son menos propensos a sufrir fallos repentinos y quizá resultan más adecuados para almacenar datos. Aun así, conviene verificarlos de forma periódica, y para estar seguro, volver a copiar los datos en un soporte nuevo cada dos años.

Un disco es un sistema funcional para almacenar datos, pero nunca definitivo

Tanto si eliges un soporte óptico como un disco duro, la forma más segura de archivar los datos consiste en hacer más de una copia de seguridad de los mismos. Además, guarda cada soporte en sitios diferentes (a ser posible distantes entre sí) para que no pierdas tus datos más valiosos por culpa de un incendio, un robo o cualquier otro percance. Verifica todas las copias al menos una vez al año, y regenéralas cada varios años.

Cuando vayas a utilizar una aplicación distinta (por ejemplo, si cambias de secuenciador), carga los archivos almacenados en el nuevo software, vuelve a guardar los proyectos y crea nuevas copias de seguridad. Por muy bien que los conserves, ¡tus datos no servirán de nada si tu nuevo software no sabe qué hacer con ellos!

¿Qué te parecen estos consejos? Como siempre, si dispones de alguna idea o recomendación adicionales, no dejes de escribirlas dejándonos tus comentarios a continuación…

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES