¿Por qué tenemos la sensación de que al cantar en la ducha lo hacemos mejor? Te lo contamos…

Si preguntas a la gente a tu alrededor si le gusta cantar, la gran mayoría te dirá que sí. Pero si preguntas cómo creen que lo hacen, entonces las respuestas ya resultan ser mucho más variadas. Muchos no estarán conformes con los resultados, otros te dirán que creen que bien, otros que a sus amigos les gusta, habrá quien te diga que cuando era joven lo hacía mejor…

Ahora bien, si haces la misma pregunta pero ubicamos la acción y el contexto de cantar en la ducha, entonces la respuesta de la gente volverá a ser casi unánime: ¡en la ducha cantamos genial!

¿A qué se debe esta sensación? ¿Es real o es pura sugestión?

A continuación desvelaremos el misterio de por qué sonamos mejor cantando bajo en ducha. La razón la encontramos en la Física. Las paredes del baño, al ser duras, lisas y reflectantes, provocan que dicha sala actúe como una caja de resonancia.

El resultado es que las ondas sonoras se reflejan en las paredes aumentando, de esta manera, la intensidad del sonido, lo que a su vez provoca que nuestra voz se escuche con un grado de fuerza mucho mayor.

¿Sonar con mayor potencia disimula una voz desafinada?

Está claro que la sensación de que al cantar en la ducha lo hacemos mejor no se debe únicamente a que el sonido sea más potente. Hacen falta otras condiciones para conseguir dicha sensación. A la cuestión de la intensidad del sonido se añade el hecho de que debido a la reverberación, la voz se mantiene mucho más tiempo en el aire y, además, el “color” que imprime la reverberación sobre la voz hace que ésta suene con un timbre más rico.

Por otra parte, en estas condiciones, las notas graves -las de resonancia de nuestra voz- suenan más y mantienen su energía durante más tiempo que las notas agudas, a las que en cierta medida, enmascaran por nivel sonoro. Si tenemos en cuenta que es en las notas graves donde menos problemas de afinación suelen tener los cantantes aficionados, el resultado final es esa sensación de que bajo la ducha todo el mundo canta bien.

La desafinación es un efecto, no una causa. Las causas pueden ser muy diferentes y pueden suceder todas a la vez o de forma independiente. La desafinación se puede deber, por ejemplo, a la falta de referencia o de familiarización con la música, problemas de memoria musical, falta de técnica o factores emocionales, entre otros.

+Info: Un cantante desafinado afecta a tu cerebro

Cantar es bueno para tu salud

En cualquier caso, independientemente de cómo lo hagas o dónde lo hagas, es muy recomendable cantar. ¿Los motivos? Cantar aporta muchos beneficios para la salud, y eso ha sido contrastado científicamente. En un estudio realizado por la Universidad de Frankfurt (Alemania), pudieron observar que la sangre de personas que estuvieron cantando durante una hora presentaba mayores concentraciones de inmunoglobulina, es decir de anticuerpos, y una mayor cantidad de hormonas anti-estrés que antes de cantar.

Además, el acto de cantar aumenta la sensación de bienestar, ya que al hacerlo, el cerebro libera endorfinas al sistema nervioso, lo que provoca emociones placenteras e incluso ayuda a mitigar el dolor. Y por si esto fuera poco, al cantar nos vemos obligados a respirar más profundamente, y de esta forma se oxigenan las células y se fortalece el sistema inmunológico.

Así que ya sabes, ve preparando tu repertorio para la próxima ducha…


¿Te ha gustado este artículo? ¿Tienes alguna experiencia sobre este tema que quieras compartir con nosotros? Escribe abajo tus comentarios…

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES