Este secuenciador vanguardista, largamente esperado y comentado, ya está disponible, pero ahora nos preguntamos si realmente cumplirá las expectativas que ha generado…

No logramos recordar otra ocasión en la que una aplicación musical generase este nivel de conmoción previo a su salida. Bitwig Studio sí lo ha hecho y, desde luego, un factor de enorme importancia en ese sentido ha sido su período de pruebas beta tan extraordinariamente largo.

Ya hace más de 30 meses que este producto reclamó nuestra atención por primera vez. Se anunciaba como un secuenciador completamente nuevo, desarrollado por un equipo que incluye a varios antiguos desarrolladores de Ableton y que ofrecía un paquete completo de producción para crear temas en cualquier estilo (aunque poniendo el énfasis en los géneros electrónicos). Consecuentemente, a lo largo del extenso ciclo de pruebas beta que siguió, se fueron filtrando detalles a través de anticipos oficiales y del boca a boca.

El terreno común entre Bitwig Studio y Live

Es innegable la similitud visual entre Bitwig y Live. Hasta ahora, el secuenciador de Ableton, con su flujo de trabajo no lineal y centrado en la operación con clips, ha dominado en su propio espacio vital, en cierto modo al margen del resto de productos del mercado. En ese sentido, es comprensible que cualquier aplicación que tenga como objetivo usurpar el terreno donde habita Live cause un enorme alboroto.

Entonces, ¿hasta qué punto ambas aplicaciones se acercan? La similitud más prominente radica en el hecho de que Bitwig Studio se basa en un panel gráfico de doble ventana, y ofrece las vistas ‘Mix/Clip Launcher’ y ‘Arrange’ cortadas según el mismo rasero estilístico que siguen las vistas ‘Session’ y ‘Arrangement’ de Live ­–una se usa para lanzar clips al vuelo; la otra para hacer arreglos lineales tradicionales. Pero hay más, porque las similitudes son mucho más profundas…

Por un lado, muchos de los dispositivos de Bitwig (hablaremos de eso más tarde) poseen homólogos claramente similares en Live; de hecho, el flujo general de trabajo de Bitwig –desde la disposición de su panel, al modo en el que maneja el audio e incluso ciertos atajos de teclado– resulta notoriamente familiar. Como resultado de eso, si te acercas a Bitwig Studio desde tu experiencia como usuario de Live, la curva de aprendizaje será extremadamente sencilla. De hecho, los usuarios veteranos de Ableton seguro que se sentirán como en casa en cuanto abran esta aplicación.

Bitwig Studio, panel gráfico

La personalidad propia de Bitwig Studio

No obstante, nos parece crucial destacar que Bitwig Studio no tiene como objetivo imitar a Live sólo porque sí. Es cierto que ambas aplicaciones poseen las suficientes similitudes (y son tanto obvias como sutiles) y podríamos llenar todo este artículo analizándolas. Pero si hiciéramos eso, perderíamos de vista que Bitwig, además, viene cargado de muchas peculiaridades propias y muy bien pensadas.

Aunque a primera vista podría parecer trivial, la innovación más importante de Bitwig es su capacidad de mostrar los módulos ‘Clip Launcher’ y ‘Arranger’ de la vista ‘Mix’ lado a lado en una sola ventana, lo cual hace posible ver el arreglo de un tema en forma tradicionalmente lineal y experimentar con clips al mismo tiempo, junto con la capacidad de arrastrar clips entre ambos y vigilar de forma constante lo que sucede en ambas vistas.

Si trabajas con un solo monitor, esta opción supone una mejora fantástica en el flujo de trabajo sobre las dos ventanas separadas de Live 9. Bitwig Studio también admite el trabajo con tres monitores, lo cual permite un uso aún más expansivo de ambas vistas –aunque desde que Live introdujo por fin el soporte para dos monitores en su versión 9.1, esta opción de Bitwig no parece tan llamativa como sí lo hubiera sido hace unos meses. Aún así, para quienes trabajen con un solo monitor, la opción ‘Clip Launcher’ de Bitwig triunfa claramente sobre la solución de Live de dos ventanas, comparativamente más tosca.

Más allá de la superficie: detalles internos de Bitwig Studio

El panel de Bitwig parece en general algo más amistoso que el de Live. Si bien Ableton siempre ha sido fiel (lo decimos de modo halagador, claro está) a su tradición de mantener el panel libre de estorbos visuales a expensas de hacer que ciertas funciones sean más difíciles de manejar de lo que podrían ser, Bitwig no tiene reparos en ofrecer un panel más abarrotado.

El concepto de Bitwig Studio quizá se centre en un escenario de doble vista como el de Live –las ventanas ‘Arrange’ y ‘Mix’– pero rompe este paradigma al introducir varias sub-ventanas, ventanas emergentes, y claro está, el módulo ‘Clip Launcher’ en la vista ‘Arrange’.

Su navegador a la derecha basado en metadatos proporciona acceso a instrumentos, efectos, y archivos, aunque de forma ocasional se tarda mucho tiempo en previsualizar y cargar muestras de un solo golpe (esperamos que este problema sea resuelto en poco tiempo y, de hecho, Bitwig se dio mucha prisa en resolver los demás problemas menores con los que nos tropezamos).

A la izquierda, la ventana ‘Inspector’ (que también podrás guardar en la sección de pestañas del navegador si tienes una configuración con una pantalla pequeña) ofrece acceso a un gran número de parámetros de clips. Mientras, el panel inferior, como en el caso de Live, alberga la cadena de dispositivos de cada pista y el editor de clips –que podrás ampliar hasta llenar toda la ventana– además de un mezclador.

Hay una tonelada de opciones para esconder y recuperar elementos del panel, lo que hace que el panel gráfico de Bitwig Studio parezca ser más modificable que el de Live. En cuanto te acostumbras a él, parece que siempre podrás acceder a, bueno, cualquier cosa.

Bitwig Studio ofrece cuatro tipos de pistas: ‘Audio’, ‘Instrument’, ‘Effect’ (pistas de envío/retorno) y ‘Hybrid’, las cuales pueden albergar clips de audio e instrumentos a la vez. El principal beneficio de las pistas ‘Hybrid’ es su capacidad de volcar clips de instrumentos a audio y editar ese audio mientras que el resto de la pista se queda en forma de notas programadas.

Se trata de una gran opción, y aunque es difícil abandonar la costumbre de elegir entre pistas de audio o instrumento, las puedes pasar al modo ‘Hybrid’ siempre que lo desees, así que tampoco hay necesidad de planificarlo todo de antemano.

Bitwig Studio, audio elástico

Ahora toca estirarse

De una forma prácticamente similar a Live, los clips de audio de Bitwig se estiran o acortan para ajustarse al tempo de tu proyecto y disponen de los familiares marcadores warp de tipo “elástico”. La calidad del stretching resultante también es de un nivel similar al de Live.

Sin embargo, la principal mejora de Bitwig Studio sobre Live es que un solo clip puede albergar múltiples archivos de audio, y eso hace que puedas arreglar de nuevo, manipular, y automatizar fragmentos dispares de audio desde los confines de un solo clip. Eso posibilita un flujo de trabajo fantásticamente fluido a la hora de crear bucles.

El gran avance de la implementación de clips de instrumentos de Bitwig es la automatización por notas. Eso habilita la manipulación polifónica del tono, panorama, velocidad, ganancia, y el parámetro asignable ‘Timbre’. Se trata de una opción muy potente, aunque por el momento sólo funciona con los instrumentos propios de Bitwig (tienen planes para ampliar el alcance de esta opción en un futuro). Los usuarios de Mac tienen que saber un detalle sobre los plugins: por ahora, Bitwig sólo soporta VST (32/ 64bit), pero nada de Audio Units.

Otras funciones interesantes de automatización que podemos destacar implican que, por ejemplo, las expresiones de notas –velocidad, tono, ‘Timbre’, etc– aparecen en forma de fuentes asignables de modulación en los dispositivos de instrumentos de Bitwig, y pueden ser enviadas al excelente módulo ‘Unified Modulation System’, propietario de Bitwig,.

Este software también ofrece ‘Histograms’ en ciertos parámetros de la función ‘Inspector’. Se trata de ventanas gráficas emergentes que se usan para aplicar variación controlada y aleatorización sobre los valores de los parámetros –eso es útil para humanizar partes programadas de forma rápida, aunque a veces el resultado sea algo confuso. Además, Bitwig ofrece edición por capas, la cual habilita los contenidos de las notas de pistas múltiples para sobreponerlos y editarlos juntos. Y tenemos que decirte que esto no acaba siendo tan confuso y embarrado como podría parecer, lo cual es un fabuloso detalle de la implementación en Bitwig.

Una enorme caja de utilidades

Con sus más de 50 instrumentos, efectos, y diversas utilidades que vienen incluidos “de fábrica”, creemos que Bitwig Studio viene equipado más que de sobra en lo que se refiere a la sección de dispositivos –y su calidad es alta en términos globales. Sin embargo, hay comparaciones notables entre las herramientas de Bitwig y las que Live pone a tu disposición.

La función ‘Sampler’ de Bitwig, por ejemplo, tiene similitudes estilísticas con su homóloga en Live, mientras que ‘Drum Machine’ –que incluye una flexible gama de sintes de percusión e instrumentos para ‘Sampler’– trae a la mente ‘Drum Racks’ en términos tanto visuales como por su capacidad operativa.

En ciertas ocasiones, algún dispositivo de Bitwig parece desmerecer ligeramente si se le compara con sus equivalentes obvios en Live. ‘EQ-5’, por ejemplo, se parece muchísimo a Ableton ‘EQ Eight’, pero los usuarios de Live 9 quizá echen en falta sus tres bandas extra y el analizador de espectro.

Con todo, nos alegra comprobar que la lista de dispositivos de Bitwig Studio no es una mera copia de la existente en Live. La gama de sintes de Bitwig –que incluye el intuitivo ‘Polysynth’, ‘FM-4’, y ‘Organ’– es del todo comparable, aunque cada uno posee su propio estilo y carácter, y además suenan muy bien.

Bitwig trae un puñado de magníficos elementos propios, como el útil divisor ‘Mid/Side’, una reverb multibanda y la herramienta ‘Dynamics’ de impecable diseño. Con todo, el punto fuerte de Bitwig Studio en este apartado es su capacidad para “anidar” dispositivos.

Esto te permite construir cadenas de efectos dentro de las ranuras ‘FX’ en ‘Instruments’, ‘Modulators’ (los dispositivos de Bitwig Studio dedicados a la modulación), o ‘Containers’ (dispositivos de tipo router para que crees cadenas de efectos multibanda o en capa), y no sólo para compartir controles macro (como sucede en Live ‘Racks’), sino además fuentes de modulación. Esto permite, por ejemplo, que un ‘LFO’ de ‘Polysynth’ module la realimentación de un ‘Delay’ anidado.

Muchos dispositivos presentan ranuras adicionales de salida ‘Wet’ o ‘FB’ (FeedBack, o realimentación), permitiendo construir cadenas enteras que sólo procesen la salida con la señal procesada o el circuito de realimentación de un dispositivo. Es obvio que esto abre un mundo casi infinito de modificación sonora en el plano más creativo.

Dispositivos en Bitwig Studio

La unión hace la fuerza

El elemento ‘Unified Modulation System’ de Bitwig Studio es, sin duda, una de sus opciones más notables. En esencia, para Bitwig el adjetivo “unificado” significa que todos los LFOs, seguidores de envolventes, y controles macro dentro del secuenciador se asignan justo en la misma forma.

Para que lo entiendas, cada fuente de modulación y control asignable presenta un pequeño símbolo con una flecha a su lado. Si haces clic sobre dicha flecha, comenzará a parpadear. Eso indica que está listo para ser encaminado como fuente de modulación. Para seleccionar un destino, sólo has de hacer clic en cualquier parámetro y luego sostenerlo y arrastrarlo para indicar la dirección y cantidad en la que quieres que sea modulado. Los destinos monofónicos presentan un tono en azul, mientras que los polifónicos están coloreados en verde. Las cajas emergentes te ofrecen información numérica más precisa acerca de la cantidad en la que un parámetro dado está siendo modulado.

No hay límite en el número de destinos que puedes elegir –sólo has de asignar y luego hacer clic en la flecha parpadeante de nuevo para abandonar el modo routing. Una vez asignada, al hacer clic derecho sobre una fuente, te mostrará una lista con todos sus routings actuales y podrás eliminar cada uno de ellos. Nos parece que Bitwig ha desarrollado un sistema enormemente intuitivo que simplifica de forma maravillosa la configuración de modulaciones complejas.

Cada uno de los dispositivos ofrece ocho controles macro asignables de forma similar, y la capacidad de Bitwig para “anidar” dispositivos significa que es posible modular una cadena entera de efectos desde los LFOs, envolventes, y controles macro desde un único dispositivo. Puedes guardar esas configuraciones para usarlas con posterioridad –eso es genial cuando, por ejemplo, creas elaborados efectos de transición y barridos que quizá te interese recuperar para proyectos futuros.

Además de proveerte sus muchos dispositivos, Bitwig Studio incluye 3GB de contenido sonoro con bucles, golpes individuales, instrumentos multimuestreados, y una selección de contenido de terceras fuentes. Estos sonidos de Bitwig no harán que la gente se decida sin más por el paquete, pero es cierto que reflejan una variedad útil y abundante.

También nos alegra asegurar que Bitwig se presenta estable, y en nuestras pruebas funcionó suave y sin problemas. Se cuenta con la opción de ejecutar plugins VST como “caja de prueba” con la finalidad de recargar un complemento problemático sin que se bloquee toda la aplicación –pero durante nuestras pruebas no tuvimos necesidad de echar mano de dicha opción.

Una posibilidad con un potencial enorme es la que se deriva del API ‘Open Controller’. La idea es que los usuarios que lo deseen escriban código JavaScript para integrar de forma precisa las funcionalidades de este software con cualquier controlador MIDI.

Un aspecto ligeramente desalentador de Bitwig es su carencia de soporte ReWire. Aún así, no es el fin del mundo, y Bitwig dirige a los usuarios hacia Jack Audio Connection Kit como alternativa gratuita. Pero, todo hay que decirlo, muchos creadores se alegrarán cuando comprueben que Bitwig Studio es totalmente compatible con Linux, además de Windows y OS X.

Bitwig Studio, un vídeo que muestra al esperado "Ableton-killer" en acción con un tema demo

Las comparaciones son injustas, a veces

A pesar de las similitudes obvias, nos parece muy injusto comparar Bitwig Studio con Live 9. Bitwig aún está en las postrimerías de su lanzamiento –aunque no lo parece, dado todo el tiempo que se han tomado sus desarrolladores para lanzarlo. Pero es evidente que el equipo de Bitwig se ha beneficiado de las lecciones aprendidas a partir de Live.

Así las cosas, hay acciones que Bitwig soluciona mejor que Live: la relación entre sus vistas ‘Clip’ y ‘Arrange’, por ejemplo, junto a sus fantásticos sistemas de modulación y automatización. Es obvio que hay recovecos en los que Bitwig no presenta un aplomo tan refinado como la última versión de Live –es notoria la omisión de la conversión audio-a-MIDI, y si bien los dispositivos incluidos son geniales, Bitwig Studio no llega tan bien equipado como Live Suite.

Por último, Bitwig Studio no es esa feroz competencia para Live que algunos anticipaban, pero quizá es que no necesita serlo. Es un secuenciador sorprendente e innovador por derecho propio e incluye las suficientes funciones únicas para no tener que resignarse a una vida ensombrecida por el omnipresente Live.

Que llegue a superar a Live y a otros secuenciadores es algo que definirán los usuarios con sus gustos y preferencias. Bitwig Studio es, hoy por hoy, una referencia de peso que abrazamos y celebramos en su presentación –definitivamente, cualquier creador musical que use software debería probarlo para extraer sus propias conclusiones. Recuerda que sólo hablamos de la versión de lanzamiento, así que los desarrollos de Bitwig Studio que están por venir dibujan una perspectiva apasionante.

Sitio web: Bitwig (inglés)

Precio: 299€ (oferta de lanzamiento por 259€ hasta el 15 de Enero de 2015)

Bitwig Studio, secuenciador y DAW multiplataforma
Lejos de enredarse en una batalla frontal con Ableton Live, el nuevo Bitwig Studio se presenta como un secuenciador fabuloso que llega cargado de funcionalidades vanguardistas y bien implementadas –su futuro es de lo más atractivo.
ORIGINALIDAD E INNOVACIÓN83%
RESULTADOS SONOROS91%
FACILIDAD DE USO92%
RELACIÓN PRESTACIONES / PRECIO94%
Destacamos
  • Integración de las vistas 'Clip' y 'Arrange'. Impresionante panel gráfico.
  • Ofrece sintes con un gran carácter. Modulación intuitiva y anidación de efectos.
  • Capacidades extremas para automatización.
Señalamos
  • No incluye soporte para el sistema ReWire.
  • Aún no es compatible con plugins Audio Units de Mac.
  • Esperamos que ciertas secciones se beneficien de un mayor refinamiento en próximas revisiones.
90%Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
71%
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES