Arturia es famosa por sus emulaciones software de sintes analógicos clásicos, pero ¿a que no esperabas que crease un sinte “real”? Veamos qué ofrece…

La compañía Arturia es muy conocida en los círculos de la tecnología musical: se ha establecido con fuerza como una de las empresas punteras en el desarrollo de emulaciones de sintes virtuales. Su gama abarca diseños clásicos monofónicos, modulares, polifónicos, e híbridos digital-analógicos. Recientemente han explorado el mercado hardware con el modelo autónomo y basado en DSP Origin, o vía software y sistemas controladores como la caja de ritmos Spark. Al tener siempre todos sus anteriores sistemas de generación de sonido un fuerte apoyo software, fue una sorpresa el anuncio de MiniBrute, un sinte hardware real. En esencia, es un sinte basado en VCO y de un solo oscilador unido a un teclado de 25 teclas –aunque ya veremos que este aspecto de algún modo disimula el valor de las demás opciones.

Al abrir la caja y sacar la unidad, la primera impresión es que MiniBrute es pesado y robusto. La carcasa es de aluminio con laterales de plástico, y el teclado es de la variedad dos octavas a tamaño completo y ocupa todo el ancho de este modelo. Encima están las ruedas de tono y modulación, y la abarrotada sección de programación del sinte –Arturia incluye aquí muchos knobs, conmutadores, y sliders. Por desgracia, MiniBrute usa una fuente de alimentación externa de 12V, aunque suponemos que eso no retraerá a muchos compradores.

Conexiones E/ S
MiniBrute posee bastantes opciones de conexión. Su conexión USB se encarga de las tareas básicos de intercomunicación con un ordenador y sirve para transportar datos MIDI entre ambos. También es el vehículo para las actualizaciones firmware y para acceder a varios parámetros extra de edición no disponibles desde el panel frontal. También hay conexiones estándar MIDI In/ Out.

Los expertos en sintes digitales apreciarán los conectores CV (voltaje de control) y ‘Gate’ (en jacks de 1/8″) que permiten control independiente sobre las secciones ‘Amp’, ‘Filter’, y ‘Pitch’. Como sorpresa añadida, MiniBrute puede exportar ‘CV/ Gate’ tomadas desde el teclado (incluyendo pitchbend).

Junto a las salidas de 1/4″ de línea y auriculares, también hay una entrada para audio para trabajar con fuentes externas de sonido.

Todo discreción
Ya hemos dicho que MiniBrute posee un único oscilador, pero esto quizá oculta su sofisticación. Antes de entrar en detalles, recordemos parte del lenguaje del diseño de sintes. Aunque MiniBrute genera múltiples formas de onda a la vez, no las puedes desafinar de forma independiente y por eso éste es un diseño de oscilador único. MiniBrute posee un VCO (Oscilador Controlado por Voltaje). Los VCOs exhiben más rasgos analógicos (sobre todo inestabilidad e impredecibilidad en cuanto a frecuencia) comparados a los DCOs (Osciladores Controlados Digitalmente) y demás diseños generados de forma digital. Pero hay muchas variantes en los modelos VCO: desde diseños discretos (creados a partir de componentes separados) a los construidos en un solo chip junto a filtros, LFOs, y secciones de control de envolvente. MiniBrute posee un diseño tradicional de VCO discreto, pero incluye interesantes añadidos que potencian sus capacidades de creación musical más allá de lo que, a primera vista, parece ser una versión moderna del clásico Roland SH-101. Eso también significa que este sinte requiere un período de calentamiento de unos cinco minutos para alcanzar un estado de tono estable.

Rasgos inusuales
La sección ‘Oscillator Mixer’ consiste en seis sliders y te da la mejor imagen del potencial de MiniBrute. Mezclas ondas sierra, cuadrada, y triángulo (junto con una fuente de ruido blanco) en diferentes cantidades. Un sub-oscilador conmutable (y una o dos octavas por debajo de las otras ondas) entre ondas cuadrada/ sinusoidal realza el conjunto. Puedes introducir audio externo (vía la entrada trasera de 1/4″) en el sinte para un procesamiento y control mayores.

El ancho de pulso de la onda cuadrada posee un knob dedicado donde escoges una forma completa (50 por ciento) o estrecha (90 por ciento). Mejor aún, logras PWM (Modulación de Ancho de Pulso) de forma fácil controlando la envolvente o el LFO. PWM es un modo clásico de dar presencia a los diseños de sintes de un sólo oscilador. Los osciladores de MiniBrute muestran su peculiaridad gracias a su habilidad para modificar las ondas triángulo y sierra. ‘Ultrasaw’ añade de forma progresiva dos ondas sierra extra y fuera de fase a la primera onda sierra, y puedes modular su tono para crear variantes sonoras, desde sutiles duplicaciones de sonido (como un efecto chorus) a un temblor muy desafinado.

El software…
MiniBrute posee un puerto USB y software para edición, pero no para editar patches. Casi su única función es actualizar el firmware de este sinte y proveer acceso a parámetros no disponibles desde el panel frontal. Por ejemplo, vimos que la sensibilidad por defecto de ‘Aftertouch’ era tal que este efecto entraba muy rápido –se percibe mucho cuando lo usas con vibrato. El software te permite elegir una curva de entrada más suave. También puedes cambiar el re-disparo del LFO y los modos de ejecución del legato (aunque esto debería poder hacerse mejor en el panel frontal). Es un área donde es claramente más ventajoso tener control digital y sistemas de menú (o bien más knobs), pero Arturia optó por un compromiso razonable entre control hardware-software.

El control ‘Metalizer’ modifica la onda triángulo: aparentemente “dobla” la onda sobre sí misma para crear armónicos extra. En ajustes extremos, el resultado es duro y estrepitoso, pero admite además sutiles variantes. Al igual que la sección PWM, la cantidad en ‘Metalizer’ se modula tanto vía control de la envolvente o el LFO.

Por ahora, queda claro que MiniBrute posee muchas más capacidades de moldeo del oscilador que muchos otros diseños analógicos del mercado, aunque carece del control de onda totalmente independiente de un auténtico sinte multi-oscilador.

Pero un sinte no sólo se compone de osciladores. En el terreno de la síntesis sustractiva, la sección de filtro es igual de importante y, al igual que los osciladores, MiniBrute recorre una ruta poco común. El filtro es de la variedad conmutable multi-modo: tiene opciones paso-alto/ -bajo/ banda-eliminada, además de resonancia (capaz de auto-oscilar). El filtro se retrotrae a una topología originaria de los años 50, pero ahora casi siempre asociada con el extraño modelo Steiner-Parker Synthacon. Es una elección inusual pues la pendiente del filtro, en su ajuste más extremo, posee una dócil variedad de 12dB/ octava.

Cuando lo uses verás que no es un gran problema y, entre otras cosas, da a MiniBrute su carácter peculiar –no es una copia de SH-101 o demás modelos de Roland, Moog, Oberheim… Pero debes ser consciente de que eso te hará difícil lograr ciertos tonos que un potente filtro 24dB/ octava haría sin problemas, aunque el control ‘Brute Factor’, que introduce realimentación controlada de audio en la cadena de la señal, te dará más energía si la requieres.

MiniBrute posee una envolvente dedicada de amplitud ADSR de cuatro etapas para modificar el nivel. También hay una sección de envolvente del filtro de diseño similar que también sirve como fuente de modulación para los elementos PWM y ‘Metalizer’ reseñados antes. La sección del LFO también los puede modular, junto con la amplitud, corte del filtro, y tono, lo cual ofrece seis tipos de forma de onda. Un rasgo muy interesante es la capacidad de aju
star la frecuencia del LFO al tempo del arpegiador. Habría sido muy útil poder cambiar sus frecuencias relativas, pero la falta de espacio (y los costes) lo habrán prohibido. Además, hay otro LFO dedicado sólo a vibrato (tareas de modulación de tono) con sus propios controles para frecuencia y forma. Su profundidad y corte de filtro los puedes controlar mediante la posición de la rueda de modulación o la postpulsación del teclado.

ALTERNATIVAS
Dave Smith Instruments Mopho Keyboard

659 euros
Sinte mono multi-oscilador de gran sonido y flexible del padrino del formato MIDI (y de la síntesis polifónica comercial).
www.davesmithinstruments.com

Roland SH-101
En torno a 800 euros
Es mucho menos flexible –y más caro que MiniBrute– pero es la única opción si deseas el auténtico sonido “101”.
www.ebay.co.uk

Papel y lápiz
El elemento final es el arpegiador. Reúne mucha funcionalidad en un espacio reducido. Incluye los modos de disparo ‘Up’, ‘Down’, ‘Up/ Down’, y ‘Random’, pero si activas el modo ‘Hold’, el software externo de edición cambia de arpegios ordenados por tonos a otros ordenados por tiempo. Esto te permite crear secuencias simples nota a nota.

Hay seis variaciones ‘Swing’ diferentes, junto a seis valores de frecuencia de paso –muy útil al sincronizar el arpegiador desde una fuente externa (se activa de forma automática si se recibe ‘MIDI Clock’ a través de la entrada ‘MIDI In’ o del puerto USB). Un buen añadido es el botón ‘Tap tempo’ para aunar la velocidad del arpegiador a una fuente en tiempo real –al pulsar el botón ‘Tap’ conmutas al modo relativo para mayor precisión. Si usas un reloj externo, al pulsar ‘Tap’ cambias el knob ‘Tempo’ a un divisor de reloj, así que tienes mucha flexibilidad.

MiniBrute es muy divertido y flexible. Es fácil crear bajos, sonidos solistas, y efectos, y al no tener memoria para almacenar, la clave es experimentar. Pero eso revela la naturaleza de MiniBrute: comparado con los modernos sintes que ofrecen múltiples presets y efectos, MiniBrute parece un paso atrás en el tiempo, incluso aunque su lado positivo es la creación de sonidos originales.

Es un sinte genial para actuar y te invita a tocarlo, pero para usos en directo deberás tener dedos hábiles para crear diferentes patches en rápida sucesión. En previsión de problemas, Arturia te ofrece varias plantillas que encajan sobre el panel de MiniBrute con instrucciones para crear presets. Si además quieres guardar tus creaciones, hay plantillas en blanco para que ¡escribas! sobre ellas. Nos impresionaron sus opciones para CV (voltaje de control) que integran fácilmente a MiniBrute en un entorno analógico.

Una opción seria de compra
En términos económicos, el precio de salida de 499 euros supone un buen equilibrio teniendo en cuenta la gama de opciones de MiniBrute y, comparado con sus competidores modernos más cercanos (unidades como Analogue Solutions Leipzig-K –más cara– y Dave Smith Mopho Keyboard), es toda una ganga. Lo único que se nos ocurre para terminar el artículo es que pensamos seriamente comprarnos uno, aunque sólo sea en espera de que Arturia lance un hipotético ¡”PolyBrute”!

Sitio web: www.arturia.com
Precio: 499€

DESTACAMOS
Flexibles opciones para modificar ondas
Diseño heterodoxo, pero flexible del filtro
Flexible sección del arpegiador

VALORACIÓNvaloración
Pequeño, pero genial sinte que encierra mucha potencia bajo un aspecto modesto

 Arturia MiniBrute, panel posterior

LO BUENO Y LO MEJOR
Tres razones que hacen de MiniBrute un poderoso contrincante…

> MiniBrute consigue sacar mucho rendimiento de lo que, a simple vista, parece una gama convencional de formas de ondas del oscilador. Los controles para modificar y distorsionar ondas asociados a las ondas cuadrada, triángulo, y sierra expanden las posibilidades de esta pequeña bestia.

> El filtro elegido por Arturia es inusual, pero proporciona una amplia gama de opciones sustractivas que encajan bien en la sección del oscilador. Eso confiere a MiniBrute parte de su peculiar sonido –no se trata de otro clon más de sintes clásicos.

> Los arpegiadores son divertidos y creativos, pero no son muy flexibles. El arpegiador de MiniBrute crea clásicos arpegios ‘Up/ Down’, pero va más allá con sus opciones para swing y reloj –y sobre todo por su capacidad como secuenciador básico por pasos.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES