¿Será Spectrasonics Keyscape el cielo de los teclados virtuales?