Halloween está aquí, el ambiente se enrarece y la bruma se espesa… Adéntrate en las tinieblas del diseño sonoro oscuro y crea sonidos de miedo con audio y ciencia VST…

Respira profundamente, ha llegado de nuevo esa época del año en que nos disfrazamos de personajes siniestros y esculpimos calabazas para alejar a los malos espíritus que puedan estar acechándonos en las tinieblas. La fiesta de Todos Los Santos que poco a poco vamos cambiando por la festividad americana de Halloween, siempre nos ha producido una oscura fascinación, como esa sensación antes de ver una buena película de terror.

Con el espíritu de estos divertidos y aterradores eventos, hemos pensado en presentarte un tutorial escalofriante que levante pieles de gallina, algo que te garantice poner los pelos de punta a tu audiencia… ¡Así que vamos a crear un paisaje sonoro terrorífico de pesadilla a base de sonidos de miedo! Sólo tienes que poner atención a tres sencillos pasos.

Estas técnicas pueden usarse para crear ambientes y fondos que funcionen por sí solos, o puedes utilizarlos como parte de tu música o banda sonora para llevar los ánimos por caminos algo más siniestros. Sigue leyendo para conocer más los “sangrientos” detalles, y asegúrate de bajarte el preset gratuito para Native Instruments Massive y el archivo MIDI al final de este post.

1. Dale textura

Quizá el aspecto más importante al crear un paisaje sonoro siniestro es la textura. Las texturas sonoras son geniales para crear sonidos de miedo y recrear esa sensación palpable y envolvente, por no mencionar el movimiento y su peso. ¿Alguna vez has escuchado un sonido que parecía atravesarte, o hacía resonar algo en tu interior? Si la textura de un sonido está grabada o creada del modo correcto, con la suficiente cantidad de detalle, puede conducir tus sentidos a una sobrecarga de sensaciones virtuales, elevándolas a otros niveles.

Las grabaciones de campo y los sonidos de foley -efectos de sala- son los reyes de las texturas sonoras. Es prácticamente imposible salir con la grabadora y no acabar grabando un buen surtido de interesantes texturas sonoras. ¡Así que coge el micrófono o tu grabadora de campo y disponte a experimentar!

Recuerda, el énfasis aquí se encuentra en la textura sonora, así que intenta pensar en términos de rudeza, suavidad, fragilidad y demás cuando busques material. No queremos sobrecargar nuestro paisaje sonoro con demasiadas texturas, así que con el fin de mantener la experiencia auditiva clara y directa, disponte a trabajar con una buena e interesante textura sonora.

Los sintetizadores también pueden utilizarse para crear interesantes texturas sonoras, por supuesto. Generadores de ruido, efectos y filtros son, en este caso, la clave para la experimentación. Filtra con un paso-bajo una forma de onda en diente de sierra y algo de ruido blando, mientras incrementas los parámetros de ataque y relajación desde un generador de envolvente. ¡Voilà, acabas de crear un sencillo sonido de drone!

Otra técnica resultona a la hora de crear sonidos de miedo pasa por jugar con los parámetros de resonancia de tus filtros. Configura un LFO para controlar el corte de filtro, aumenta la resonancia, y después automatiza o modula la frecuencia de ese LFO, cuanto más alta sea la frecuencia, más difuso y con textura se vuelve el sonido. Como siempre, la experimentación es la clave, ¡así que utiliza estas recomendaciones solo como un punto de partida!

Este es nuestro ejemplo de textura de ruido, tomado de la colección de sonidos Hover – Drones & Textures de Mode Audio, aunque le hemos añadido un poco de reverb para mejorar las cosas.

2. Capas sobre capas para tus sonidos de miedo

El siguiente elemento a tener en cuenta en nuestro viaje hacia el paisaje sonoro terrorífico es la suma de capas sonoras. Con el fin de inducir ese efecto escalofriante en los cerebros de nuestros oyentes, necesitamos construir nuestro sonido, pista a pista.

El filtrado es la primera ayuda a la que acudiremos en este caso. Podemos utilizar filtros paso-bajo, -alto o -banda para separar nuestras capas y dar énfasis a las distintas partes de los sonidos que vamos a incluir. Dependiendo de lo rico y lleno que pretendas que sea tu paisaje sonoro, quizá te resulte de ayuda pensar en esas capas en términos de frecuencias o espectro -bajos, medios, agudos. Si lo prefieres, puedes dividirlas aún más, pero vamos a quedarnos con las tres bandas típicas para este tutorial.

Los drones son perfectos para usarlos en paisajes sonoros, ya sean a base de aterradores sonidos de miedo o de otro tipo. Nada es más espeluznante que un amenazante y misterioso drone que, gradualmente, se va convirtiendo en algo más agresivo. Creemos que los drones trabajan especialmente bien en las zonas de graves o pistas de bajos de un paisaje sonoro, ya que ayudan a sostener y equilibrar el conjunto global.

Por supuesto, los drones pueden tener tono o ser atonales. Mientras que estos últimos pueden sonar misteriosos, con el fin de crear un efecto realmente terrorífico es conveniente usar algunos tonos para capturar las emociones de los oyentes. Ahora, con nuestro siniestro objetivo en mente, las notas que elijas para tu drone y su relación de armónicos, determinarán la sensación total que creará tu paisaje sonoro del horror. Recomendamos encarecidamente Terceras o Segundas Menores, así como la encarnación musical del mismísimo diablo, el Tritono.

Nuestro ejemplo de drone de graves fue creado con el patrón MIDI que se ve en la imagen de arriba y con un preset de propio de Native Instruments Massive (descarga ambos al final de este tutorial). Puedes encontrar patches como ese en la extensa colección de presets para Massive que vende Mode Audio.

El punto esencial que siempre hay que tener en mente, es intentar evitar que las capas de sonidos se interfieran y permitir que unas complementen a otras. Los filtros pueden hacer que nuestros drones se diferencien de las texturas, pero también podemos hacer uso de la EQ para realzar áreas importantes o cortar y deshacernos de las no deseadas. Para pulir el resultado final y unificar todo el conjunto sonoro, pasemos ahora a nuestro tercer y último paso: los efectos.

3. Ahógate en efectos para crear auténticos sonidos de miedo

La reverb es ideal para esta tarea en cuestión de diseñar sonidos de miedo: ayuda a mezclar (pegar) los sonidos entre sí, además de situarlos en el plano sonoro. Nuestro tipo de reverb favorita es el de convolución, por ese toque auténtico del mundo real. Pero las buenas unidades de reverb artificial, ofrecen un interesante enfoque en lo referente a diseño sonoro creativo.

La distorsión siempre ayuda a hacer las cosas más grandes, fuertes y más agresivas, pero el truco es modular el control de saturación o ‘wet/dry’ para crear una sensación de evolución terrorífica en nuestro sonido. Somos de los que opinan que la distorsión trabaja bien en las zonas más graves del paisaje sonoro, aunque puede ser igual de efectiva al moverse gradualmente a través de las capas, desde lo más grave a lo más agudo.

Somos grandes fans del efecto delay -estéreo, ping pong, de cinta, de repetición, lo que sea; todos ellos suenen excelentes usados con cuidado. El truco de producción que vamos a desvelar aquí es perfecto para crear terroríficos y encantados sonidos de miedo, que realmente situarán tu paisaje sonoro en la onda del horror.

Añade una capa de percusión extra a tu sonido y envíala a un bus con delay. Automatiza el tiempo de retardo de una manera sutil y gradual (desactiva la opción de sincronía con el tempo en el caso de que tu plugin la tenga activada), ¡y escucha de nuevo el efecto de fluctuación que acabas de conseguir, como el ulular del viento!

Esta fluctuante textura de percusión fue creada usando una grabación real del pack Urban Middle East, producido por las mentes creativas de Mode Audio.

Barridos, subidas y otros efectos de transición sonora y sonidos, también pueden ser la guinda del pastel, ya sea en momentos puntuales o sobrevolando partes de de tu paisaje sonoro para aportarle un interés extra. Úsalos inteligentemente y con moderación -demasiados podrían saturar y exagerar el efecto deseado, perdiendo impacto y efectividad en nuestro sonido de terror.

Ahí está nuestra pieza de Halloween a prueba… ¡un terrorífico paisaje sonoro creado con tres capas sonoras! Esperamos que hayas disfrutado con este tutorial de sonidos de miedo, y recuerda que la experimentación es la clave: ¡sé siempre creativo!

Descarga el patch de bajo para Massive y el archivo MIDI usado en nuestro drone.

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto en inglés “Creating a Creepy Soundscape!” está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

También te interesa: Descarga sonidos de terror por Halloween –librerías para no dormir esta noche