No siempre un sonido nítido y pulido significa lo mejor en la música -muchos ritmos piden a “golpes” que se les trate con rudeza. Aprende la forma en nuestro tutorial de sonido retro

La pegada y el brillo que ofrecen los procesadores modernos actuales a tus baterías, son un elemento de incalculable valor y una apuesta sobre seguro en el estudio. Aunque a veces, hacer que las cosas suenen un poco más sucias y viejas dar forma al auténtico camino hacia la satisfacción sonora…

En este tutorial, vamos a enseñarte a crear una cadena de plugins que puedas aplicar sobre tus brillantes y pulcras baterías para sazonarlas con un polvoriento toque desgastado… ¡y mucho calor analógico!

Vamos a utilizar Ableton Live, algunos plugins gratuitos y dos loops de batería extraídos de la colección Glide de ModeAudio para nuestra siguiente demostración. Pero como siempre, es posible utilizar tus propios sonidos y tu DAW con sus plugins nativos para conseguir un resultado similar. ¡Empecemos!

Exprímelo bien

Aquí tenemos nuestros dos loops de batería del paquete Glide, separados en dos pistas, Mercury_124_MainDrums01’ y ‘Mercury_124_Hats01’, ambas con su respectivo y único envío estéreo en configuración pre-fader:

Nuestro objetivo es lograr un sonido más plano y oscuro, así como más directo y saturado. Así que primero, vamos a aplanar el rango dinámico de nuestro loop de batería mediante el plugin ‘Glue Compressor’, configurando el umbral o threshold en torno a -13dB para restar unos 4dB de volumen. Hemos perdido algo de definición del original, pero a cambio ganamos cuerpo -y así es como suena:

Como hemos chafado un poco la dinámica del loop, añadimos casi 1dB de ganancia de compensación con el control ‘Makeup’, sólo para ganar en volumen general.

Dale cuerpo

Ahora toca añadir algo de ecualización con el fiable ‘EQ Eight’ de Live para empezar a trabajar sobre el espectro de nuestro sonido de batería. El loop original contiene bastantes frecuencias bajas y altas, ya que ha sido muy bien procesado y mezclado con equipos modernos (tal como sabe la gente de ModeAudio) -sin embargo, queremos algo más grueso y turbio, así que subimos unos 3dB en torno a 402Hz.

Esto enfatizará los medios-graves del sonido, algo muy importante para esa percepción de un sonido cálido. Este tipo de realce, generalmente a base de reforzar una gran región de frecuencias, es del tipo que solemos aconsejar como algo a evitar. Pero en este caso, es justo el billete hacia nuestro objetivo final.

Vayamos un poco más allá, utilizando el procesador ‘Auto Filter’ de Ableton y aplicando un sutil filtrado paso-bajo sobre 11.8kHz con un 24% de resonancia. Esto reduce el brillo de la batería original, fijando la atención en el espectro más bajo de frecuencias. Así es como suena todo por el momento:

Ahora que ya hemos conseguido un sonido más grueso, llega el momento de ensuciarnos un poco…

“Enguarrínalo”, venga

Están disponibles muchos tipos de plugins que puedes utilizar para embrutecer tu sonido, distorsionarlo y saturarlo, pero en este caso, vamos a utilizar ‘Dynamic Tube’ del mismo Live. Con él, podemos recrear un efecto sutil de saturación, ya que utiliza modelos de válvulas vintage en sus algoritmos de procesamiento, lo cual resulta ideal para nuestro propósito.

Subiendo a 6dB el control ‘Drive’ y un 15% en ‘Bias’ -además de recurrir al modelado de una válvula tipo B-, conseguimos este sonido:

Es en realidad un efecto muy sutil, pero aporta un poco de aspereza y todavía más cuerpo a nuestra batería. Llevando las cosas un poco más allá en cuanto a saturación se refiere, vamos a utilizar el plugin gratuito Melda Production MWaveShaper. Éste se vale de algoritmos de distorsión que admiten manipulación para añadir un ligero efecto, menos agresivo que el propio de la distorsión y la saturación.

El loop de batería suena ahora mucho más cálido y saturado, por lo que podemos ir finalizándolo con algo de polvo y crujidos de nuestro querido y amado plugin gratuito, iZotope Vinyl.

Capas de polvo

Si todavía no conoces las bondades de este excelente y sencillo plugin, te contamos que es básicamente un efecto que imita el sonido de la aguja sobre el vinilo en un viejo giradiscos y lo aplica sobre tu sonido. Así que tenemos controles como ‘Dust’, ‘Scratch’ y ‘Wear’, que emulan el polvo, arañazos y la calidad del vinilo a replicar. Como lo vamos a utilizar más bien por su procesamiento retro que por su efecto de vinilo, con sólo añadir un 10% en ‘Wear’ y -3dB en ‘Mechanical Noise’ conseguiremos un sonido que se asemejará a esto…

Como truco final, añadimos el humilde plugin Utility’ de Live al final de la cadena para reducir la amplitud estéreo del loop. Al igual que en las producciones de antaño, el campo estéreo no era tan amplio como lo es ahora, así que este plugin reduce esa amplitud a sólo un 45% en nuestro sonido final. Incluimos en la muestra de ejemplo el loop antes y después de ser procesado para una mejor representación del efecto general:

Pues aquí lo tienes, cómo crear un sonido de batería cálido, saturado y retro sin salir de tu DAW. Descarga los plugins de Melda Production e iZotope Vinyl utilizando los enlaces cuando los hemos citado anteriormente, así como los loops y el rack de efectos de Ableton empleado en este tutorial. Empieza a hacer tus propias pruebas y recuerda, ¡sé creativo!

Descarga los archivos utilizados en este tutorial

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés, “Retro Beats: Producing A Vintage Drum Sound“, está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

¡Descarga 650MB de sonidos para empezar, o mantente atento a sus novedades!