El uso creativo de un bus de efectos, no sólo te dará reverb o delay, sino un sistema de procesamiento puntual para destacar partes de tu mezcla –así es como se hace…

La técnica de bus de efectos, a veces también denominada como de envío de efectos, consiste en colocar algunos plugins de efectos en un bus o canal de envío, y luego encaminar el audio de varias pistas de tu sesión a través de este bus o pista de envío. Esta es una gran forma de unir los diferentes elementos de tu tema, así como de agregar unas dimensiones musicales interesantes e innovadoras que están íntimamente conectadas con los elementos centrales de tu tema.

El uso más clásico de un canal como bus de efectos es un envío a reverberación, que te permite crear la impresión de ubicar tus pistas en un espacio artificial. En esta situación, normalmente enviarías un poco de señal al canal de envío desde la mayoría de diferentes partes de tu tema, haciendo que se empasten a medida que procesas cantidades de señal mediante un plugin de reverberación. Esto genera una capa adicional sobre tu música que une todas las partes de tu tema, ayudándote a su vez a crear la sensación de un solo cuerpo sonoro en lugar de muchos elementos dispares que ocurren simultáneamente.

Obviamente, ¡puedes ser mucho más creativo que lo descrito en la implementación anterior! Y para eso estamos aquí. Podrías emplazar distorsiones, chorus, phasers o incluso cadenas complejas de plugins de efectos en tu bus, y usar éste para afilar tu sonido o crear rellenos y parones. Lograrás esto último fácilmente si automatizas el volumen de tu bus de efectos de forma que sólo suba el nivel en aquellos momentos donde percibas que tu pista requiere un poco de impulso, por ejemplo, quizá al final de un compás o de una sección musical.

La clave, como siempre, consiste en experimentar y decidir qué pretendes destacar de tu sonido…

Pioneros del dub, como Lee ‘Scratch’ Perry, se hicieron famosos por utilizar esta técnica, principalmente a la hora de configurar un bus de efectos para delay, de modo que se envía un golpe de caja o un fragmento vocal para repeticiones de triplete que operan casi como rellenos de percusión. En el tema de YouTube sobre la imagen superior, fíjate en los golpes del aro de caja en los tiempos 0:57 y 0:59 –el primero es encaminado hacia un bus de reverberación y el segundo hacia un canal de bus de efectos con delay.

La clave, como siempre, consiste en experimentar y decidir qué pretendes destacar de tu sonido. Una vez que tengas dispuesto un número reducido de cadenas de plugins para tu trabajo, podrás guardarlas como franjas de canal para rellamarlas fácilmente en tus sesiones posteriores. ¡Sé feliz con tus buses de efectos y mantente siempre creativo!

El proceso operativo con un bus de efectos

1. Crea un bus o canal de envío en tu software DAW.

2. Dispón instancias de los efectos plugin que te gusten para el procesamiento de este bus.

3. Usa los controles de envío para encaminar audio desde los elementos principales de tu tema –sintetizadores, línea de bajo, guitarras, baterías, voces, y demás– hacia tu canal de bus.

4. Automatiza el volumen del bus de efectos o los controles de envío desde cada pista para incluir las señales encaminadas y procesadas con el fin de crear rellenos puntuales en tu mezcla.

¡Hecho!

Accede desde aquí al repositorio completo de nuestros Trucos Rápidos

Este contenido se publica mediante licencia expresa de su autor. El texto original en inglés, “Quick Tips“, está disponible en el blog Magazine de la compañía Mode Audio.

¡Descarga 800MB de sonidos para empezar, o mantente atento a sus novedades!