La música electrónica se sirve para su generación, producción e interpretación de instrumentos musicales electrónicos y tecnología musical. Se diferencia por completo del sonido generado por medios electromecánicos, aunque también puede servirse del sonido de éstos mediante captura digital o sampling. Algunos ejemplos notables de medios e instrumentos para generar música electrónica incluyen sintetizadores, ordenadores y procesadores de todo tipo.

Habitual en un primer momento en laboratorios de investigación o como actividad en circuitos cultos, la música electrónica se hizo pop desde finales de los años 60 del siglo pasado: fue la disponibilidad de instrumentos electrónicos asequibles el factor que contribuyó a su auge, popularidad y adopción masiva, con intromisiones en cualquier otro tipo de música.

El papel musical del ordenador y la tremenda oferta de tecnología musical barata para las masas, han logrado que la música electrónica sea una forma social de expresión, como evidencia la escena musical dance. Aunque no por ello, da la espalda a otras formas avanzadas de arte experimental.

Nuevos contenidos sobre Música Electrónica