Amplía tu universo sonoro y mejora la calidad de tu música capturando sonidos que te rodean a diario. Aprende el arte de los sonidos encontrados con esta serie de artículos, empezando por los sistemas de grabación…

Bienvenido a la primera parte de esta nueva serie sobre grabación de campo, sampling creativo y diseño sonoro! En esta serie te mostraremos por qué y cómo podrías enriquecer tu música llevando sonidos del mundo real a tu DAW ( y no nos referimos a añadir instrumentos acústicos, los cuales nos encantan…).

Así que antes de empezar, aquí está nuestra rápida introducción para encontrar sonidos y algunas opciones para capturarlos…

¿Qué es la captura de sonido?

En pocas palabras, una «captura de sonido» es un sonido encontrado que no has creado tú, ya sea cantando o utilizando un sintetizador. Ese sonido ya existe. Tú los encuentras, decides cuáles capturar y luego los utilizas en tu música. Una captura de sonido puede ser el canto de los pájaros, las olas del mar rompiendo, o una puerta al cerrarse. Por mucho que no sea una fuente musical sonora convencional, estás en el territorio de la experimentación y el diseño sonoro. Esto abre un mundo entero de posibilidades, pero requiere que escuches de una manera algo diferente.

Imagínalo como una cacería de sonidos –manteniéndote alerta para capturar sonidos increíbles e interesantes que puedan usarse en tu música. Una vez que tengas grabado un sonido encontrado, puedes utilizarlo a tu antojo -como una capa en tu tema musical, o como materia prima para procesarlo y conseguir el efecto deseado (entraremos en más detalles sobre ese aspecto la próxima vez, ¡así que atento!).

Cómo capturar sonidos encontrados

En el mercado dispones de un montón de opciones diferentes para la captura de sonido del mundo exterior, más allá de los muros de tu estudio. Puedes recurrir a diversas propuestas: desde aplicaciones para tu smartphone, hasta las opciones más serias y caras de los equipos profesionales en forma de hardware portátil.

Lo que necesites en último término, ya sea un grabador hardware dedicado o software para tu teléfono o tablet, dependerá de lo que quieras grabar, donde lo grabes y cómo planees utilizarlo.

Aquí tienes algunas opciones, ordenadas por sus niveles de precios:

1. Teléfono móvil para grabaciones

Damos por sentado ahora que ya posees un smartphone: la forma más barata de empezar a capturar sonidos y grabaciones de campo es recurrir a una aplicación para grabar. Echa un vistazo a estos dos nombres: Field Recorder de Pfitzinger Voice Design para Android y Hindenburg Field Recorder de la compañía Hindenburg Systems ApS para Apple iOS. También está disponible una gran cantidad de aplicaciones de tipo dictáfono y grabadoras gratuitas que podrías probar.

Lo bueno de este método es la simplicidad: no necesitas acordarte de equipo extra que luego tengas que cargar. Tan sólo coge tu teléfono y pulsa ‘grabar’. Esto es genial para esos momentos de serendipia (un hallazgo afortunado), donde te topas con una puerta crujiendo por el efecto del viento, o un agradable sonido ambiental en la estación de tren.

Lo que ya no es tan genial es que probablemente tus grabaciones serán en mono, ya que las aplicaciones utilizarán el mismo micro del teléfono al que tú recurres para las llamadas, y también será algo ruidoso. Después de todo, fue diseñado para capturar tu voz cuando el teléfono está a unos centímetros de tu boca -¡y no necesita ser un súper-micro HiFi para eso! Todo ello te limitará en las capturas de sonidos fuertes y altos, como un portazo por ejemplo, así que tenlo en cuenta cuando utilices este método de grabación.

2. Utiliza un micrófono externo

Con estas aplicaciones básicas, también puedes conseguir  una aproximación a una grabación más profesional, en estéreo y algo menos ruidosa: el truco consiste en usar un micrófono externo conectado a tu teléfono.

Estás de suerte si usas un Apple iPhone, echa un vistazo a estás propuestas que te ofrecen Rode y Zoom, por ejemplo. Estos micrófonos de condensador electret se alimentan desde la propia batería del teléfono, y te permiten grabar con más calidad sin tener que llevar encima ningún dispositivo extra, lo cual siempre es un alivio a la hora de desplazarte por ahí llevándote tus bártulos.

Este tipo de micrófonos no será lo suficientemente silencioso para capturar las hojas cayendo de los arboles en un bosque en silencio, por ejemplo. Pero si grabas en la ciudad, el siseo del micro no será un estorbo en tu camino hacia una grabación de calidad decente.

3. Grabadora portátil de campo

Sin duda, esta es la opción a elegir si no eres un usuario de smartphone. Y en muchos sentidos, las grabadoras portátiles entregan mejores grabaciones que incluso esos anteriores e ingeniosos micrófonos externos, pues fueron diseñadas con una sola tarea en mente. Eso implica que siempre podrás apretar el botón de grabación, aún incluso cuando vistes guantes bajo la lluvia: nadie llamará para interrumpir la grabación de una toma, unos micros decentes ya vienen incluidos en el precio, y tendrás la opción de ampliar tu equipo si se convierte en parte integral de tu trabajo.

Nuestra elección portátil de lejos es Sony PCM-M10, en la foto de la izquierda. Implementa micrófonos de muy poco ruido, relativamente, y puedes grabar durante meses con un mismo par de viejas pilas AA. Aunque otras grabadoras puedan integrar conexiones XLR para micrófonos profesionales, la vida de las baterías en esos dispositivos es, a menudo, de unas pocas horas -lo que no ayuda mucho, a menos que tengas el hábito de cargar a todas partes con un buen arsenal de pilas en tu mochila.

Eleva tus sonidos capturados al siguiente nivel

Todos estos equipos de grabación cuestan dinero, por supuesto, así que a menudo es una buena idea solucionar lo que necesitas usando una aplicación gratuita de tu teléfono y recurrir a librerías de grabaciones profesionales cuando necesites algo especial. Los packs de grabaciones de campo, como Elements, y de tomas de percusión experimental, como Raw Material (ambos de Mode Audio), fueron grabados usando micrófonos de alta calidad, convenientemente protegidos con pantallas antiviento y alimentados por previos de alta relación señal/ruido. Sólo de ese modo es posible asegurar unos altos estándares de calidad y claridad en tu inversión sonora.

Mantente atento a la próxima entrega de esta serie de artículos, donde te mostraremos cómo usar tu librería de grabaciones a modo de material base para diseño sonoro experimental, ¡y así crear sonidos musicales totalmente únicos!

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés «Recording Found Sounds For Music Production» está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES