Hay muchas formas de operar sobre un sinte modular, pero uno de los métodos importantes de creación de sonido es la síntesis sustractiva –y para lograrlo, necesitarás un filtro…

Todos los sonidos que has escuchado alguna vez pueden ser descritos de una forma sencilla como patrones de ondas de aire. Cuando un músico frota un arco a través de la cuerda de un violín, la fricción ocasiona pequeñas vibraciones que son amplificadas por el cuerpo del instrumento. Y cuando el sonido de ese violín es grabado por un micrófono, las ondas en el aire hacen vibrar la membrana del micrófono, dando como resultado una señal eléctrica, similar al voltaje que sale del Oscilador Controlado por Voltaje de un sintetizador.

Por lo general, un VCO es capaz de generar formas de onda básicas, pero éstas no pueden imitar el sonido complejo de un violín por sí mismas.

Sonidos de un violín captados por un micrófono

La acción de los filtros para generar sonidos de una forma sencilla

En teoría, podrías imitar cualquier sonido si tuvieses suficientes osciladores de onda senoidal, configurados en diferentes frecuencias –eso conforma un método denominado síntesis aditiva, que trataremos más adelante en esta serie. Pero en la práctica, sin embargo, necesitarías cientos de osciladores para obtener una imitación convincente de un sonido rico en armónicos. Lo bueno de la síntesis sustractiva es que puedes obtener una gran variedad de sonidos a partir de un oscilador que genera una forma de onda cuadrada o en diente de sierra, seguida de uno o más filtros.

Visto de una forma sencilla y funcional, lo que hace un filtro es eliminar o restar ciertas frecuencias. Un filtro con respuesta paso-bajo permite que los sonidos que tienen frecuencias por debajo de un punto dado, lo atraviesen sin cambios, mientras elimina los sonidos que poseen frecuencias más altas a partir de dicho punto. Y dicho punto a partir del que son eliminados los sonidos de frecuencias altas es denominado la frecuencia de corte o cutoff.

Un filtro con respuesta paso-bajo en Ableton Live

Por encima de esa frecuencia de corte, los armónicos superiores comienzan a desvanecerse de una forma más o menos abrupta hasta quedar en silencio. Así las cosas, un filtro paso-alto hace lo mismo pero invertido a lo largo del espectro de frecuencia, de modo que los sonidos que contienen frecuencias altas por encima del cutoff, atraviesan el filtro sin alteración, mientras que los sonidos con frecuencias que están por debajo de la frecuencia de corte, son amortiguados y eliminados de una forma más o menos selectiva según el filtro empleado.

La síntesis sustractiva propone un atajo práctico en la generación de sonidos

Este enfoque sustractivo puede ser útil ya que simular un sonido resulta ser mucho más fácil cuando «domesticas» un oscilador rico en armónicos, que si te dispones a crear todo el contenido armónico mediante la síntesis aditiva. La onda en diente de sierra es un tipo común porque su espectro de audio contiene armónicos pares e impares de la frecuencia fundamental, y eso brinda al filtro una gran cantidad de contenido para trabajar y dar forma a algo nuevo.

Contenido en armónicos pares e impares de una forma de onda en diente de sierra -perfecta para una mayor riqueza sonora en los filtros usados para la síntesis sustractiva

Y mientras tanto, una onda cuadrada es una forma alternativa que contiene en su mayoría armónicos enteros impares, lo que la hace idónea para la simulación de instrumentos de viento. Una onda senoidal, por otro lado, no contiene contenido armónico y, por lo tanto, un filtro no tiene nada que eliminar.

Por tanto, un filtro aplicado sobre una onda senoidal, como mucho reducirá su volumen, mientras que sobre una onda en diente de sierra, te otorgará un buen grado de control sobre la oscuridad y el brillo del sonido. De hecho, si tuvieses un filtro lo suficientemente preciso, podrías reducir en teoría cualquier forma de onda a tan sólo una onda senoidal en la frecuencia fundamental. Generalmente, los filtros de los sintetizadores son resonantes, y así generan un pico con una cantidad ajustable en torno a la frecuencia de corte; eso es genial en el ámbito creativo, porque obtienes aún más control sobre el carácter de tu sonido.

En busca de más juego dinámico con la modulación

En la anterior entrega de Síntesis Modular Fácil ya abordamos la modulación cuando introdujimos las envolventes. Y las formas habituales de modular un filtro incluyen la aplicación de patching (encaminamiento de señales) desde la salida de tono de un teclado CV a la entrada de frecuencia de corte de un filtro paso-bajo: Esto es denominado seguimiento de tono (pitch tracking), y consigue que las notas más agudas generen sonidos más brillantes.

Y volviendo entonces con las envolventes que ya vimos (el enlace figura más abajo si lo necesitas), otra forma común de modulación sobre un filtro consiste en conectar un generador de envolvente sobre la frecuencia de corte del filtro: Con esta operación tan sencilla, tus disparos de notas sobre el teclado te permitirán obtener un movimiento dinámico del filtro.

Te dejamos con los enlaces hacia otras entregas de la serie, además de un vídeo que te enseña con un osciloscopio diferentes formas de onda según son filtradas.

Lee más: #2 Generadores de envolvente || #4 LFOs (disponible pronto)

Texto original de Emmett Corman


keith_mcmillen_instruments_logo_300pxConocidos por sus controladores MIDI e instrumentos innovadores, Keith McMillen afronta la creación musical del Siglo XXI con un concepto de interconexión total entre creadores musicales, métodos y máquinas.
Enlaces | Web |  |  | 

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES