Hay formas más originales e imaginativas de dar vida a tus pistas: los ritmos cruzados consiguen crear interés y expectación en tu audiencia -descubre la forma de explotar su potencial…

Nuestra intención es introducirnos ligeramente en la teoría musical; pero no te preocupes, no vamos a sumergirnos en los aspectos más complejos y complicados. Será un viaje a través de un concepto que puede resultar muy interesante en lo que tiene que ver con la música dance y de vanguardia: nos referimos a los ritmos cruzados.

Los ritmos cruzados (a veces llamados también polirritmos) son combinaciones de varias capas de patrones rítmicos en diferentes medidas o compases. Suele ocurrir que el “punto de cruce” entre estos patrones puede estar en el último o primer beat del compás, aunque no tiene por qué ser así, o donde el oyente espera que ocurra. Esto hace que se originen grooves muy interesantes, ritmos sincopados y originales que elevan la simplicidad de un loop 4×4 más allá de su simpleza original.

Nacidos de la tradición musical africana y utilizados en varios modos de complejidad a lo largo del continente, los ritmos cruzados aparecen en Occidente de una forma mucho más simple y limitada. Pero gracias a la estrecha relación entre house, techno y ritmos de origen africano, a menudo juegan un papel muy importante en la creación de música dance.

El principal desafío con los ritmos cruzados es tocarlos en directo, bien sea en forma de un solo músico coordinándose para tocar diferentes elementos, o un grupo cuyos miembros tratan de no pisarse entre ellos sin perder el ritmo. Afortunadamente para nosotros que creamos música electrónica en nuestros ordenadores y software DAW, no tenemos que preocuparnos demasiado por este problema (como veremos más adelante).

Cruce de ritmos

Esta vez, queremos centrarnos en aplicar ritmos cruzados entre partes de sintetizador y batería. Lograr algo así en un ritmo de house o techno es realmente sencillo, e incluso puede que inconscientemente ya lo hayas hecho en alguna de tus producciones sin darte cuenta. Supone también una manera rápida y efectiva de dar interés rítmico a tus pistas.

Como demostración, aquí puedes escuchar un pequeño fragmento de estilo Deep House, con unas discretas notas de sintetizador creadas con el instrumento ‘Operator’ de Ableton Live:

La melodía es una sencilla línea de tres notas que se expande a lo largo de un compás 4/4. Suena bien, pero es algo aburrida, así que vamos a desarrollarla algo más. Podemos empezar por añadir algunas notas adicionales a su alrededor, o ¿qué tal si acortamos el total de su duración a un compás 3/4 en contra del patrón de batería 4/4 que le acompaña?

Conseguimos este resultado arrastrando un compás el final de loop de la melodía del clip MIDI, todo en Ableton Live (o acortando la duración del clip MIDI si es que tú utilizas otro software DAW). Ahora el patrón melódico se repetirá cada tres compases en lugar de cuatro. Así es como ahora suena:

Ahora, sin tener que cambiar ninguna de las notas, hemos terminado con una nueva melodía. Aún así, el resto de la pista continúa en 4/4, y nuestra melodía “cruza” el ritmo de batería cuando éste se repite tres veces -así hemos conseguido una melodía envolvente que abarca tres compases en lugar de uno, antes de volver a repetirse. ¡Todo esto simplemente arrastrando con nuestro ratón!

Ejemplos de ritmos cruzados

La mayoría de veces, la técnica de ritmos cruzados se aplica sobre cualquier elemento del tema musical, a excepción del bombo 4/4, para no romper con la “bailabilidad” de la producción en cuestión. De todos modos, las reglas están para romperlas y jugar con los sentidos de la audiencia y su expectación, puede crear efectos devastadores en los clubes. Aquí tienes un gran ejemplo de ello, un tema con un compás de 3/4, con un ritmo cruzado aplicado en clave de compás 3/8, (aparece en el tiempo 3:40)…

Continuamos ahora con Âme: uno de los mejores ejemplos de ritmos cruzados utilizados en la producción musical de techno aparece en su tema Rej, que fue muy escuchado en los clubes allá por el año 2000. El tema en cuestión es uno de los referentes del estilo Minimal Techno y, si bien posee escasos elementos rítmicos, su inconfundible melodía latina incorpora una complejidad rítmica que le hace destacar sobre el resto de trabajos musicales contemporáneos:

Es muy difícil fijar en este tema un compás preciso para la melodía -parece alternar entre números pares e impares de 16 compases, además de un añadido extra que se mueve en una frase de ocho compases. No es de extrañar que si la melodía hubiera quedado estancada en un estándar de 4/4, la esencia única de este tema se habría perdido y, seguramente, no habría acabado siendo la pieza musical tan reconocida de su estilo en aquella década.

Nos parece muy justo pensar que, seguramente, una idea musical como esa, fue quizá el resultado de la improvisación mientras se tocaba -parece difícil imaginarse a los chicos de Âme sentados con lápiz y papel escribiendo uno por uno los ritmos sincopados y los detalles de su pista rítmica. Así que, como ves, ¡los ritmos cruzados suelen ser algo totalmente experimental y que debes practicar para felizmente acabar creándolos al vuelo!

Como te hemos mostrado arriba, los ritmos cruzados más sencillos, pueden lograrse fácilmente al ajustar la duración de tus patrones y clips en tu DAW, pero crear algo único y especial, requiere algo más de destreza con tus instrumentos y herramientas para llegar a los mejores resultados -¡es una razón más para nosotros los productores, para así mejorar nuestras habilidades con el teclado!

Este contenido se publica mediante licencia expresa. El texto original en inglés, “An Introduction To Cross-Rhythms“, está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

¡Descarga 650MB de sonidos para empezar, o mantente atento a sus novedades!