Es posible clasificar las reverbs digitales en varias categorías básicas: las convolutivas (que utilizan respuestas a impulsos de entornos reales), los modelos matemáticos diseñados para emular el sonido de espacios del mundo real y, por último, los modelos matemáticos diseñados para que suenen «bien» –aunque no sean nada realistas.

Los mejores diseñadores de reverbs se han basado en la tercera categoría para desarrollar algunos de los productos más populares de los últimos 20 años. En particular, una de estas compañías aplicaba una leve modulación de tipo chorus a la salida de la reverb para imprimirle un «brillo resplandeciente».

Cubase Roomworks  Si vas a manejar la reverb interna ‘Roomworks’ de Cubase, combínala con un plug-in de modulación para mejorar sus prestaciones. Los efectos de phasing, flanging y chorus funcionan muy bien en este contexto, tanto si los insertas antes como después de la reverb en la cadena de efectos.

Cubase facilita mucho este proceso porque permite arrastrar y soltar los insertos con suma facilidad. El efecto suele ser más sutil si colocas el plug-in de modulación antes de la reverb, aunque eso dependerá de cómo ajustes los parámetros. Por cierto, las combinaciones con los plug-ins ‘Vibrato’ y ‘Rotary’ también proporcionan fantásticos resultados y aumentan la sensación de espacio.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES