La reverb para directo es uno de los asuntos más recurrentes cuando hablamos de sonorizaciones en vivo -te enseñamos cómo usarla correctamente y explotar todas sus posibilidades…

La reverb, como también sucede con otros efectos, es un procesamiento de audio que a menudo se infrautiliza o usa de forma incorrecta. En muchas ocasiones, ya sea por desconocimiento o por las urgencias del momento, el técnico no le presta la atención necesaria o, simplemente, utiliza las configuraciones preestablecidas sin detenerse en los detalles. Este conjunto de detalles es lo verdaderamente importante y lo que en última instancia marcará la diferencia entre un sonido de calidad y un sonido regular.

Si bien en algunas ocasiones se puede conseguir una reverb para directo adecuada utilizando únicamente el preset apropiado, es importante conocer los elementos fundamentales de una reverb con el fin de utilizarla correctamente y explotar todas sus posibilidades.

La reverb es uno de los procesamientos de señal de audio más utilizados junto con la ecualización y la compresión…

Para comprender sus características y saber cómo usar este efecto correctamente, haremos primero una visualización en conjunto de sus características generales.

El efecto de reverberación es un tipo de procesamiento basado en las reflexiones de una señal sonora y el tiempo en el que transcurren las mismas. Con la reverb definimos el espacio que ocupa la voz, o el instrumento en cuestión, dentro del plano general de la mezcla, y esto es así tanto si se trata de una mezcla de audio en directo como en estudio. Por otro lado, la reverberación otorga calidez y profundidad, al mismo tiempo que sirve para conferir homogeneidad a los diferentes elementos que forman parte de una mezcla de audio.

Adentrándonos en un análisis más técnico, detallaremos sus principales parámetros.

Tipos de reverb

Esta clasificación hace referencia al conjunto de características que definen las distintas clases de reverb. Estas etiquetas se han ido colocando a lo largo de años con el fin de organizar su gestión y facilitar su uso. Las configuraciones predeterminadas más comunes son:

  • Hall: Genera un efecto que emula salas grandes tipo auditorios, salas de concierto, etc. Ofrece un tiempo de reverberación largo, idóneo para instrumentos que no tengan una articulación muy marcada o cambios de tonalidades muy rápidos.
  • Room: Otorga al sonido un efecto más parecido al que encontramos en ambientes de un tamaño más reducido, como habitaciones, salas de estudios de grabación, etc.
  • Cathedral: Su efecto es la reverberación típica de este tipo de recintos, algo irregular y con un tiempo de difusión muy alto. Este efecto resulta adecuado para coros o conjuntos de instrumentos de cuerdas.
  • Plate: Imita el efecto de reverberación producido en una señal de audio por la vibración de una plancha metálica (plate es placa o plancha en inglés). Este tipo de reverb genera un sonido más brillante donde destacan las primeras reflexiones.
Cómo usar la reverb para directo

Un equipo clásico de los 80, la unidad de reverb AMS RMX 16

Parámetros de una reverb

Tiempo de reverb o Decay

Viene determinado por el método estándar para especificar los tiempos de reverberación, también conocido como RT60. Esto es el tiempo que transcurre, en segundos, desde que se detiene la fuente que excita el campo directo hasta que la reverberación decae en 60 dB.

Reflexiones primarias o Early Reflections

Especifica el tiempo en que las primeras reflexiones son captadas por nuestro oído. Controlando este parámetro podemos ajustar el volumen y el tiempo que tardan en llegar estas primeras reflexiones, lo que influirá directamente en la percepción del tamaño de la sala.

Pre-delay

Nos permite colocar un retardo al tiempo de inicio de la reverb, es decir, el efecto de reverberación comenzará a sonar antes o después en función de las modificaciones de este parámetro.

Difusión

El resultado de la reverberación obtenida vendrá definido por las múltiples reflexiones del sonido en un espacio determinado. La modificación de este parámetro afecta directamente a la densidad de las reflexiones, es decir, al tiempo, a la separación que hay entre ellas.

Cómo usar la reverb para directo

Te interesa: eco, primeras reflexiones y reverberación -diferencias

 

El uso de la reverb para directo

Antes de definir el tipo de reverb que vamos a utilizar, resulta muy útil analizar el tipo de instrumentación y el tempo de la música con los que vamos a trabajar. Generalmente, si la música lleva un tempo rápido, los instrumentos son numerosos y tienen una articulación muy marcada, funcionará mejor un tiempo de reverberación corto. El motivo es que con un tempo alto e instrumentos con ataques rápidos, una reverberación larga puede enmascarar los sonidos y restarles definición. Si por el contrario, sonorizamos pocos instrumentos y además tienen una respuesta menos marcada, el uso de una reverb más larga aportará homogeneidad y calidez a la música.

Otro aspecto a tener en cuenta con la reverb para directo es el uso que queremos darle. Debemos definir de antemano qué deseamos conseguir con la reverb. Podemos utilizarla para crear diferentes planos y simular diferentes espacios en la mezcla o bien como un efecto más, lo que haríamos con un chorus o un delay, por ejemplo.

Un factor muy importante que debemos tener en consideración es el entorno acústico donde vamos a realizar la sonorización. Si el trabajo se desarrollará en un espacio abierto, dispondremos de un mayor margen para utilizar los diferentes tipos de reverbs ya que no tendremos superficies reflectantes que interactúen con nuestro sonido.

Sin embargo, si el espacio en el que se realiza la sonorización es cerrado, será necesario analizar la respuesta acústica del entorno, pues ésta afectará rigurosamente al sonido con el que trabajemos. Si la reverberación del recinto tiene una RT60 baja, con toda probabilidad podremos hacer uso de la reverb artificial. Ahora bien, si la reverberación de la sala es larga, tendremos que tener mucho cuidado ya que la suma de reverberaciones puede provocar muchos problemas, como por ejemplo acoples, enmascaramientos, falta de claridad y definición, poca inteligibilidad de la palabra, entre otros. En muchos de estos casos podría ser necesario incluso, prescindir del uso de la reverb.

Escoger la reverb adecuada

Aunque no hay reglas definidas para escoger uno u otro tipo de reverb, sí hay consideraciones relevantes a tener en cuenta.

En directo se acostumbra a utilizar reverbs tipo plate, especialmente cuando se trabaja con percusiones. Esto se debe a que este tipo de reverberación suena brillante, no excesivamente larga y con unas reflexiones densas. Por estas características, la reverb tipo plate suele funcionar muy bien en espacios poco reverberantes, pero no resulta adecuada en sitios muy secos o tratados con mucha absorción, como teatros o estudios de grabación, debido a que el efecto puede sonar demasiado artificial.

Otro de los algoritmos de reverberación más utilizados -sobre todo para voces-, es la reverb Hall. Son reverbs cálidas, que envuelven muy bien a la voz.

Al ser la voz un instrumento muy destacado en cualquier mezcla, debemos tener mucho cuidado en no excedernos con la reverb, ya que esto provocaría una pérdida de definición, presencia e inteligibilidad, factores que en la voz son esenciales…

Por otra parte, un exceso de bajas frecuencias en la reverberación provocará que nuestra mezcla suene poco clara y definida. Por este motivo, es recomendable ecualizar también los retornos del efecto, eliminando así elementos que no aporten algo interesante a la mezcla o que puedan afectarla negativamente.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, son necesarios mucho tiempo y experiencia para dominar estas tareas, pero si sigues estos pasos, tendrás la seguridad de avanzar por el camino correcto.

¿Qué te parecen estas pautas, tienes algo que añadir? Escribe tus comentarios…

 Extensión formativa con CPA 

Si te interesa la sonorización dirigida a los espectáculos en vivo, quizá te guste conocer lo que te ofrece el Curso de Sonorización de CPA Online. De una forma práctica y sencilla, aprenderás todo lo relacionado con el trabajo diario de un técnico de sonido. Aprenderás a manejar equipos de sonido, mesas de mezcla analógicas y digitales, ecualizadores, etapas de potencia y sistemas PA en configuración line array. Otras áreas que aborda son las técnicas y procedimientos de las instalaciones, la monitorización, así como los sistemas de captación sonora -microfonía-, su elección y el tratamiento de sus señales. Una vez superado este curso, podrás ofrecer tus servicios en el sector audiovisual con la garantía de haber adquirido una completa formación.

Más info: Curso de Sonorización de CPA Online

 


Este contenido se publica bajo licencia expresa de la empresa de sonido e iluminación Producciones El Sótano. Su autor, Jorge Sastrón, es Profesor en la escuela CPA Online.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES