La reducción en bits del muestreo se ha convertido en el arma más socorrida (y trillada) en manos de innumerables DJs, programadores house, e incluso creadores de bandas sonoras que buscan mayor crudeza y suciedad para sus producciones…

Los plug-ins o módulos reductores de bits (bit-crushers) atacan a las prístinas señales de audio digital, reduciendo su calidad y degenerándolas hasta que parezcan proceder de una cafetera eléctrica averiada.
La resolución en bits mide la precisión de las instantáneas con las que tu ordenador o sampler representa una señal analógica. Un bit-crushers lleva a cabo el proceso con menor fidelidad de la esperada, de ahí que produzca resultados granulosos y desgarrados. En el archivo de apoyo, comenzamos con un set de muestras electro, ya de por sí algo empañadas. Tras aplicar una reducción automatizada –en ocasiones todo queda en 4bit–, aprecias cómo el audio cruje y se resiente. Estos destrozos funcionan sobre líneas de bajo, colchones y hasta voces. Pero ten cuidado porque, como decíamos, el truco ya está demasiado trillado. Para distinguirte de los demás, procura conjugarlo con algún toque de originalidad.

Descarga el archivo de apoyo.

 ¿Tienes algo que decir?

Hacer Comentario

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES