Disponible como kit o completamente ensamblado, Rakit Metal ofrece una envolvente rápida ideal para sonidos percusivos, y un circuito de filtrado de sabor Polivoks…

El nuevo sintetizador de tamaño compacto Rakit Metal genera sonidos de percusión y batería electrónica mediante tres modos (‘Metal, ‘White Noise’ y ‘External Input’), para acabar atravesando un filtro muy peculiar. Con sus respuestas paso-bajo y paso-banda, este circuito de filtrado se basa en los esquemas del clásico sintetizador ruso Polivoks, que ha logrado trascender al carácter riguroso del olvido por su cálido sonido.

En combinación con su rápida y percusiva envolvente AD, Rakit Metal es capaz de generar toda “una variedad de sonidos percusivos a partir de ruido modelado”. En su gestación estuvo presente la idea de que hiciese compañía a Rakit Drum Synth, otro instrumento de la marca especializado en los tonos percusivos, aunque de diferente orientación y fundamentos frente a los de Rakit Metal.

Rakit Metal Kit es ideal para friquis del hardware, o amantes del sonido Polivoks

La fuente de ruido es digital, y se genera desde un microcontrolador ya programado. Pero el filtro en el corazón de la unidad es analógico, y puede ser modificado desde las variables ‘Sweep’, ‘lowpass/bandpass’, ‘Resonance’, ‘Cutoff’ y ‘Cutoff CV’. Resulta bastante evidente que al emplear el modo ‘External Input’, la unidad se comporta como un filtro independiente con la herencia soviética Polivoks –bien, al menos en su diseño de partida.

Sus diseñadores aseguran que la soldadura y el ensamblaje de la unidad resultan muy sencillos…

El disparo es activado mediante un gráfico de disco piezoeléctrico bajo el panel táctil (el logo ‘Metal’), o conectando un disparador externo, o trigger. Cuando se opta por activar el disco piezoeléctrico, éste es sensible a la presión, y genera diferencias sutiles sobre la envolvente de dos etapas (AD, Ataque y Decaimiento). La unidad dispone de un VCA automático para contornear el sonido, y éste atraviesa toda una circuitería que se comporta a modo de barrido ajustable; el filtro dispone de suficiente resonancia para alcanzar la auto-oscilación, y una entrada CV ha sido prevista para el control de la frecuencia de corte.

Según está diseñado, Rakit Metal se alimenta desde una pila de 9V, aunque es posible construir una fuente de alimentación de corriente continua que le suministre entre 8 y 12V. Sus diseñadores aseguran que la soldadura y el ensamblaje de la unidad resultan muy sencillos (aquí tienes una guía pormenorizada), y por lo que hemos podido dilucidar a partir de las imágenes, el kit parece completo y bien detallado.

La unidad montada, lista para sonar, tiene un precio de 75€. Mientras que si te ves atraído por la diversión de montar tu propio Rakit Metal, te ahorrarás 23€, para un precio reducido de 52€. En ambos casos toca sumar los gastos de envío, que ascienden a 12€ con el servicio incluido para hacer un seguimiento del paquete. Arriba, sobre la foto de apertura, tienes un vídeo que demuestra algunos detalles de este curioso sintetizador dedicado a los entusiastas.

Más sobre Rakit Metal | Sitio web oficial (en inglés)