No es un secreto que los portátiles han hecho posible llevar un estudio en el ordenador a cualquier sitio y, conforme han crecido en popularidad, el número de periféricos diminutos en el mercado se ha elevado también. Dispones de pequeños teclados MIDI y otros controladores, mezcladores que pesan menos que un libro de bolsillo, e interfaces de audio tan pequeños que cuelgan al extremo de un cable USB.

Por muy compactos que sean estos productos, una vez los has añadido a tu configuración, tu portátil pierde de repente parte de su portabilidad. Quizá puedas usar un MacBook en un avión, pero en cuanto empieces a conectarle cosas –incluso un ratón– ya tendrás problemas. Además, ya estamos acostumbrados a los iPad y su forma autocontenida de crear música. Apple iPad es muy atractivo, pero (como todos sabemos) todas las apps tienen un límite, y la tableta de Apple no es una opción en sí misma cuando desees trabajar en proyectos más serios.

Creemos que vale la pena preguntarse si es posible eliminar por completo el hardware y (como en iPad) «tocar» con un portátil como si fuera un instrumento, usando sus dispositivos de entrada a modo de controladores creativos…

Teclados alternativos

Para hacer eso, tenemos que examinar todas las opciones posibles de control que un portátil típico ofrece de forma estándar. ¿Y qué mejor forma de comenzar que refiriéndonos al clásico teclado QWERTY?

Quizá no te parezca la plataforma más creativa de todas, pero recuerda que la inmensa mayoría de secuenciadores ya te permite usar los teclados para tocar notas MIDI. Lo más normal es que puedes usar un teclado musical virtual en tu pantalla que responda al control de un teclado QWERTY o del ratón. Pero como no necesitaremos los servicios de nuestro amiguito roedor, veamos cuál es la viabilidad real de la opción de usar las teclas alfabéticas para tocar notas. No podrás tocar riffs y progresiones de acordes súper-rápidos, pero si quieres trastear con ideas musicales mientras te desplazas, seguro que te bastará así.

Tocar un teclado QWERTY es una opción, pero es posible ir un paso más allá y reconfigurarlo para que opere a modo de superficie creativa de control. Ya hemos analizado cubiertas de teclado específicas para secuenciadores concretos (diseñadas para mostrar los atajos de teclado), pero la cubierta ControlSkin compatible para MacBook de Logic Café redefine tu teclado QWERTY. ¿Y cuál es el fin perseguido? Transformar el teclado tradicional del ordenador en una plataforma más creativa que pueda usarse de forma comparable a los productos hardware NI Maschine y Akai MPC. Debes instalar un archivo patch para que funcione, pero una vez hecho, ControlSkin te promete crear beats al vuelo y usando sólo un teclado QWERTY.

Revolución trackpad

El otro componente de control de muchos portátiles es el trackpad y éste posee su propio potencial para crear música. Si eres usuario Mac, LSD Programming Track Master (disponible en App Store por dos euros) es el software que te ayudará en ello.

Track Master te da dos modos de trabajo: ‘Notes’ y ‘X/ Y’. Ambos son muy directos. El primero te permite introducir notas musicales (en teoría puedes tocar con hasta 11 dedos a la vez…) y el segundo añade funcionalidad de pad X/ Y.

Si eres usuario PC, prueba Livelab Touchpad 2 MIDI (gratuito en www.livelab.dk/touchpad2midi.php). No sólo te permite configurar un pad X/ Y, sino que además transforma tu trackpad en un panel de botones y deslizadores.

Como nota al margen, recuerda que cuando nuestra revista hermana Future Music entrevistó a Skrillex hace poco, este artista les comentó que la razón por la que edita tan rápido –y si escuchas su música te darás cuenta que hace muchas ediciones– es que usa un trackpad en lugar de un ratón. No creemos que sus métodos sirvan igual a todo el mundo, pero eso demuestra que restringirte a las entradas de control de tu portátil no tiene por qué comprometer tu flujo de trabajo.

¿Qué más sitios nos proporcionan inspiración creativa? Quizá la palabra clave aquí sea «mirar» pues ha habido varios intentos de emplear la potencia de la cámara web de un portátil para usarla como control MIDI. Para ser honestos, muchos de ellos nos parecen sólo proyectos experimentales más que productos acabados, pero si quieres probar con esta tecnología, hay proyectos de código abierto como Peripheral MIDI Controller (http://pmidic.sourceforge.net) y Webcam MIDI (http://sourceforge.net/projects/webcammidi) que te ayudarán en esas cuestiones. Incluso dedicamos un tutorial en cm acerca de cómo crear tu propio filtro controlado por webcam… ¡usando Max for Live!

Dale caña al portátil

Eso cubre las posibles opciones visibles de control de tu portátil, pero hay una más que no se ve a simple vista. Lanzada el año pasado, SmackTop (www.code.google.com/p/smacktop) es una eficaz utilidad gratuita para MacBooks posteriores al año 2005 (excepto MacBook Airs) que traduce datos del acelerómetro de tu ordenador en mensajes MIDI. De hecho, envía datos en hasta cuatro direcciones, lo que en la práctica significa que puedes golpear físicamente tu portátil en cuatro lugares diferentes para disparar un cuarteto de diferentes sonidos de batería (u otros) ¿No nos crees? Mira el siguiente vídeo de demostración: quizá parezcas algo chiflado si te pones a aporrear tu MacBook en un tren, pero es que es el modo más visceral de crear música usando sólo un portátil…

En un modo similar, pero con una implementación diferente, tienes Pulse Controller (50 euros, www.pulsecontroller.com). De nuevo, la idea es que uses golpes de dedos para disparar sonidos, pero aquí enchufas en tu portátil un micrófono piezoeléctrico y lo colocas en una superficie plana para que tus golpes se traduzcan en datos MIDI (un software te ayuda en eso). Si eres muy puntilloso pensarás que la necesidad de un micro individual rompe nuestra regla de «nada de hardware», pero te dejamos que decidas si eso es un gran problema para ti.

Aunque ninguna de estas soluciones te hará desechar los controladores MIDI del todo, lo que sí afirmamos es que tener sólo tu portátil a mano no significa que el único trabajo que puedas hacer en tus proyectos musicales sea de la variedad apuntar-y-pulsar (sobre todo si posees un MacBook, al parecer). Sin embargo, no es posible alcanzar niveles táctiles al estilo iPad sin disponer de un portátil con pantalla táctil. Eso abre todo un nuevo debate sobre si, teniendo en cuenta su tamaño, eso sería deseable. Eso sí, dispones de opciones y seguro que te llevarán por distintas direcciones creativas respecto a las que te ofrece la típica configuración tradicional.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES