Aprovecha la Red y sé proactivo. ¿Quién mejor que tú para promocionar tu música online?

La creación musical es fruto de la pasión, pero ¿qué ocurre cuando acabas tu obra? Si has quedado satisfecho, querrás dar un paso más allá… Así que intentarás firmar un contrato discográfico, ¿no es así?

Nuestra matización hoy día es que no tienes por qué hacer eso. Fijémonos en uno de los casos más notables, hace unos 15 años, cuando los británicos Nizlopi no ficharon con nadie, sino que prefirieron «buscarse la vida» por su cuenta. Desde la industria se predijo que no llegarían muy lejos, pero cuando su tema The JCB Song irrumpió en las listas de éxitos, confirmó la valiente apuesta del dúo.

Además, tengamos presente que entraron a las listas de éxitos en Diciembre de 2005, un mes en el que hace falta vender muchos más discos que en cualquier otro momento del año, pues los grandes sellos realizaban copiosas inversiones ante la feroz campaña navideña. Así pues, Nizlopi (como ya hicieron Arctic Monkeys antes que ellos) abanderaron aquella nueva tendencia.

Y es que la opción de acceder a una audiencia global, gracias a Internet, motivó que muchos artistas asumiesen todo el trabajo por sí mismos –por extraño que entonces pareciese, podrían ganar más dinero vendiendo CDs por su cuenta que si vendiesen diez veces más a través de un sello. Los fans entonces se convertían en artistas (y viceversa), eliminando de ese modo un montón de intermediarios. Pero, ¿cómo se consigue algo así?

La fórmula del éxito personal, que sólo a veces funciona

Fijémonos de nuevo en el caso de Nizlopi. Este dúo adquirió una sólida reputación ofreciendo innumerables conciertos durante casi dos años, tanto en clubes locales como saliendo al extranjero siempre que tuvieron ocasión. Por supuesto, eso no está al alcance de todo el mundo, y es cierto que Nizlopi no habrían logrado su meta tan sólo con los directos.

De hecho, su fama sólo empezó a dispararse a principios del verano de 2005, tras la súbita aparición online del magnífico videoclip promocional de The JCB Song. Por aquel entonces, y pocas semanas después de que recibiésemos un e-mail con el enlace hacia ese vídeo en un entonces incipiente YouTube, ya lo habíamos recibido 25 veces más, y a su vez se lo habíamos reenviado a mucha más gente…

Eso mismo hicieron otros miles de personas, hasta que The JCB Song se convirtió en una «rareza»: Un tema que se había popularizado sin emisiones por la Radio, sin «enchufes» en la Prensa, ni un sello discográfico de por medio. Cuando Nizlopi publicaron este single en su propio sello FDM el 12 de Diciembre de 2005, fue emitido por la radio pública y la MTV británica –lo cual, de alguna manera, garantizaba su éxito masivo.

El éxito no está garantizado, pero las plataformas gratis están ahí

Quien haga música hoy debería seguir este fabuloso ejemplo, o al menos tenerlo muy presente. Por supuesto, nadie tiene garantizado un éxito como el que recordamos, pero las cosas siempre están cambiando y mejorando en el buen sentido de lo que decimos.

Hoy tenemos disponibles recursos gratuitos como Bandcamp y SoundCloud que permiten captar y fomentar un grupo de seguidores, mientras que las tecnologías de podcasting y el fenómeno de YouTube podrían ayudarte a estar en contacto con tus seguidores, manteniéndoles al día de tus actividades y mostrándoles tus creaciones con regularidad.

Otros buenos ejemplos de creadores musicales que lo hicieron de este modo fueron los del teclista y sintesista finlandés Kebu, cuyos pasos fueron seguidos de una forma muy similar por el polaco MADIS.

O incluso gente que lo consiguió todo hace años, pero que quizá por la experiencia aprendida, por evolucionar, o por controlar todo el desarrollo de su obra, hoy prefieren ser pequeños y tener una relación íntima con sus seguidores: Es el caso de Azul Y Negro, por ejemplo, el mítico dúo tecnopop de los 80 que puso sintetizadores a las tardes de La Vuelta Ciclista. Hoy siguen muy vivos, lanzando nuevos trabajos, y generando nuevos seguidores, sin más que sus propias manos.

Además, cada vez hay más sellos y distribuidores online independientes que te pueden acercar al mercado, bien poniendo tu música en las principales plataformas de streaming, o incluso catapultando tu primer trabajo en una relación muy cercana entre sello y artista. Lo bueno de estos tiempos es que siempre avanzamos hacia un escenario variado, que aunque competitivo, tiene un desarrollo a escala mundial. Es una época emocionante… ¡no te la pierdas! | FM

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES