Cuidaremos de la columna vertebral de tu música: ponte en las mejores manos y exprime el sonido de tus ritmos con estos cinco pasos esenciales en la producción de pistas de batería…

Baterías, grandes y pequeñas, reales y electrónicas, brillantes y suaves, saladas y dulces… De acuerdo, ¡quizá no esto último! De todos modos, puede decirse que no hay otro elemento básico dentro de la música electrónica tan esencial como unas buenas pistas de batería y percusión. Proporcionan un cimiento sólido para los arreglos y el pulso rítmico para los que bailan. Dar en el clavo con un sonido personal de batería es una tarea vital para cualquier productor, ya sea de home studio o artista mundial de estudio profesional. Es también una de nuestras áreas favoritas para explorar en la producción musical, ¡así que desempolvemos esas baquetas virtuales y empecemos a tocar!

Mientras que en anteriores tutoriales y trucos de ModeAudio cubríamos partes específicas de la construcción de pistas de batería y sonidos individuales, ahora nos centraremos por completo en el proceso de la producción de baterías, sobre las que consideramos que son cinco etapas fundamentales. Por supuesto, cada uno trabaja de diferentes formas y hay innumerables aproximaciones a la receta para «cocinar» jugosos beats -pero estos pasos los hemos probado y optimizado, y generan muy buenos resultados, así de fácil.

Selecciona tus sonidos de batería

1La primera orden del día, por supuesto, es hallar los sonidos adecuados para tus pistas de batería. Un buen punto de partida es elegir aquellos sonidos que te infunden buenas vibraciones -por fortuna para ti, tienes muchas opciones a la hora de encontrar sonidos decentes de batería, desde el material sintetizado (tanto por software como hardware), el sampling directo (un método tradicional, aunque ten cuidado con el copyright), y los packs de sonidos de batería e instrumentos virtuales.

No haría falta decir que ModeAudio ofrece una apabullante colección de librerías para este propósito, aunque tu propia experimentación con sintetizadores y samples te aportará también unos resultados sorprendentes .

El siguiente factor más importante a tener en cuenta, es asegurarte de que los sonidos seleccionados trabajen juntos como una unidad en tus pistas de batería. Puede que hayas dado con el sonido de palmada –clap– más increíble del mundo, pero resulta que no pega para nada con ninguno de tus bombos, por ejemplo. Pues deberías seguir buscando. ¿Cómo definimos qué sonidos trabajan bien entre sí? Es una cuestión de gusto personal, pero escuchando a tus artistas y productores favoritos te harás a la idea del tipo de sonido que andas buscando.

Vayamos más allá, y considera los siguientes factores: el carácter general de tu sonido -¿sonarán orgánicas tus pistas de batería, quizá robóticas, espaciosas, ligeras o pesadas? La duración del sonido y el componente de ataque de éste -¿será una sonido afilado con un ataque rápido y corto, o algo más suave y relajado? En la mayoría de casos, seguro que desearás encontrar sonidos con características similares en torno a los factores que mencionamos. Por ejemplo, un set de batería brillante, orgánico con sonidos relativamente cortos, o quizá prefieras todo lo contrario a estas cualidades, algo más suave, con bombos retumbantes y percusiones más cuantizadas…

Mientras que no podemos saber de antemano el tipo exacto de sonido y carácter al que se dirigen tus pistas de batería, los factores arriba mencionados, siempre pasan por nuestras cabezas cuando construimos un nuevo kit de batería. Es seguro que si llevas estos mismos principios a tus producciones, tendrás una base sólida para progresar en la dirección adecuada.

Baterías multipista

2Ahora que ya tienes algunos sonidos seleccionados -si estás usando baterías sintetizadas, asumimos que las has convertido en archivos de audio- podemos tomar el camino de la vieja escuela, colocando sonidos en varias pistas de batería separadas en tu secuenciador (DAW) o cargar tus sonidos en un sampler con varias salidas. Sin ninguna duda, esta última es nuestra preferencia. Este paso es vital, ya que necesitamos que sea posible procesar cada sonido de una forma individual, con el fin de trabajar cada uno de ellos mucho mejor y así adecuarlo a nuestra producción.

Uno de nuestros trucos favoritos llegado este punto, es trabajar con múltiples copias del mismo sonido de batería, especialmente los charles y sonidos de percusión. Un ritmo típico de batería contará con muchas más notas de platos o percusiones que de bombos y cajas, por lo que es importante construir patrones variados a partir de sutiles variaciones de un mismo sonido. Esta técnica es aún más sencilla en un sampler de varias salidas, donde puedes asignar un mismo sonido a varios pads o notas y enviar todos ellos al mismo canal de salida, para después procesarlos.

La clave aquí es la sutileza, los samples han de sonar como si vinieran de la misma fuente, pero al mismo tiempo, tener pequeñas variaciones sonoras -un truco genial es crear pequeñas variaciones de tono de pocas centésimas (los cambios de semitono son demasiado audibles y obvios), hacer un ligero filtrado paso-bajo, y aplicar diferentes amplitudes de envolvente a las copias de los sonidos. Tomando como ejemplo un sencillo patrón de 16 compases de charles, podemos copiar nuestro sample en tres pads, aplicar a cada una ligeros cambios -filtrado, cambios sutiles de tono y envolvente-, y distribuir las notas del patrón de 16 compases entre las tres versiones creadas del sonido.

Este también es un momento ideal para utilizar capas de percusión si percibes que tus pistas de batería carecen de profundidad o complejidad. Puedes enviar múltiples sonidos a la misma salida y procesarlos como uno solo. ‘Ultrabeat’ de Apple Logic Pro es ideal para este propósito, pues te permite editar y filtrar los diferentes sonidos antes de enviarlos a la salida de la pista que desees.

El canal de baterías

3Tus sonidos ya están cargados, y tienes varias versiones multipista con sus salidas asignadas ya preparadas. Es el momento del procesamiento. Obviamente, querrás procesar cada sonido de tus pistas de batería de un modo distinto, para mejorar lo ya contenido o darle un matiz específico. Esto significa que, por definición, no todos los conjuntos de plugins serán válidos para todas las situaciones. Sin embargo, nosotros tendemos a acabar utilizando la misma cadena básica de procesadores de señal cuando trabajamos en una pista de batería y, aplicamos diferentes plugins para los retoques finales en circunstancias particulares; los siguientes plugins que pasaremos a comentar suelen hacer la mayoría del trabajo para dar forma a nuestro sonido general.

Diseño de transitorios

El primer elemento de cualquier sonido de batería al que prestamos atención es el transitorio, o porción inicial del ataque. Cuando quieres crear un sonido punzante y afilado, esa es una parte fundamental del procesamiento. Utilizando plugins especialmente diseñados para ello, para dar forma a los transitorios, podemos realzar o mitigar el efecto de esta sección en el ataque de un sonido percusivo. Las entrañas de estos plugins suelen involucrar compresión de acción increíblemente rápida y limitadores. Afortunadamente, los controles disponibles son muy pocos y sencillos.

A menudo, disponemos simplemente de controles de ataque, relajación y ganancia. Para un sonido que no cuenta con el suficiente componente transitorio que estamos buscando, añadimos ataque y reducimos algo la ganancia para así asegurarnos de no saturar la señal de salida. Dependiendo del plugin utilizado, querrás experimentar con los controles de tiempo de ataque y relajación, e incluso con efectos de saturación, como Schaack Audio Transient Shaper; o quizá sólo quieras tener un único control con el que trabajar, echando mano del excelente -y gratuito- plugin VST, Flux Bittersweet.

Creemos que el diseño de transitorios en bombos, cajas, timbales, palmadas y charles es casi obligatorio, mientras que en maracas, platos de corte, percusión afinada y otros instrumentos similares, parece menos necesario u opcional.

Compresión

El siguiente paso es la compresión y puede ser empleada para crear baterías más gruesas y robustas. El objetivo aquí es enfatizar parámetros como el decaimiento, el sostenido y la relajación de un sonido, para darle un carácter más lleno y completo. No es obligatoria para todos los sonidos de tus baterías, obviamente, y la sobre-compresión podría llevarte a un sonido plano y sin vida. Pero si notas que tus baterías están faltas de pegada, la compresión podría ser un recurso ideal cuando es aplicada de una forma correcta.

Empieza con un compresión ligera, y aumenta sutilmente la ganancia, pero con mucho cuidado de no dañar los transitorios de tus sonidos de batería -establece el tiempo de ataque del compresor demasiado rápido y arruinarás el brillante feeling conseguido con tu plugin de transitorios. Creemos que es mejor un tiempo de ataque mínimo de 15ms, con un release bastante rápido, que también asegurará que la cola del sonido se beneficie del realce y la ganancia aplicados desde el compresor.

Ecualización

La ecualización es quizá la herramienta más importante de la que disponemos los productores musicales y/o diseñadores sonoros -es usando este dispositivo cuando realmente definimos el color y el carácter de nuestros sonidos. En cuanto a las pistas de batería, uno de los usos más importantes de la EQ sobre nuestros sonidos es evitar que choquen unos con otros en términos de frecuencias, y lleguen a generar un sonido enfangado y opaco. Piensa que cada sonido debe ocupar su propio rango de frecuencias, y utiliza la ecualización para dejar claro que el resto de sonidos no entorpezca demasiado a dicho rango particular.

El clásico ejemplo es el bombo -a menudo, la mayoría de la energía en tus sonidos de bombo se hallará entre 20 y 120Hz, así que aplicar un filtro paso-alto sobre 120Hz al resto de sonidos es una técnica muy empleada. Utiliza un analizador de espectro en todo el conjunto y, con mucha atención, identifica la zona de frecuencias que ocupa cada sonido de batería. Haz pequeños realces -empieza aplicando 1 ó 3dB con un factor Q alto, e intenta acentuar esas zonas si hace falta, cortando esas mismas frecuencias en aquellos sonidos cuyas «interferencias» desees evitar. Por ejemplo, quizá tengas una palmada con un pico muy alto en torno a 1kHz -si reduces en unos 3dB la energía de la caja en ese punto, quizá sea suficiente para ayudar a que ese sonido de palmada encaje mucho mejor en tu mezcla.

Saturación

Como condimento final en nuestro cocinado de baterías, nos encontramos muy a menudo utilizando efectos de saturación para calentar nuestras pistas de batería y sus beats. Estos plugins emplean una clase de distorsión que añade armónicos adicionales en el espectro del sonido procesado, dándole así más riqueza y complejidad cuando se usa con moderación. Saturación a válvulas, simuladores de amplis, distorsión e incluso efectos de reducción de bits pueden ser utilizados para este propósito. Advertimos de nuevo que la sutileza es la clave, pues quieres dar calor a tu batería y no recrear un sonido excesivamente ruidoso.

Todos a bordo del bus de baterías

4Una vez que todos tus sonidos de batería hayan alcanzado la perfección individual, el siguiente paso en el camino para lograr un enorme y repleto sonido de batería es aplicar algunos efectos de bus. Para hacer esto, envía todas las salidas de tus pistas de batería hacia un único bus o canal estéreo, donde cargarás plugins y efectos para procesar tus baterías en conjunto. Esto es totalmente diferente a procesar los sonidos por separado y debes recordar que cualquier cambio que hagas, afectará al sonido global de tu batería.

Compresión del bus de baterías

Cuando utilizamos la compresión en un bus de baterías, ésta se convierte en una poderosa herramienta -puede ser el pegamento mágico que lleve a tus dispares sonidos de batería a estar unidos bajo un mismo techo. Solemos empezar con pequeñas cantidades de reducción de ganancia, entre 2 y 3dB, lo cual nos permitirá más adelante empujar todo el conjunto con la ganancia de compensación (o makeup gain) alrededor del mismo número. Esto eleva el nivel total de tu batería mientras se reducen los picos, evitando así los recortes de clipping en la salida.

Hay varios tipos diferentes de compresores plugin. En el caso de la compresión en el bus de batería, hemos experimentado por años con diferentes de ellos hasta encontrar los que consideramos más correctos, y los que mejores impresiones nos transmiten y mejor trabajan en estos casos, son los que simulan circuitos ‘Opto’. Entre otras cosas, porque son algo más lentos en reaccionar que otros tipos de circuitos, permitiéndonos por tanto mantener intactos todos esos transitorios tan importantes.

Ecualización del bus de baterías

Con tu batería bien aglutinada y compactada gracias a la compresión, ahora podrás utilizar ecualización para pulir aún más tu sonido. Recuerda, de nuevo, que estás aplicando EQ sobre todo el conjunto de sonidos de batería, así que tenlo en cuenta antes de cortar o realzar -si te encuentras centrado en alguna percusión en concreto, deberías volver atrás y trabajar en la ecualización individual de ese sonido antes de continuar con el plugin de bus.

Nuestra finalidad habitual al aplicar EQ sobre el bus de batería es mejorar la claridad y añadir aire. A menudo, sentimos que el extenso procesamiento aplicado al bombo y la caja de forma individualizada, resulta en una especie de enturbiado sutil en la zona de medios-graves -y cuando añadimos suaves recortes de 1 ó 2dB en el rango comprendido entre 300 y 500Hz, nos ayuda a reducir ese efecto enmudecido y limpia la zona de medios-graves de nuestras pistas de batería.

Para añadir aire a tus baterías o algo de brillo en sus altas frecuencias, un realce leve de 1 ó 2dB sobre 10kHz suele ser un un punto de partida muy útil. Si ya tienes sonidos de charles muy brillantes o una caja con abundante información de alta frecuencia, los realces en dicha región quizá resulten en un terrible y ruidoso sonido -así que, de nuevo, presta atención a qué sonidos se verán más afectados por tus ajustes de ecualización.

Lectura relacionada: crea patrones naturales de charles

Ajustes finales en tus pistas de batería

5A estas alturas, tus pistas de batería ya deberían haber cobrado una nueva vida, así que todo lo que queda por hacer es añadir algunos ajustes finales para elevar el resultado unos cuantos puntos más. Conseguirás que todo suene más pesado y aún más lleno añadiendo algo de compresión final y un poco de reverb para imprimir más carácter y color al sonido final. Veamos algunas técnicas…

Compresión paralela

La compresión paralela o de estilo New York es una increíble y célebre técnica por dos buenas razones: añade pegada y peso al sonido de tus baterías, y funciona muy bien siempre que la pones en práctica. Para utilizarla, envía tu bus de batería a un segundo canal estéreo, e inserta en éste un plugin de compresión. Necesitamos un compresor que actúe muy rápido, permitiéndonos evitar drásticamente los picos mientras nos mantiene las partes más tranquilas de batería sin afección.

Los compresores con circuitos de estilo VCA y FET son ideales para este tipo de procesamiento -con un ratio bastante extremo, 10:1, y reduciendo la ganancia de picos de 10 a 25dB, o más. Seguidamente, baja por completo el fader de este canal hasta escuchar nada y empieza lentamente a mezclarlo de nuevo con tu canal principal de batería. Tan sólo queremos escuchar sutilmente el efecto de mezclar la señal sobre-comprimida con el sonido principal de nuestra batería.

Guía relacionada: compresión paralela New York con Ableton Live

Reverb de batería

Como toque final, nos gusta añadir un poco de reverb de convolución sobre nuestras baterías para darles un sabor realista. La reverb de convolución es un efecto increíblemente inteligente y eficaz, un procesamiento que emplea grabaciones muy cortas (conocidas como respuestas impulsionales), que fueron tomadas en espacios reales para después situar virtualmente cualquier sonido procesado en ese mismo espacio.

A estas alturas del partido, no pretendemos crear notables reverbs de largas colas -eso sería más indicado sobre sonidos individuales-, sino que buscamos un carácter final muy sutil. Así que para este propósito solemos utilizar respuestas impulsionales increíblemente cortas, con reverbs de estilo room.

Inserta tu plugin de reverb global en tu bus de batería en el caso de que el procesador tenga controles ‘Dry/Wet’ o ‘Mix’ que te permitan controlar el nivel de señal afectada. O envía la señal de tu grupo de pistas de batería a otro canal con sólo la señal procesada de reverb audible al 100%.

 

Como retoque final y si quieres pellizcar unos dB adicionales más allá de lo logrado, siempre puedes añadir un limitador sobre tu bus de batería, teniendo en cuenta que a menudo esto puede arrojar un sonido más duro y áspero.

Pistas de batería bajo tu absoluto control

Así que, al final, ¡aquí lo tenemos: producción de baterías impactantes en cinco pasos vitales! Pon en práctica las técnicas que comentamos, experimenta donde te sugerimos, y muy pronto tendrás a tu alcance la posibilidad de crear mejores pistas de batería, con más potencia y pegada que nunca antes. ¡Deja que esas baterías sacudan tu música y se abran camino entre tus ideas!

Este contenido se publica mediante licencia expresa del autor. El texto original en inglés «Drums: 5 Production Essentials» está disponible en el blog Magazine de Mode Audio.

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES