Si hace poco tiempo que empezaste a explorar las formas de crear sonido surround y piensas que aún te queda mucho por aprender, este pequeño reportaje te dará algunas pautas básicas.

Vamos a ver cómo organizar y conectar tus equipos para producir en estéreo y en surround al mismo tiempo. Repasaremos el hardware que necesitas para crear sonido surround y veremos si es posible monitorizar audio multicanal desde tu secuenciador empleando la salida digital de tu tarjeta o interface de audio.

Creatividad con las pistas y su mezcla

La tarea de producción para crear sonido surround comprende tres aspectos fundamentales. El primero consiste en crear las pistas y mezclarlas en un formato de sonido multicanal,como el típico sistema 5.1, habitual de los DVDs. Tu software secuenciador de audio (o DAW) te debe permitir el encaminamiento, mezcla y posicionamiento de audio multicanal en un campo bidimensional, confinado en un sistema de 5.1 ó 7.1 altavoces.

En principio, los DAWs más populares como Steinberg Cubase y Nuendo, Apple Logic Studio y otros secuenciadores importantes soportan audio multicanal desde hace varios años, y en muchos casos hasta incorporan efectos plugin específicos para mezclas surround.

Herramientas para mezclas surround en Steinberg Cubase

Herramientas para mezclas surround en Steinberg Cubase

La grabación de las fuentes de entrada no se diferencia demasiado del trabajo en modo estéreo. Puedes grabar fuentes mono o estéreo, y luego utilizar la mezcla para ubicar esas fuentes en el campo surround. En ciertas ocasiones es necesario grabar con varios micros para capturar con más precisión espacial el ambiente de una sala, pero no es algo habitual en el mundo de la producción personal. No obstante, las múltiples entradas de audio de muchos interfaces deberían ser suficientes para realizar grabaciones cuya finalidad sea crear sonido surround.

En cuanto a la mezcla en sí, aplica tus propias técnicas heredadas del mundo estéreo, y sé siempre creativo con tu campo ampliado de altavoces y la automatización de los panoramas. Reserva los altavoces traseros y el subwoofer para efectos puntuales (no abuses de los mismos, queremos decir). Y jamás envíes graves habituales de tu mezcla al sub, a no ser que se trate de un efecto premeditado –el propio nombre de ese canal, LFE (Low Frecuency Effects o Efectos de Baja Frecuencia), te dice todo sobre la forma de emplearlo.

Estudio con monitorización surround

Monitorización surround en un estudio comercial

La monitorización sigue siendo determinante

El segundo aspecto para crear sonido surround es la monitorización. Si estás mezclando en un formato como 5.1, tienes que monitorizar necesariamente en 5.1, lo cual requiere dedicar una salida de tu tarjeta o interface de audio para cada canal surround (seis, en el caso de 5.1). Las salidas del interface han de estar conectadas a un amplificador de señal, o como mejor recomendación, a un conjunto de monitores amplificados. Si trabajas con un formato que incluya un altavoz central, también debería formar parte de tu sistema de monitorización –y ha de ser igual que el resto de monitores.

Aunque tu interface de audio sea capaz de enviar información de audio digital surround por sus puertos digitales, no te servirá para monitorizar las mezclas con tu sistema de home cinema. Estos equipos trabajan con una codificación estándar de audio digital multicanal (DTS o Dolby Digital) que, por norma general, no podrá suministrar tu secuenciador si no le añades codificadores hardware en tiempo real o software especializado adicional (todos ellos bastante caros, por cierto).

Esa codificación del demonio

El tercer aspecto para crear sonido surround, la codificación, quizá sea el más confuso. Para que un lector DVD y el sistema surround asociado reproduzcan de forma correcta el audio multicanal almacenado en un disco óptico, es necesario convertir los canales de audio «crudo» en un formato de datos soportado por el DVD.

Dicho proceso de conversión se denomina «codificación», y constituye la última etapa en la producción de una grabación surround. Para realizarlo necesitas programas o plugins especiales, y se realiza durante los procesos de premasterización anteriores a la fabricación o «tostado» de un DVD. Si deseas hacerlo tú mismo, tendrás que comprar el software necesario tanto para codificar como crear DVDs.

Aunque este asunto da para un tratamiento pormenorizado, has de saber que paquetes como Sony Vegas son capaces de soportar este paso final, resolviendo la codificación surround.

De momento, te dejamos con estas ideas básicas multicanal a modo de aperitivo. Y prometemos retomar este asunto con más extensión en próximos posts. Como siempre, te invitamos a que escribas comentarios con tus ideas, aportaciones y dudas…

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de YouTube e Instagram

 ¿Tú tienes algo que decir?

OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES