Nuestros primeros 25 trucos para programar ritmos han generado una enorme expectación: más de 10.000 lecturas en sólo 24 horas. Así que, como muestra de atención a la aclamación general, aquí los completamos con otros 25 trucos adicionales. Añade una nueva dimensión a tu programación de beats con estos consejos…

[26] Si quieres usar samples pero no te gusta recurrir al timestretching para conseguir el tempo adecuado, hazte con el software Propellerhead ReCycle! Te permite extraer las diferentes partes de un bucle para grabarlas, reordenarlas o cambiar el tempo del loop, con la flexibilidad que todo eso supone. Una pasada. Los secuenciadores más populares incluyen herramientas similares para «rebanar» beats -úsalas con una finalidad parecida a ReCycle!

[27] ReCycle! también te permite deshacerte de cualquier instrumento o sonido de un patrón para sustituirlo por otro de tu elección, e incluso eliminar un fragmento del bucle que no te guste.

[28] Si estás tratando de crear una atmósfera jazzística, te vendrán bien algunos truquillos, sobre todo a la hora de elegir los instrumentos. Por ejemplo, los sonidos cortos y secos son bastante típicos, y a menudo se usa el ride en lugar del charles. Las escobillas (en concreto para la caja) también son muy habituales en los ritmos de jazz.

Controlador con pads de batería Akai LPD8  [29] Si te gusta la idea de programar ritmos en tiempo real, pero no te molan los botones de las cajas de ritmos ni las teclas de un teclado MIDI, quizá te venga bien un controlador con pads de batería. No hace falta ser un Bonham para tocarlos, y te darán una mayor sensación de realismo. También son estupendos para disparar muestras y en situaciones de directo.

[30] Tu creatividad se puede ver potenciada simplemente cambiando los canales de salida MIDI en tus pistas de ritmo. Esto supone normalmente disparar instrumentos no percusivos, pero si lo intentas, seguro que te sorprenden los cambios que puedes lograr en el ritmo base. Modifica el patrón que obtengas y vuelve después a los sonidos originales.

[31] Si tienes intención de programar muchos patrones rítmicos, consigue un secuenciador que incluya un editor de ritmos. Si ya has intentado programar tus percusiones desde la partitura o el editor de eventos, sabrás las dificultades que esto entraña, y apreciarás lo bien que se trabaja con un buen mapa de percusión y una rejilla.

[32] Recuerda que, tradicionalmente, la percusión tiene una relación muy especial con las líneas de bajo para conformar la «base rítmica», y que puedes aprovecharte de esto para mejorar un tema. Por ejemplo, puedes corregir el efecto rígido de una línea de bajo excesivamente disciplinada y mecánica añadiendo una parte de percusión más suelta. Y viceversa.

Metrónomo digital Korg KDM-2 [33] Aprende la importancia del tempo para definir el carácter de un tema. Muchas veces, lo único que diferencia un ritmo dance marchoso de un ritmo pop normalillo es la velocidad. Por otro lado, coger un patrón rítmico y bajarle la velocidad para conseguir una pista ambient no suele dar tan buenos resultados.

[34] No olvides tener en cuenta la duración de tus sonidos cuando configures el tempo, y viceversa. Muchas veces no es posible encajar amplios sonidos de caja en temas muy complejos o con altas tasas de BPM.

[35] Si te decides a utilizar sonidos largos, no olvides que es tan importante el punto en el que empiezan como el momento en que terminan. Si cortas un sonido demasiado pronto o si lo prolongas durante demasiado tiempo puedes descompensar el balance rítmico de un patrón.

[36] No te olvides de que es posible mezclar (y remezclar) una pista rítmica. Si cambias los niveles relativos de los instrumentos que intervienen, comprobarás que se generan efectos muy diferentes.

[37] Muchas cajas de ritmos, samplers y sistemas de grabación directa a disco te permiten reproducir sonidos de percusión en modo invertido. El efecto más dramático se obtiene normalmente con los crash, aunque puedes experimentar con otros sonidos de larga duración. Recuerda que los puntos de comienzo y fin de un sonido son igualmente importantes, así que tendrás que dedicar algo de tiempo para ajustar el punto de disparo.

[38] Una de las formas más sencillas de crear redobles de caja de tipo «ametralladora» dance, consiste en programar golpes consecutivos de semicorcheas o fusas, y después utilizar las facilidades de edición gráfica para dibujar una línea de velocidad creciente. Como esto siempre genera un resultado muy sintético, lo mejor es utilizarlo sobre una caja sintetizada.

[40] Un método rápido para aumentar el interés de un ritmo es tomar un golpe de caja al azar y asignarlo a otro instrumento, como el aro o incluso algo más alejado, como un tom, una conga o el timbal base. Lo importante es elegir los golpes aleatoriamente y cambiarlos de un compás a otro.

[41] Los ritmos de percusión se pueden superponer, al igual que los sonidos de un sinte. No siempre es fácil predecir el resultado, pero te lo pasarás bomba experimentando. Y con la mayoría de los secuenciadores y cajas de ritmo esto es facilísimo.

[42] Para que tus ritmos queden bien, son tan importantes los golpes como los espacios que hay entre ellos, sobre todo en algunos géneros musicales como el funk. Lo que en un principio te parece una pista de percusión poco cargada puede cambiar mucho cuando le metas otros instrumentos, así que no rellenes demasiado.

[43] Los archivos MIDI son una fuente inagotable de patrones rítmicos, incluso si decides no aprovechar nada más de ellos. En la mayoría de los casos, las pistas rítmicas saldrán por el canal MIDI diez, aunque esto puedes cambiarlo.

[44] No tengas miedo de incluir muestras no percusivas en tus pistas de ritmo: fragmentos de palabras, sonidos casuales, y por supuesto, scratchings y cosas por el estilo. Todos ellos forman parte del vocabulario habitual del programador de ritmos de nuestros días. (O sea, tú… ¿no?).

Altavoz de subgraves[46] Intenta añadir sub-bajos extremadamente profundos a tus patrones, especialmente en estilos como trip hop o drum ‘n’ bass. Normalmente, cuanto más puras sean las formas de onda, mucho mejor. Las senoidales son particularmente interesantes y muy fáciles de construir en la mayoría de los sintes.

[47] Si un patrón rítmico suena bien, pero no se adapta a un determinado arreglo, intenta comprimirlo utilizando algún plug-in. Esto reducirá el margen dinámico y le otorgará calidez. También puedes utilizar una compresión salvaje para crear un efecto totalmente distinto.


[48]
Recuerda que necesitas los sonidos adecuados según tu género base. En drum ‘n’ bass y estilos derivados, por ejemplo, no deberías utilizar timbales, ni instrumentos de percusión, palmadas, cencerros o cosas por estilo. A cambio, te vendrían bien los bombos y cajas de corta duración, el aro, los charles y los platos. Y deberías moverte en tonos relativamente agudos. La idea es conseguir los sonidos más tensos que te sea posible.

[50] No descuides la panoramización. Todo tu kit de percusión tiene que estar bien distribuido de izquierda a derecha, con el bombo situado normalmente en el centro. Aunque siempre hay cancha para experimentar…

Con estos 25 trucos y la anterior entrega de 25 consejos adicionales, sólo pretendemos ofrecerte una base para la creatividad y la experimentación. Pero tus técnicas son muy valiosas… ¡Venga! Escríbenos tus comentarios más abajo con tus trucos. Con ellos y los de otros lectores, haremos una recopilación comunitaria de enorme valor para todos.

 ¿Tienes algo que decir?

Hacer Comentario

Notificaciones de Future Music

Recibe GRATIS boletines por e-mail o suscríbete a nuestros canales de Telegram y YouTube
OFERTAS DE NUESTROS PATROCINADORES